miércoles, 26 de marzo de 2014

JOSÉ GARCÍA OBRERO



Mencionado por:

Menciona a:
María Mercromina
Ana Castro
Antonio Luis Ginés
Gillermo Morales Sillas
Rafael Antúnez
Joan de la Vega
Mateo Rello
José Antonio Arcediano
Ignacio Vleming
Rafael Mammos
Pablo García Baena
Eloy Sánchez Rosillo
Chantal Maillard
José Luis Rey


Bio-bibliografía

José García Obrero (Santa Coloma de Gramenet, Barcelona, 1973).
Codirigió las revistas culturales PDA-Perfil del Aire y Girándula y emprendió junto a Óscar Sotillos, el proyecto visual El Píxel en el Ojo, cuyas acciones han podido verse en la Filmoteca de Andalucía o Cosmopoética.
Como autor individual ha participado en el Ciclo de Poesía Efímera Otoñeces.y en el IV Encuentro de Poesía Visual.
Sus poemas figuran en varias publicaciones (Agua para chocolate, Guaita!o Ciudades Esqueleto) así como en la antología Poesía en Santa Coloma de Gramenet (Paralelo Sur Ediciones, 2012). 
Ha participado como poeta invitado en la 10ª edición de Cosmopoética (2013)
En la actualidad forma parte del equipo de redacción de la revista de poesía contemporánea en lenguas peninsulares Caravansari y colabora como asesor literario en la Editorial Proscritos
Tiene publicados los poemarios Un dios enfrente (Ed. La Garúa, 2013) y Mi corazón no es alimento (Ediciones En Huida, 2014).



Poemas


El poeta-músico vociferó al auditorio
que la música era lo único vivo en la poesía,
y desapareció rompiendo una orquídea,
secando un lago, degollando a los bueyes
que araban el sembrado de las tierras cercanas.
Yo busqué desde entonces
su paisaje perdido;
lo encontré en un camino
camuflado a la izquierda
tras un corto mareo de droga desbocada.
Un camino de baches tan profundos
que las sienes redoblaban el pálpito de la idea.
Estaba ahí, un día apareció revelándose
despacio como el sonido de los bares al amanecer.
Era el papel de gelatina de plata que atrapa la luz:
una mujer, un amor, una fe: esta certeza.
Ahora la niebla no eleva hasta mi boca
sus sacos de  algodón bloqueando compuertas;
navega suavemente sobre la tierra fresca
reforzando el camino que se rompe y bifurca,
pero que ya no quiere dejar de ser paisaje.

(Inédito)



Raíz

Algo nace quebrado.

Lo indica esa montaña cubierta de edificios.
Ni un solo palmo de tierra limpia para la siembra.
Un descampado, a veces, interrumpe el paisaje
vertical de ventanas.
Un descampado es una tierra podrida;
ningún loco pretende ahondar bajo sus piedras
y enterrar la semilla de la fruta del miedo.
Aquí se invierte el mundo:
él cosecha entre hombres, agujas y cristales,
protege de miradas a los cuerpos urgentes.
A veces un cuchillo amenaza los juegos
de los niños que ignoran el temblor
de las venas cansadas de estar rotas.
Y algo nace quebrado si no hay tierra
tan limpia que podría morderse.
Se arrojan las semillas, sin mirar, a la acera,
esperando que el viento las proteja en su marcha.

La respuesta es el tronco que crece sin raíces.

De Un dios enfrente. Ed. La Garúa, 2013




Plaza de Abades un día de julio

Este cielo traza la copa de una palmera
que termina fundida en la calzada.

Llamea este cielo azul metálico.

Irrumpe el ruido de un falso chaparrón:
bolsas de plástico rozando el pavimento.

Esas rejas son la sombra del balcón
en la fachada blanca de la esquina.
Llamea la fachada, espejo solar.

La cabeza del hombre que se cruza:
caja vacía para la mudanza.

Todo este blanco despidiendo calor…

Mirar este cielo es darse un chapuzón
en los orígenes.


De Mi corazón no es alimento. Ediciones En Huida, 2014

miércoles, 12 de marzo de 2014

ALFONSO BREZMES


Mencionado por:
Abel Santos

Menciona a:
Carlos Marzal
Miriam Reyes
Amalia Bautista
Roger Wolfe
Sonia Fides
Miguel D´Ors
Ana Rossetti
Cristina Peri-Rossi


Bio-bibliografía

Madrid, 1966.
Ha publicado los libros de poesía La noche tatuada (Ed. Renacimiento, Sevilla-2013) y Postales desde el futuro (Ed. La imprenta - colección Antes morir- Valencia, 2011). Algunos de sus poemas aparecen recogidos en la antología Poesía de ida y vuelta  (Ed. Prosa y Poesía- Buenos Aires-2013).
A su labor poética une una intensa actividad artística dentro del mundo del arte que, junto con aquélla, conforman un peculiar universo estético que echa raíces en las tierras movedizas entre la realidad y la ficción y que ha sido objetos de múltiples exposiciones dentro y fuera de España (www.alfonsobrezmes.es)



Poética


RITOS FÚNEBRES


Desenterrar palabras 



como cadáveres quietos 


que de nuevo cobran vida.


Profanar sus tumbas.


Coserlas.


Que se noten las costuras.


Escribir como la vida escribe,


sin cargo de conciencia,


frases como heridas 


en nuestros cuerpos exhumados.


(Poema recogido en la antología "Poesía de Ida y Vuelta" Ed. Prosa y Poesía Buenos Aires, octubre 2013)



Poemas


NO LEÍSTE LOS CUENTOS


Y así te va.
Ya es tarde para lamentos:
se hace tarde
y pronto todo estará oscuro.
¿Ves esta boca, amor?
Está hecha a la medida de tus sueños.
No hay tiempo ya: cierra los ojos.
No leíste los cuentos
y ahora yo -así es la historia-
tendré que comerte.

(de La noche tatuada - Renacimiento, 2013)




TU VIDA


Hay días
-son pocos, pero son-
en que desearías no haberte
levantado de la cama.

Esos días
-son raros, pero existen-
en que abandonas las sábanas
con la extraña sensación
de que alguien, en alguna parte,
vive tu vida por ti.

Y, lo que es peor,
según todos los indicios,
se lo está pasando
bastante mejor que tú.


(poema inédito)





LAS CIGÜEÑAS


Te amo
como aman las cigüeñas
a las viejas catedrales:
fieles aves que regresan
al milagro de sus nidos,
sin una pizca de fe.

(poema inédito)




LA SOLEDAD DE ROBINSON

La carta que te envié es una botella
lanzada al mar disecado del Tiempo.

Me diste tu dirección para qué,
si habitas un muro de sal
de donde los carteros regresan 
con postales desteñidas por lágrimas 
que no llegan nunca a destino.

Te llamaré Ayer, como podría 
haberte llamado Martes,
o Viernes, y seguiré echando 
mensajes para nadie en buzones 
que comunican islas surgidas
en la fiebre blanda de un niño.

¿Sabes? La soledad es un lugar 
que no aparece en los mapas 
y está rodeada de un mar 
que se parece mucho a tus brazos.

(poema inédito)

martes, 25 de febrero de 2014

ANTONIO DE EGIPTO



Mencionado por:
Menciona a:
Manuel Chacón Calvo
José Luis Rey
Joaquín Pérez Azaústre
Salvadora Drôme
Carolina Otero
Luci Romero
Rakel Rodríguez
Antonio Luis Ginés
Alejandro Luque
Antonio Agudelo
María Pizarro


Bio-bibliografía

Antonio de Egipto (Sevilla, 1975)
Profesionalmente dedicado al mundo del libro, diplomado en Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Granada. Ejerció de librero en la desaparecida Librería Anaquel; ha trabajado como director editorial y editor literario para el sello El Páramo, en 2012 inició con dos socios un proyecto editorial de carácter independiente, Bandaàparte Editores (www.bandaaparteeditores.com). Trabaja como editor freelance, asesor literario y gestor cultural. Ha publicado tres poemarios, “Desnudos en la ciudad” (2006), “La Maleta” (2009) y “Un tiempo de bosques salvajes” (2013); participado en libros colectivos, “El árbol talado que retoña: homenaje a Marcos Ana”, “A Pablo Guerrero en este ahora”, “Picasso”, entre otros; y revistas literarias; de su paso por festivales poéticos destacan el I Festival Vociferio de Valencia 2011 y Cosmopoética. Poetas del Mundo en Córdoba 2013. En la creación considera vital aunar disciplinas; de esta necesidad surgen dos proyectos poético musicales, basados en sus versos: “La Maleta” con la banda Añadidos (www.proyectolamaleta.blogspot.com), y “Somos amables” (www.somosamables.bandcamp.com).
Blog personal (www.antoniodeegipto.blogspot.com).




ME CELEBRO (POÉTICA)
Siendo así,
defendiendo el lugar que me pertenece
a este lado del mundo,
sumergido en palabras
que a veces se anudan y otras se enredan,
teniendo claro
que la claridad del día
es la luz,
y la noche atrapa,
puedo decir
sin temor a equivocarme
que estoy tocando el suelo,
que es algo así como tocar el cielo
pero sin dejar de pertenecer al mundo,
sin olvidar la hoja de ruta,
los itinerarios trazados,
los sueños por perseguir.
Sigo aquí y allí,
formando parte de la sustancia
pero también del cambio. 



Poemas


VOLANDO LEJOS, HACIA EL AIRE AZUL
                                                    a Manuel Chacón Calvo

Llega la tarde
y con ella llego a tu regazo.
Duermes el sueño de los mortales.
Respiro el mar,
el que te acuna,
el que trae tus versos
encerrados en una caracola.
El sur tiñe de azul tu rostro,
tu desconocido rostro,
porque el tiempo
aleja y acerca
con su brazo tembloroso
como el rayo.
Y la tarde también cae,
como el llanto
de un sol anaranjado,
que se despide,
atrapado ya en la noche,
esperando que la materia gris
de tu cuerpo
se una con la tierra,
tu tierra,
la que trae brisa de jazmines.
(incluido en “Un tiempo de bosques salvajes”, Depapel, 2013)

DRAMA

Te escondes tras un rostro
de flores y lluvia. El cabello enredado,
como Walt Whitman fotografiado por Lorca.
Habitas un territorio mágico,
de hilos invisibles,
de palabras invisibles.
Aparece tu voz tras el telón.
Te diriges al público
con la seguridad acentuada
en los labios,
con la respiración precisa,
el ensayo de un orgasmo
que derrota los sentidos.
Giras como una peonza,
capaz de agarrar la cuerda
en el último instante,
un movimiento preciso
que te salva del vértigo.
Desde aquí, los aplausos rugen.
La línea del horizonte
está en tus ojos negros.

(incluido en “Hoja de ruta”, en preparación para 2014)


EL SUEÑO DEL MARINERO

La ballena.
El estómago de la ballena,
la casa dentro:
el baúl,
las mantas,
el arpón,
el sueño
dentro del sueño.
Moby Dick,
Herman Melville
y alguien
que dice su nombre
en imperativo.
Abandono tierra firme.
No espero nada
del mar;
si acaso
que
me traiga de vuelta
a la ballena.

(Inédito)

jueves, 6 de febrero de 2014

FRANCISCO PRIEGUE













Mencionado por:

Menciona a:
Daniel Modroño
Esther García López
Lara Ríos
Layla Martínez
Marta R. Sobrecueva
Mercedes Tuñón Arias
Pablo X. Suárez
Rocío Mendoza Blanco
Saray Alonso Sierra
Sergio Taboada
Tony Loko Rokero



Bio-Bibliografía

Francisco Priegue (Avilés, 1991). Estudia Bachillerato y es presentador de Tinta en los oídos, un programa sobre música libre y poesía en la radio online Radiadora.org. Poemas suyos aparecen en revistas de diversa índole como la Revista El Bollo, La Contraportada, Texedores de Lletres o la revista digital Groenlandia. Ha publicado la plaquette Llegar tarde es una rutina (Oficina de Información Juvenil de Avilés, 2011) y el libro de poemas Desde momentos encapsulados (Groenlandia, 2013). Ha ganado certámenes de poesía a nivel local y regional como el Premio P de Poesía/Piloña 2011 o el Concurso Poético-Experimental del VI Festival Internacional de Poesía “Palabra en el Mundo”, habiendo obtenido previamente premios en concursos literarios en institutos de Educación Secundaria. Realiza recitales de perfopoesía en el Festival de Andar por Casa y a veces participa en timbas poéticas. Melómano empedernido y amante de los videojuegos, mantiene su propio blog desde agosto del año 2009, que actualiza de vez en cuando: www.franciscopriegue.blogspot.com




Poética


No dan nada por la tele. La Wii encendida. El mundo sin batería. La cabeza gira en un ambiguo movimiento de traslación. Varias ideas no surgen en las típicas máquinas tragaperras o de arcade de los bares, pero se comprimen en algo menos de siete años en una ciudad con abundantes restos de polución. Una temporada fructífera en la que la adolescencia se aleja en un único ticket de ida de clase business. La caligrafía tiembla en la tinta intercambiable del bolígrafo. Las gomas de borrar esperan dormidas en la vitrina del hall a que un viejo despertador de campana las despierte. Las manos del poeta ya no saben qué pensar, qué tocar, qué escribir, qué mostrar al mundo. Metamorfosis de un videojuego en folios de DIN A4. La partida no queda guardada. La biografía del jugador impresa en la gorra roja de Super Mario.




Poemas


I

Te quiero peldaño a peldaño húmedamente.
Si sólo pisas el escalón correcto
te equivocarás en el mismo momento
en que lo hagas.

No sé si describo con exactitud
las huellas que lloran
en la capucha del anorak
o si resisto bien esta nieve que me quema.

Porque soy un error que te subsume,
un cosmos perdido
que ya no sirve.

(Del poemario «Desde momentos encapsulados», Editorial Groenlandia, 2013)






II

Ya el hoyo se ha cubierto, sosegaos,
bien pronto en los terrones removidos
verde y pujante crecerá la hierba.

ROSALÍA DE CASTRO

Ya no crece hierba en la médula espinal.
Está comenzando la erosión
de la tierra suelta en la memoria,
enviando señales luminosas al cerebro constantemente.
Hay una maraña en mi espalda de
arena
viva,
carne
trémula
erupcionando volcanes dormidos cuya lava llega a mi cabeza.
Y explota
al chocar el pasado oscuro contra un muro
que se erige en la hierba muerta.

Esto es todo lo que puedo escribir
cavando mi propia tumba en las piedras que escuchan lo que digo.

(Publicado en la revista “El Bollo”, Avilés, Pascua 2011)




III

Ibas caminando,
tropezando con piedras
y cogiste una.
Dale forma con otra piedra,
trabájala. Que ella lo sienta con aspereza.

Ibas caminando
por lugares conocidos,
cayó un rayo.
Viste fuego
quemando un árbol caído.
Corre,
prepara un buen banquete para tu familia
aunque viváis en un banco del parque.

(De la plaquette «Llegar tarde es una rutina», Oficina de Información Juvenil de Avilés, 2011)




IV

Voy a amarte como a una muerte silenciosa
que me queme los labios al pronunciar tu nombre.
Morderme la lengua hasta hacerla sangrar
para que se vierta en tus oídos
es lo único que ansío.
Ya no consta en ningún documento
que estos versos estén firmados por mí,
ni que yo hubiera estado ayer
en este lugar,
ni siquiera que hubiera nacido alguna vez.
Ya no consta nada, no.
Sólo soy
polvo disidente que ya no duele.

(Incluido en el Tumblr de Tenían veinte años y estaban locos, de Luna Miguel)




V

Ahora estoy solo en esta montaña migratoria
como el ermitaño que congeló sus relaciones
para vivir una nueva vida.
Un gran abandono,
un sucedáneo de la realidad
brota de mi pecho
descarnado por un eclipse.
Sólo queda
una caja llena de espejos rotos
y la calavera de un gato negro
en el único estante de mi habitación,
tan largo
como la última era glacial.
Quizá
si pudiera vivir todo ese tiempo
me daría cuenta
del sentido de la vida.


(Inédito)

miércoles, 22 de enero de 2014

JOSÉ PUERTO CUENCA



Mencionado por:
Manuel Guerrero

Menciona a:
Ángeles Mora
Antonio Capilla
Antonio Carvajal
José Luis Rey
José Manuel Pozo
José Mª Lopera
Luis Ángel Ruiz
Magda Robles
Mª Antonia Gutiérrez Huete
Mara Romero Torres
Mari Cruz Garrido
Mercedes Dueñas


Bio-bibliografía

(Lucena, Córdoba, 1960), maestro de Ed. Primaria y agricultor. En 2010 publicó La Esencia Prometida (Ed. Juan de Mairena y de libros, Lucena) y en 2013 Agua por la Fontanela (Colección Manantial, Ayuntamiento de Priego de Córdoba). Ha publicado algunos artículos y sobre todo poemas en revistas de fiestas locales y más recientemente en literarias como Saigón (de la Asociación Cultural Naufragio de Lucena y Cabra a la que pertenece) El Egabrense de Cabra, La Ballesta de Papel de Priego de Córdoba, Aldaba de la Asociación Itimad y Espacio Habitado de Ediciones Enhuída, ambas de Sevilla. Coordinó la Antología del I Encuentro de Poetas Andaluces de Ahora (Ed. Anaquel, Sevilla 2012 y versión digital), en 2013 ha sido incluido en las antologías del I Encuentro de Poetas de Sierra Morena, Ronda de Versos del I Encuentro UNILETRAS en Ronda, La Luna en Verso, de la I Noche en Blanco de Granada y Antología Saigonista de Naufragio. 

* Creador y administrador en Facebook del grupo de poesía espontánea:
«DE REPENTE, TROVANDO, SE ENTIENDE LA GENTE»:



Poética

Aunque escribo desde niño, me considero poeta tardío pues hasta mi madurez no lo he hecho con cierta constancia y propósito.  Si eso es posible, me confieso también poeta aldeano en el buen sentido de la palabra, en el global, el ecológico y el espiritual y de conciencia. En mi obra afloran dos vertientes  que a veces coinciden y a veces no; la vertiente mística que me mueve a escribir siempre buscando la elevación y sublimación de la realidad gris que nos cerca y desmorona, y la poesía y la música popular, que me da vida anímica por venir de la raíz del pueblo, de donde vengo y a donde tengo que volver siempre para reencontrarme y reconocerme.
En mis poemas, que alternan métrica regular y verso libre, también están las lecturas de los clásicos, de los poetas del 98 (Machado, Juan Ramón), de los del 27 (Lorca en mi juventud y después especialmente Miguel Hernández) y otros poetas andaluces más actuales como Manuel Gahete, Alejandro López Andrada, Antonio Hernández, Antonio Carvajal o Rafael Guillén entre otros.



Poemas



PLATÓN  TE  LLAMA


«Dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre
 y eso es lo que realmente somos.»
José Saramago: Ensayo sobre la ceguera.


Hermano sal, no temas,
deserta de esta cueva,
deja que te desate los ojos y las manos,
desenreda las piernas,
 desentumece el alma,
aunque te cueste, álzate
 y atrévete a escalar
este espeso pasillo que amasan las tinieblas;
hermano,
         sube,
            mira que el sol te está esperando.
Hermano sube, yergue
tus huesos, tu entrecejo,
camina, tente arriba;
domina tus temblores
y aunque te tambalees,
dirígete a tu estrella,
con los miembros dispuestos y el ansia en los pulmones,
busca inhalar el soplo del cosmos que te llega
en hilos delicados,
calientes,
                       ambarinos…

Las sombras que tú crees la verdad aquilatada
no son más que artimañas que luchan por tenerte
esclavo de una noche que burla tu destino
y alimentan su ser de tu engaño angustiado;
no son más que reflejos de farsas,
temerosas
del triunfo de la luz sobre tu fontanela;
temen que al fin enfoques tu vista sorprendida
en colores y en bordes que nunca habías soñado;
temerosas que notes la trama,
la red cósmica
que todo lo penetra y que todo lo sostiene,
que todo lo equilibra desde afuera hacia adentro,
desde abajo hacia arriba,
de lo nimio a lo inmenso.

Por eso no te quedes sentado en la penumbra
barruntando presagios de barro y de ceniza,
no resignes tu frente a este duelo de arcilla
ahumada en el añejo sudor de la impotencia;
levanta tus pupilas,
estira tus alcances,
eriza tus sentidos y alarga tus antenas,
tente de pie sin miedo,
                                                           echa a andar con firmeza;
no temas a caer;
que si caes,
 tu caída
será leve,
 el tropiezo te servirá de avance;
y aunque la luz al pronto te deje casi ciego
y te sientas violado en las cuencas de los ojos,
no cedas,              no te ahogues,                      respira,          sobreponte.

Hermano,
sal sin miedo de esta oscura caverna,
que tienes la otra orilla a la última zancada
no te mantengas preso en los chorros de aire negro,
 no malvivas esclavo de los miedos ajenos
    ni olvides que viniste a agrandar a Dios contigo.
Hermano no te venzas,
tú nunca te traiciones,
no des tu voluntad a torcer aunque te duela,
no dejes que la sombra te gane la partida,
que ese mar que lloraste ya limpió tus ventanas;
y si duró la noche fue por parir al alba
la esencia que fraguó tu camino y tu morada.

Que el sol te está esperando,
no tardes, que amanece,
que te conocerás en tu talla y tu tamaño,
busca dentro de ti la simiente que te estira,
la fe que te sembró,
 ese punto de luz densa
que teje tu verdad y que eriza tus estambres;
espera a que tus sienes la descubran y crezcan
y se rompan tus moldes y los moldes de afuera.
Descubrirás tu traje, tu casa, tu altozano,
tu tiempo sin agujas, tu valle sin mesura,
conocerás la tribu escondida que te encumbra
y el círculo de reyes que te estará aguardando…
Instálate en el centro de tu estancia dorada,
apacigua tu imperio y enciende tu corona…

(Publicado en la revista “Espacio Habitado”, Sevilla, octubre 2011)


       LUZ    DE   NOCHE

A quien diga que es negra la noche se lo niego, 
porque sé que la sombra nos ata y nos engaña
y tejen con su brea mil esclavas arañas
los barrotes bastardos de los desasosiegos.
Hay muchos que cultivan la bruma en las entrañas
afirmando, ateridos, que la Luz es mentira
y la palabra blanca y el alba prometida
sólo cuentos de nadas… y en vez de vivir mueren
ajenos al milagro de los amaneceres,
con terquedad de topos sepultados en vida.

La noche prende el fuego dorado de los sueños
y copula con todos sus fieles pretendientes
mas guarda sus secretos como virgen prudente,
para alumbrarnos nuevos como hijos primogénitos.
Ella mantiene ardiendo el ascua en la simiente,
doma la luz salvaje, engarza y amalgama
los granos en aljófares de moras y granadas
con su galvanoplastia de madre siempre encinta;
ella se confabula con el agua escondida
y roba a la canícula nuestra savia agostada.

La noche monta guardia en el pozo del olvido,
la noche nos amasa, nos ama, nos macera
y nos baña en nosotros, nos blanquea la ceguera
sacándonos del necio manicomio de los vivos.
Libera almas de hadas que airean y regeneran
nuestras alas de ave empolvadas de ceniza
y nos lleva en estrellas errantes y huidizas
de nuestras almohadas a los altos jardines
en donde nuestros ojos brotaron, bailarines,
de la luz que nos traga siendo nuestra nodriza.

(Publicado en La Luna en Verso, Antología de la I Noche en Blanco, Granada, octubre 2013)


       AGUA NARANJA TU SEXO
               Soneto Dual de amor sexuado.
                             (Chacra 2: Swadhisthana)

...spiritus Dei ferebatur super aquas.
(LIBER  GENESIS  1, 2)

Gruesa sube por mí, creciente, la marea
lunar de los adentros de todos mis adentros;
y llego, inundación, tormenta del deseo
a anegar tu jardín, tu terrena frontera.

Agua clara es mi deseo con sed de otros arroyos
donde tu sed aflora deseosa..., deseada...,
danzan las dos buscando caños dulces y  lágrimas,                                                   
perdiéndose en un baile de cálices y brotos.

Tú vienes hacia mí desde fuentes caudales
con la fuerza agolpada de flujos y querencias,
quebrando sin vencerlas las leves resistencias,
venciendo sin romperlos los tenues desniveles.

Tú eras nieve y ahora eres ola embravecida
donde se ahoga el colmado canal de mis deseos,
vinientes de un lugar donde duermen los hielos,
camino hacia una mar de ondas lentecidas.

Tú me buscas... te busco en lagunas cavernosas,
yo te busco... me buscas en venas terrenales
nos buscamos en yemas, en pétalos y en hojas.

Tú me encuentras... te encuentro llorando en las cascadas,
yo te hallo y me hallas manando en fontanares
nuestras aguas rebosan el mar de las miradas.

Yo te invado, me agrando, me acoges, te engrandeces,
se remueve la tierra debajo de la carne...
Dios se siembra en el ponto dulce de tu vientre.

Somos dos, somos Dios, somos una consciencia;
El Principio del Verbo en hogueras boreales
que prenden y prometen la luz a la existencia.


(Del poemario «La Esencia Prometida», 2010)

jueves, 9 de enero de 2014

ALFONSO VILA FRANCÉS




Mencionado por:

Menciona a:
Antonio Lucas



Bio-bibliografía

Nací en 1970 en Valencia, donde actualmente resido. He vivido en Orihuela, Madrid, Bruselas y Debrecen (Hungría). He trabajado como  monitor de tiempo libre, bibliotecario, archivero y profesor de secundaria. He escrito en muchas revistas, como por ejemplo: “Cuadernos del matemático”, “Dos disparos”,  “Calicanto”, “El vendedor de pararrayos”, “Cuadernos del lazarillo”, “Factorum” “Groenlandia”, “Agora”, “Acantilados de papel”, “La bolsa de Pipas”, “Fábula”, “El coloquio de los perros”, “La ira de Mofeo”, “Hypérbole”, y “Jot Down” . También he ganado algunos premios (entre ellos “Miguel de Cervantes”,  “Jaume Roig”, “Vila de Canals”, “Diputación de Castellón”, Ciudad de Getafe”, “Cortes Valencianas”,  “Marco Fabio Quintiliano” y “Mariano Roldán”) . He publicado novelas, libros de poesía, de relatos y de ensayo.
http://inviernoensiberia.blogspot.com.es/




Poética

Mi poética son mis poemas. No se puede explicar la poesía sin un poema y en un poema (o en un verso a veces) está incluida la poética, las poéticas, todas las posibles. (Y sí, lo pongo en cursiva,  ¿Qué pasa?, a ver si nos vamos a mosquear por eso…) Cuando escribo a veces no soy yo. A veces ni siquiera soy poeta. A veces escribo poesía en prosa (sin querer). A veces hago poesía sin escribir ni una coma (tomando fotos, por ejemplo). Si tuviera que decir qué pretendo diría que aceptar el mundo, y si tuviera que decir por qué considero que el mundo debe existir diría que porque contiene o puede contener belleza, la cosa más inútil y frágil del mundo. (¿Qué pasa, qué uno no puede ponerse hortera?)



Poemas


ALGUNAS RAZONES PARA ODIAR LA POESIA Y A LOS POETAS

Cuando un poeta escribe un poema de amor
habla de amor.
Cuando un poeta escribe un poema sobre la amistad
habla de amor.
Cuando un poeta escribe un poema sobre una puesta de sol
habla de amor.
Cuando un poeta escribe un poema sobre la tristeza
habla de amor.
Cuando un poeta escribe un poema sobre el dolor
habla de amor.
Hasta cuando un poeta escribe una poema sobre la muerte
entonces también habla de amor,
de amor a uno mismo.



NÁUFRAGO


No importan las mentiras.
Importan las verdades que no dijiste.
Y las verdades a destiempo.
No importan las mentiras.
Las mentiras desencadenan tormentas,
pero éstas no van a hundir tu balsa.
Importa el rumbo que no tomaste.
Importan las corrientes que te arrastran.

No importan las mentiras.
Importan las verdades impuestas.
Las verdades que tú no quisiste escuchar.
Una mentira repetida mil veces
se convierte siempre en una verdad, dijo el verdugo.
Y tú que lo sabías, que ya lo sabías,
sonreíste,
y no quisiste ni quemar tu último cartucho:
suplicar una muerte rápida.



EL POETA ES UN SER AJENO AL MUNDO

Ahora todo está al revés:
Los futuros políticos
dicen que pasan de la política.
Los que están libres
no pueden moverse.
Los que no pueden moverse,
sonríen satisfechos.
Los aplausos y los besos se reparten a la inversa:
cuánto menos los merece uno más cerca está de obtenerlos.
Y eso no es todo: los tontos de la clase, por poner un ejemplo bien conocido,
son ahora los que guían la caravana.
Incluso los matones de barrio ya no son lo que eran:
ahora caminan taciturnos con las manos en los bolsillos.
Antes sus hazañas aún tenían un hueco en los telediarios.
Ahora ni eso. Cualquier patán perdido en cualquier isla
o sentado en cualquier plató
puede quitarles la audiencia. 
Las cosas no van bien, desde luego.
Pero yo sonrío.
Sonrío sin saber bien por qué sonrío.
¿Acaso las cosas han ido bien alguna vez?
¿Acaso el mundo tiene remedio?
No lo creo.
¿Entonces?
En el fondo, supongo, el mundo no me importa.
No es que deserte: es que yo sigo mi rumbo
y le mundo el suyo.
Tampoco lo hago a propósito. Es como mi risa: no la puedo evitar.

El poeta es un ser ajeno al mundo.
Una fina crisálida lo aísla del mundo.
            El poeta flota en su propia realidad. Allí se siente a salvo.
(Pero no lo está, nunca la está.)
El poeta nunca abandona su crisálida.
Y esa crisálida tiene una membrana tan fina y traslúcida
que a cierta distancia se vuelve invisible.
Por eso se queda perplejo cuando finalmente lo encuentran.
Y por eso la muchedumbre asesina se sorprende tanto
cuando una noche por casualidad llega a su puerta con antorchas y cuchillos, gritando, blandiendo sus armas, buscando otro cómplice o otra víctima,
y lo encuentra desnudo,
dormido,
desarmado,
sonriente…