domingo, 4 de octubre de 2015

CARMEN FUENTES


Mencionada por:

Manuel Delgado
 
Sensi Budia
José Manuel Pozo Herencia

Menciona a:

José Manuel Pozo Herencia

Cristóbal Martínez

Rafa Campomanes

Jorge Fernández

Mario Morales



Bio-bibliografía

Nacida en 1997 en Cabra, Córdoba. Recientemente ha finalizado sus estudios de bachillerato. Le entusiasma el mundo del arte, de la música, de la literatura… Además de escribir y leer, le apasiona el teatro y forma parte de un grupo amateur.
Ha publicado en la Revista Saigón, siendo miembro de la Asociación Cultural Naufragio desde 2014. Ese mismo año, recibió el premio Cátedra Juan Valera de Cabra. También ha participado varias veces en las publicaciones de “Poesía y Narrativa desde el Aula” de la Diputación de Córdoba. Escribe en el blog http://ocultotraslaspalabras.blogspot.com.es/.


Poética

Mi fin al escribir es plasmar lo que siento: mi miedo a perderme en el tiempo, el dolor que me produce el mundo, la frialdad que día a día se apodera de los hombres y que tanto me asusta, y que tanto trato de combatir apoyando el mundo artístico… Pero toda esta visión aparentemente negativa no la concibo como algo que deba hacernos perder la esperanza, sino todo lo contrario: lo que debe hacernos más fuertes, lo que nos incite a querer ser mejores, lo que nos haga apreciar las cosas bellas de la vida.


Poemas       


EL TIC-TAC DE LA VIDA

-   ¿Sientes cada segundo corriendo por tus venas?


-    El tiempo no pasará sobre mí,

 si es eso lo que esperas.


-  Tus retratos no envejecerán por ti…


-  Mas, ¡el perder la juventud

tanto me apena!


-   Más triste sería el no venir.


-   ¿De qué sirve venir,

Si esta vida es una condena

Y el único destino es morir?


 - Tanto llorar tu alma envenena…

 Dime, si sabes que vas a sufrir

¿Para qué aliviar tus penas?

Si sabes que la miel se va a ir

¿Por qué coger la colmena?


- ¡Porque yo quiero vivir!

Mas temo a lo que me espera:

A que la muerte me arrebate el sentir,

Y no regresar jamás pueda.

Temo mi consumir

Y fundirme como una vela…

Le temo tanto al fin,

Que en lugar de la vida vivir,

le mido lo que le queda.


LA VIE

No sólo admitiré que amo La Vie en Rose,

sino también en azul melancolía y en verde,

de la forma más negra y de la más colorida.

La amo gris y lluviosa,

pero también soleada y anaranjada...

La amo con sus contrastes,

con sus cosas malas y sus cosas bellas.

Son tan necesarios los llantos, como lo son las risas.

Por ello, no hay que arrepentirse de nada,

Non... Je ne regrette rien... Rien de rien.

Y por ello también, al Hymne a l'amour

debe unirse el himno a la soledad...

Debe haber un canto al dolor, y otro al placer.

Uno a la alegría, y otro a la tristeza...

A los sueños, pero también a las pesadillas.

A la muerte, pero sobre todo a la vida.

La vida es una canción agridulce.

Sería muy triste lamentarse y sólo verla agria,

sería muy triste no atreverse a bailarla.



SU CALOR

Si el tiempo pasa

Y no ves el sol,

Y blanquecina tu piel

Se muere del deseo,

Búscalo.

Porque es dolor morir

Sin haber sentido su calor.