miércoles, 26 de junio de 2013

JOSÉ MARÍA PÉREZ COLLADOS


















Mencionado por:

Menciona a:
Vicente Huidobro,
Blanca Andréu,
Almudena Guzmán,
Luis García Montero,
Irene Sánchez Carrón,
Antón Castro,
Cristina Falcón Maldonado,
Ramiro Gairín,
José Luis Rodríguez.



Bio-bibliografía

Es catedrático de historia del derecho en la Universidad de Girona. Ha sido investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México, y profesor en diversas Universidades chilenas, así como en la Universidad de Zaragoza, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Birmigham. Los largos viajes que están detrás de esta trayectoria profesional inspiraron el libro de poemas Lo que no te conté de mis viajes (PUZ, 1998). Anima el Blog de literatura http://josemariaperezcollados.blogspot.com y es copropietario de la editorial Ediciones Nuevos Rumbos (http://www.edicionesnuevosrumbos.com). Es autor de la novela El tren de cristal (Renacimiento, 2011).



Poética

Escribo porque la poesía constituye, antes que cualquier otra cosa, un acto de redención.



Poemas


Seleccionados de Lo que no te conté de mis viajes, Zaragoza, 1998.

I

Vi el recuerdo como dos planetas en tus ojos
y por eso pensé que habías comenzado un viaje
Fui a los puertos pero ningún barco llevaba tu nombre
pregunté a los aeroplanos
pero ninguno supo decirme dónde estabas
Yo aguardaba señales
todo me parecía un signo
imaginaba desenlaces al misterio de tu ausencia
y esperaba como en una travesía
Hablaba muy temprano de otras cosas
y podías estar entre la gente
como una brújula perdida
como el secreto de los mapas
He visto el mundo cuatro veces
Desde la altura de tu nombre
Y ya nunca podré acostumbrarme a la vida


II

Desperté un día con el presagio de tu presencia
hice la cábala de los números
y hablé contigo a través de los satélites
Mi pasado temblaba ante tu nombre
pero los antílopes de tus manos habían conjurado ya mi infancia
Supe que me perdería en el jeroglífico de tus ojos
que mis recuerdos viajarían hasta ese paisaje en ruinas
donde habita la mirada de los pescadores frente al mar
y que en el viento que queda después de los incendios
flotarían las cenizas de mis antiguas palabras eternas


III

Cojeando como el sueño de un viejo
paso la vida buscando la ruta de tu calle

Si supieran los portales que son un pergamino indescifrable

A veces pienso que estoy cerca porque escucho las leyendas
pero sólo es el canto trágico de las brújulas
y cuando llego a las ciudades nunca sé si eres tú o son mis recuerdos
los que como una cúpula disfrazan el cielo
Y hablo a desconocidas confundo los parques
emprendo otros caminos
y una fuente que tenía la paz empieza a quedarse sin agua

Si no me desvío crece mi pasado como una familia
pero son tantos los vencidos que me llaman

Llueve sobre la cárcel donde leemos papeles antiguos

Algunos dicen que ya no quedan espacios sin pisadas
y apenas podría mencionar una palabra sin rostro


IV

Me miro antes y es como si yo hubiera muerto
como si aquel anciano que arrastraba su lupa sobre los diarios
se hubiera despedido sin que nadie lo oyera
y un extraño descolgara los cuadros

Pero a veces recuerdo y es como si el que fui volviera
aquellos años eternos como el cauce de los ríos sin pueblo
y ciertas palabras en los ojos de un perro atado
que llevaba mi nombre

Entonces tengo miedo porque no tengo casa
tampoco tengo la palabra siempre
Si hubiera tenido la palabra siempre
te la habría gritado en aquella galería alta y silenciosa
te la habría gritado tantas veces como me lo hubieran pedido las vidrieras


V

Construyo una casa para que no estés sólo
niño huérfano invisible
de distraída tristeza

Mientras la luz amarilla de los anaqueles
hace recuerdo el mar
y las aves detenidas en las playas del Pacífico

Nadie te vio detenido entre las ruinas
como un crepúsculo al lado de piedras enormes.

2 comentarios:

Ignacio Vega Matilla dijo...

Interesante esta mezcla de recuerdos con pinceladas de fantasía... no conocía la obra de Pérez Collados pero la muestra anima a leer más.

¡Gracias por compartir!

LUIS PÉREZ dijo...

La novela el tren de cristal es interesantísima; animo a leerla. Y animo a conocer su editorial. LUIS