lunes, 26 de noviembre de 2012

ALMUDENA VEGA




Mencionada por:
 
Menciona a:
Abraham Gragera
Juan Bello
Berta García Faet
Juan Antonio Bernier
Elise Plain
David Leo

 

Bio-Bibliografía

Nace en Málaga el 5 de Marzo de 1986. Acaba de terminar un Master en Música (flauta travesera) en Trinity college of Music en Londres. Vive entre la música clásica, la poesía y la traducción. Ha publicado el libro “Corvus corax” premio Alea Blanca Poesía, Granada 2007, el cuaderno “Entre las estrellas y el asfalto” SOBREPOESIA Ateneo de Málaga 2007 y colaborado en las antologías Sangrantes (2012) de Luna Miguel y Cuaderno de vuelo (2012) por Dara Scully. En los próximos meses aparecerán Dirty Generation, Alea Blanca editorial, junto con el ilustrador Miguel Ángel Emérico y Animales de vidrio por Las cuatro estaciones de Málaga.

http://ladisonanciadelospajaros.blogspot.com

 

Poética

1. todos los adjetivos
son el verbo de la navaja;
murió el gesto

2. el lenguaje nació del frío

3. los hombres ya no saben morir en las ciudades
se hacen amasijos entre objetos metálicos;
construyen para desaparecer

4. la sangre no es más que hierro y agua


 
Poemas
 
 
La merienda

Cada día, cada día, cada día
se deseca la tarde en una esquina de mi cuarto

o parece que hubiese apretado una naranja.

 Cada día las tazas de té
se derraman sobre las venas temblorosas

como la luz sobre un cadáver.

Mis muslos avergonzados
exhuman los bancos de iglesia

 
 y luego la palabra soledad,
que tiene precisión de ADN.

 
 

The white deer

ay! los marineros de la vía láctea se quedaban mirando el musgo y se perdían. se perdían y sus naves varaban en el rostro de las ciervas. se perdían al confundir el tronco de las hallas. confundían el tronco de los olmos con muslos blancos de muchacha. miraban el musgo y lo lamían. lamían el sexo verde entre sonrisas como anclas. la vegetación voluptuosa, sí, y muchos se envenenaban!! muchos se caían de las atalayas verdes como torres verdes como árboles. caían de éxtasis y morían como albatros robustos. blancos. blancos morían entre la luz de la luna. con la cara iluminada de un caos líquido.

 



Dirty generation
 

la nuca cae sobre el apellido
y nada. sigue sin ocurrir nada.
quisimos destrozar un acto simple,
hacer del sol neurosis

o esperar
que el horizonte reventase en nuestra nuca
para arrancar la esquizofrenia de ser vertebrados.


ah el horizonte...su palabra lineal es promesa,
una ruina; el hueso y la memoria se devoran.
sí, demasiado plural para que compense
lo sé, años ochenta,
somos la imaginería de vuestro tedio.
lo que ocurre sigue sin ocurrir,
nada es todavía y aún...aún es sobredosis;
qué haremos del aullido ante un vacío imaginario,
 
madres: otra promesa,
sollozan vuestras tripas macilentas
evocando un jardín de infancia;
los muchachos eternos esperan como pozos
manchados del número como un atlas:

"  usted se encuentra en este punto "

y no es más que un punto rojo
sobre el mapa genealógico.