miércoles, 31 de octubre de 2012

FERNANDO RECUENCO



Mencionado por:

Menciona a:
Alberto Gessa


Bio-bibliografía
Madrid: 1962



Poética

Deshaced ese verso,
Quitadle los caireles de la rima,
el metro, la cadencia
y hasta la idea misma.
Aventad las palabras,
y si después queda algo todavía,
eso
será la poesía.
                      León Felipe





Poemas



Has notado…

Has notado cómo la nieve
va apagando el sonido a su alrededor.

Has visto la niebla
rodear tus sentidos provocándote la duda, el temor.

Has apreciado cómo la angustia
va subiendo desde el estómago hacia la voz de tus miedos.

Has masticado la duda
en el silencio madrugador de la noche.

Has traicionado la paz, el cariño, el beso
para escapar de su cerco.

Y ahora notas que las fuerzas te fallan,
te has exprimido en la nostalgia
y moras,
con nieve, niebla, angustia, temor y duda.






Si callo…



Si callo es por temor
a decir lo que no debo y  lucha por salir fuera.

Si no miro es
por no faltar al suspiro, que no llega.

Si busco es por perder
el  recuerdo, que se prende cerca.

Si palpo el vacío con las manos es
por acariciar tu cuerpo esquivo que flirtea con la brisa.

Ya falta la luz.
Ya ciñe el sigilo.
Ya se mece la noche eterna.




Se fue…


Se fue,
se marchó cerrando
cremalleras de soledad.

Dibujó en su cara
una pincelada de ternura.
Aliñó en su rostro una sonrisa frágil,
mirada sincera, franca.

Arrinconó la razón
con unas gotas de olvido.

Ya pasó.
Se fue.

Con un gesto cargado de amor.

Te fuiste
para que pudiera amarte
en la memoria.
Para que jugase con los hilos
que forman noches a la intemperie.

No quise saber adonde.
Es mejor así,
que la memoria
deforme y traicione
las grietas del fracaso.



1 comentario:

antonio molina medina dijo...

Estos poemas calan en lo más adentro por su verdad y sin tineblas.
Gracias por compartirlos

saludos

antonio

Cansado…, muy cansado.
Dejando atrás
la tierra prometida,
la que le prometieron
antes de su partida.
Despejado, sin dudas,
aparta su memoria y de
sus sienes brotan notas.
Pólvora incandescente.
Cansado…, sofocando la ira
de su cuerpo aun despoblado,
inservible y sin cimientos.
Es la quimera que
su mente le ofrece
sofocando su ímpetu
que le quema por dentro,
rio con cauce y sin agua.
molina