domingo, 1 de julio de 2012

ANTONIO GRACIA



Mencionado por:


Menciona a:
Más que buenos o grandes poetas, hay grandes poemas.
En todo caso, tres poetas esenciales:
Fray Luis de León
Juan Ramón Jiménez
Pablo Neruda


Bio-bibliografía 

Antonio Gracia (Bigastro -Alicante-, 1946). Su poesía está recogida en las recopilaciones Fragmentos de identidad (Poesía 1968-1983), 1993, y Fragmentos de inmensidad (Poesía 1998-2004), 2009. 
En 2011 han aparecido las antologías El mausoleo y los pájaros y Devastaciones, sueños.
Su último título es La muerte universal. Cosmoagonías. Huerga & Fierro, 2012.
Entre otros, ha obtenido el  “Premio Fernando Rielo", el "José Hierro ", el "Paul Beckett de la Fundación Valparaíso", el “Verón Gormaz” y el Premio de la Crítica de la Comunidad Valenciana.
Ha dirigido las colecciones Indicios, Alimentando lluvias y Arca de relatos, además de  la revista Algaria 0.
Su blog es


 Poemas 






De la consolación por la poesía



1.- Locus horribilis
(para José Luis Zerón)


Todo lo arrasa el tiempo con su furia
y lo que fue nunca existió.
Los sueños se convierten en anhelos
y la esperanza en ansiedad doliente.
La conciencia se llena de penumbras
que devanan la luz
entre las simas de la soledad.
Sortilegios y hechizos se derriban.
Se desvanece el éxtasis del ansia.
Y de los paraísos que forjamos
sólo queda, en la noche,
la lucidez esquiva del dolor.



2.- Errante
(para José Luis García Martín)


Entro en el territorio de la muerte
en busca de la vida.
La noche, y el horror de su leyenda,
impone escalofríos en el alma,
y la sombra del túmulo disuelve
la visión del misterio luminoso.

Derribo calabozos, alzo criptas,
oreo laberintos, pulo el cielo.
Una puerta secreta se ilumina
y descubro la suave transparencia
de la templanza.



3.- El secreto
(para Ángel L. Prieto de Paula)


Cuando sientas que el mundo te derrota,
no intentes combatirlo.
Edifica un castillo en tu interior
y cuelga terciopelos y templanza
en sus muros. Dispón un fuego manso
junto a la mesa de la biblioteca.
Mira el cielo brillar entre las llamas
y los libros. Inúndate de luz
en la frágil belleza de los cuadros.
Escucha el clavecín mientras tu pluma
persigue en la escritura algún sosiego.




3 comentarios:

V.T. dijo...

Esto sí es escribir.

Ricardo Lamelas Frías dijo...

Hermosa sencillez del clavecín. Me hen gustado estos leves apuntes de sabiduría

Manuel Marcos dijo...

Excelentes poemas. Maravillosa claridad que golpea primero y da dos veces.

Salud