domingo, 11 de marzo de 2012

MARÍA BLÁZQUEZ ALONSO














Mencionada por:
Francisco Javier Silva.

Menciona a:
José Manuel Vivas.
Trinidad Ródenas.
Irene Sánchez.
Faustino Lobato.
Carmen Merino.
Ana Mª Castillo.
Mamen Alegre.
Milagrosa Ortega.



Bio-bibliografía

Nací en Badajoz en 1.974. Estoy finalizando la Licenciatura en Derecho y curso estudios de Grado en Lengua y Literatura Española. Participo en tertulias literarias, recitales de poesía y soy miembro de la Tertulia de escritores “Página 72” de Badajoz. Tengo publicaciones en diversas colecciones de poesía y cuento, y en libros conmemorativos de los certamenes en los que he sido galardonada. He publicado en solitario el libro de relatos “Crónicas de La Gárgola Almada” (Ediciones Oblicuas, 2.011), finalista en el premio de narrativa “Narrativas Oblicuas” 2.010.



Poética

La poesía está omnipresente para todo aquel que ha hecho de ella su manera de mirar el mundo, de expresar sus sentimientos y emociones; el que desnuda la realidad a lo esencial unas veces, y otras, la cubre de ornato para realzar lo que parece simple o intrascendente.
La poesía es una forma de vida que no se elige, como la fe. Se puede buscar, pero es ella la que decide a quien ofrecerse; es ella quien nos posee.



Poemas



DONDE TU TRIGO


He imaginado tu cabeza de trigo recostada en el sillón,
tu respiración pausada traspasando su relleno
hasta llegar a su esqueleto dormido,
mientras dispersabas el oxígeno caliente, a ráfagas,
por los entresijos de su alma servil.
Tus párpados cerrados se pegaban al terciopelo
que te doblaba las pestañas como a lanzas vencidas
-orgullosas centinelas de tus ojos durante la vigilia-,
y tus labios reservados a un dominio
se entregaban al abrazo de las horas.
Tu cuerpo con el sillón hacía cuerpo perfecto,
anegado por la paz de tu sin par nocturno compañero
que recoge, eterno, tu cansada anatomía,
donde tú te viertes y bate el tiempo tu pecho.

He recostado mi cabeza en el sillón y lo he imaginado,
y he respirado, con mi boca pegada a él,
el aliento almacenado de tus pulmones;
mi cara pegada, muy pegada al terciopelo,
se afana en encontrar tus pensamientos destilados en la noche,
y mis párpados, dando cabezadas,
aleteaban en insomnio creativo,
mientras yo buscaba partículas derramadas por ti
para atraerlas hacia mi nariz y mis labios.
Y así, evocando tu sueño, me dormí donde tu trigo.




BRAZOS Y ALAS

Mis alas,
meciendo el aire
en compás binario,
plumas blancas melódicas.

Tu abrazo,
promesa inquietante
que envuelve, noble,
el corazón y el fruto.

Cuando las alas abrazan
los brazos vuelan;
las alas se abaten
para ser abrazadas,
se pliegan,
se rinden para ser envueltas.

Brazos y alas
se encuentran
allí en lo alto,
arriba y dentro,
muy dentro,
donde existe el abrazo.




DE LA TORMENTA

Llévese usted,
de los cristales de la tormenta,
el rayo en sus ojos.
Lo tiene ya, escondido en sus pupilas.

Tráigame el rojo de la amapola
que lleva también en su verbo,
despertar de la noche rellena de día.

Como una plaza otrora inaccesible,
la vida es atacada y conquistada.

5 comentarios:

antonio molina medina dijo...

Qué hermoso poema, lleno de cortezas de arboles rodeados de trigales. Tu si entiendes al campesino que, cansado de caminar por las aceras no encuentra un pecho en que apoyarse, ni unos ojos que desprendan luz divina, junto a unos labios que aparezca sin recato la palabra amor que proceda del corazón. Esa es la vida y los trigales serán cosechados con premura y acierto sabiendo que al llegar la noche encuentras unas manos que acariciar, y unos ojos donde mirarte y calentar tu corazón junto a sus brasas.
Un abrazo
antonio

María Blázquez dijo...

Muchas gracias Antonio, tu comentario es pura poesía.

Un abrazo.

antonio molina medina dijo...

VOLAR
Halas que trasporta los sueños de mi cuerpo
Con sus melodías que abrazan los suspiros
Que salpican como gotas radiantes desde el corazón
Donde brota el abrazo, la plegaria fortuita
Que alimenta mi cuerpo, listo pata volar
Desplegado su abanico que sustenta mi alma.

Me encanta tu forma de escribir, hace posible implicarse en los versos y darles esta humilde respuesta, porque me lo pide el corazón sin pasar por mi cerebro.
Gracias
Un abrazo
antonio

antonio molina medina dijo...

SUAVE TORMENTA
Tu sincera mirada es la tormenta que
me atrapa en la dehesa.
Resguardado entre tus ojos trasparente cristal
que los defiende
Rebusco las amapolas que surcan de ellos
Como un juglar pregonando tu nombre
por las plazas de pueblo
Sin desear despertar de los sueños,
que mi corazón sostiene.
antonio

Gracias por tu forma de escribir los versos nos implicas a seguirte y acompañarte entre sus ringlones llenos de sustancias que los hacen nuestros.
un abrazo

María Blázquez dijo...

Gracias y gracias Antonio, poeta entrañable y cálido eres tú.

Un abrazo.