sábado, 24 de diciembre de 2011

FEDERICO GALLEGO RIPOLL



















Mencionado por:
Francisco Caro
María Antonia Ricas
Marian Raméntol Serratosa
Pedro A. González Moreno
Teo Serna
Gloria Bosch Maza
Mari Cruz Agüera
Diana Rodrigo Ruiz

Menciona a:
Chema Prieto
José del Saz Orozco
Juan Carlos Valera
Mª José Maeso
Manuel Moreno Díaz


Bio-bibliografía

Nació en Manzanares (La Mancha), en 1953. Ha publicado: Poemas del Condottiero, Rialp, 1981; Libro de las metamorfosis, B.A.M., 1985; Crimen pasional en la plaza roja (accésit del premio “Adonáis”), Rialp, 1986; Escrito en No (premio “Castilla-La Mancha”), Junta de Comunidades, 1986; Caín, Ed. Libertarias, 1990; Tarot, Ed. Libertarias, 1991; Tratado de Arquitectura, B.A.M., 1991; Ciudad con puerto (premio “Barcarola”), Albacete, 2001; La Sal (premio “Feria del Libro de Madrid”), Endymion, 2001; Para entrar en la nieve, Inst. Cult. El Brocense, 2002; Quién, la realidad (premio “Jaén”), Hiperión, 2002; La torre incierta (premio “San Juan de la Cruz”), Rialp, 2004; Mal de piedra, El Toro de Barro, 2005; Cantos prófugos (premio “Ciudad de Irún”), Fundación Kutxa, 2006; Los poetas invisibles (y otros poemas) (premio “Emilio Alarcos”), Visor, 2007; Un lugar donde esperarte, Antología 1981-2007, B.A.M., 2008, Dentro del día, acaso (premio “Ciudad de Badajoz”), Algaida, 2011, y Cuaderno de Valdepeñas, Grupo A-7, 2011.


A modo de poética (o casi)

A
Descalzo mi mirada para leer tu nombre. / Descalzo mi memoria para pensar tu nombre. / Descalzo mi palabra para decir tu nombre. // Tú, que no tienes nombre. // Sin tu nombre te nombro. / Te nombro / para oírme existir mientras te nombro.

B
Hoy he aprendido a olvidar una palabra. / Hoy he iniciado mi camino de vuelta. // Ninguna muerte sobrevive a la esperanza. // (Aunque sea demasiado tarde / nunca es demasiado tarde.)

y C
Hay que escribir sobre los muros. / Hay que llenar los muros de palabras. // Aunque el mazo derruya sus cimientos, / aunque no más que el polvo permanezca, / ojos leerán el polvo, / dedos leerán el polvo. // Hay que escribir sobre los muros. Las palabras / duran más que la piedra. Aunque fusilen / los signos, su hueco permanece. / Y ningún hueco calla.


Poemas

(Alguien parte al exilio)


Alguien parte al exilio.

Y no sé si soy yo
el hombre que se va
o el país que se queda.

(De Caín)









(Son los pájaros quienes alzan...)

Son los pájaros quienes alzan el día para el ciego.
Se oye la luz colgada de los árboles
y un trasiego de sangre acelerada que acumula en los tímpanos
los latidos hurtados a la noche.

Amanece.

Tibias gotas de azul salpican de mañana
el parabrisas de los coches.
Alguien, equivocado,
ha abierto su paraguas creyéndose que llueve.





(¿Quién es esta ciudad?)

¿Quién es esta ciudad?
¿Quién soy esta ciudad?
Habito forastero.
Me habitas forastero,
siempre dispuesto el equipaje,
siempre un pie en el andén
y el inventario hecho,
siempre franca
la posibilidad de pérdida, de huida.

Soy rico.
Cada vez tengo menos cosas.

(De Ciudad con puerto)









Recuento

El viento esparce mis cenizas.
Equidisto de todas las fronteras.

Debiera ser feliz

pues he llegado a todos los lugares
y ningún enemigo celebra mi partida.





Mudanza

En cuál de las cien cajas estará el corazón.

(De Quién, la realidad)









Estela

Pudo ser agua.
Quiso ser vaso.
Sólo fue sed.

(De Mal de piedra)

4 comentarios:

BaBel dijo...

el primero :)

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Tremendísimo poeta al que le profeso especial cariño, un gustazo siempre poder acercarnos a su universo.

Marian Raméntol

fcaro dijo...

Gracias por venir, Federico. Tu poesía es buen lugar para el exilio.

Paco.

Juan María Jiménez López dijo...

Me entusiasmó leerlos y aún más sentirlos.