miércoles, 8 de junio de 2011

GIOVANNI COLLAZOS CARRASCO












Mencionado por:
Carmen Garrido Ortiz
Annabel Martínez Zamora
Jorge Segarra


Menciona a:
Giusseppe Domínguez
Batania
Carmen Garrido Ortiz
Raúl Campoy Guillen
Ana Gorría
Óscar Pirot
Bárbara Butragueño
Andrés González Andino
Álvaro Guijarro
Jorge Serrano Pinto
Chema Vega
Carlos Ramírez Vuelvas
Gsús Bonilla
Gabriel Maciel
Jorge Segarra
Bibiana Poveda
Clarisa Vitantonio
Ana Pérez Cañamares
Jorge Riechmann
Annabel Martínez Zamora
Omar Pimienta
Verónica Delgado Mayordomo


Bio-bibliografía

Giovanni Collazos Carrasco, nació en Lima-Perú el 24 de octubre de 1977. Actualmente lleva residiendo en Madrid desde hace más de 11 años. Se tomó en serio la escritura cuando empezó a asistir a mediados del 2004, a los talleres de poesía y creatividad de la asociación cultural Clave 53 de Madrid, dirigido por el poeta y performance Giuseppe Domínguez. En la actualidad sigue su andadura poética de manera autodidacta. Ha publicado poemas en dos libros de antologías poéticas en el 2009 en Madrid y ha colaborado con diversas revistas literarias en ediciones digitales e impresas, en España, Perú y Chile. Ha escrito el poemario "El hombre cuneiforme" que aun mantiene inédito. Actualmente escribe de forma habitual en su blog de poesía "El Plebeyo" http://gio-collazosc.blogspot.com/





Poética


No hay poética fija, porque es una búsqueda constante. Descubrimiento permanente. Mestizando el lenguaje. Sin domesticar el impulso. Confiando en el instinto. Conflicto. Contradicción. Hacer de la poesía tu país sin frontera alguna. Mirarse dentro y verse fuera. No caer en la indiferencia hacía el otro. Amar a pesar de todas las cosas. No dejar de sentir pasión. Sin pasión, la poesía se muere.




Poemas


Utilidad poética


La verdad es que la vida no es absoluta
se extiende tajante por los símbolos de la muerte

la enfermedad del hambre,
la miseria de la ignorancia,
se suscriben apegadas a las costillas de la realidad

si sirviera la poesía para aliviar y aplacar faunos
los jacos galoparían entre bosques de niños
y éstos olvidarían los cactus del cuerpo

el crujir de los huesos y el trinar del estómago
son campanas de mediodías,
son candores insultantes
al desolado aliento sintético
que ahonda en el bronquio

mientras el peso de la espada
ya no corta naranjos
la opulencia de los olivos
va acabando con los sapos que alimentan los versos.

(del poemario ¨El hombre cuneiforme¨)



12 de octubre

Ellos descubrieron un continente
sangrando la tierra
y se vistieron de oro,
nosotros nos desvestimos de España
agravando la lengua,
mestizando el aire
y tejiendo los panes
que crujen de frío.

(del poemario ¨El hombre cuneiforme¨)





Las lúcumas

Las lúcumas siempre brotaban de tus costillas
cuando gota a gota traspasaba los límites de las ramas
abreviando la sed que se injertaba en mi pecho

masticaba lumbre, con el sabor del filamento aldeano
con la vibración silente de tu hierro.

Un yaraví salía de tus ojos
con la fruta cayendo en los ponientes
para ser devorada con el soplo de las espadas
que siempre bordeaba tus huesos.

Y yo, cretinamente, siempre trepando el árbol
como niño hambriento,
con el estambre de la piel
que rasgaba el amor
con que nos tonsurábamos el cuerpo.

(de un nuevo poemario aun en construcción)