jueves, 23 de junio de 2011

ANTONIA ÁLVAREZ

















Mencionada por:

Vicente Martín Martín



Menciona a:

Francisco Álvarez Velasco

Luis Alberto de Cuenca

Francisco Caro

Alejandro López Andrada

María Granata

Juan Ramón Barat

Mª Jesús Rodríguez

Javier Lasheras

María Rosal

Rosa Romojaro

Antonio Carvajal

Juan Carlos Mestre

Antonio Colinas

Vicente Martín

Pilar Blanco






Bio-bibliografía


Antonia Álvarez Álvarez nació en Pinos (Babia, León), y pasó su infancia en Rabanal de Luna, pueblo próximo al anterior. Es licenciada en Filología Románica por Salamanca y Oviedo. En la actualidad reside en Gijón. En los últimos años ha obtenido, entre otros, el Primer Premio del I Certamen “Poemas sin rostro", Accésit del XXII Certamen Internacional “Jara Carrillo” de Poesía, XIV Premio Internacional de Poesía “Antonio Alcalá Venceslada”, XXXVI Premio “Pastora Marcela”, X Premio “Flor de Jara” de la Excma. Diputación de Cáceres – Institución Cultural El Brocense, VII Certamen de Poesía Iberoamericana “Víctor Jara”, Mención Especial de los IX Premios de la Crítica de Asturias, X Premio Internacional “Artífice”, XI Premio Internacional de Poesía “Paul Beckett” , XIX Premio “Poeta Mario López”. Es miembro de la AEA (Asociación de Escritores de Asturias).
Tiene siete poemarios publicados: La mirada del aire, 2006; El color de las horas, 2006; Otoño, 2007; La raíz de la luz (Premio Flor de Jara y Mención Especial de los IX Premios de la Crítica de Asturias), 2007; A pesar de las sombras, 2008; Almas, 2010; Recuerda, corazón, 2010. Poemas suyos figuran en revistas y antologías.





Poética


Cuando el verso brotó de la palabra,

se vistieron a un tiempo

las ideas y el mundo,

y el llanto se hizo música.




Poemas



NOCHE DERROTADA


Le soleil du matin doucement chauffe et dore
Les seigles et les blés tout humides encore,
VERLAINE



Qué lejos va la sombra a cobijarse,

más allá de la luna,

en el pozo del mundo.

Por senderos nocturnos va dejando

su lentísimo tiemblo silencioso,

la oscurecida eslora de su beso.

Como mar que muriera

entre los brazos pálidos del alba,

va dejando el aliento

sobre la luz incierta que la toca.



Náyade de la nada, duermevela

donde desanda el alma los olvidos.


De “La raíz de la luz







FLORECERÁ


Vienen las sombras arrastrando nubes

de ingrávida tristeza,

y son las horas áridos parajes,

secos como las manos de la tierra.

Se mueren los relojes, desgajados

del sueño estéril de su voz de arena.

Llega el ocaso. Y al cerrar la herida

en que los días sangran y se inventan,

tu inmóvil rostro soñará ternuras

de renovadas, claras primaveras.

Ay..., qué palor de luna

arropará los fríos de las hojas secas:

el aire de la noche

las cubrirá de besos, y en las sendas

abiertas por tus pies, habrá zorzales

y brezos y ginestas.



Florecerá un silencio de tus labios

y habrá retoños en las ramas viejas.


De “El color de las horas






CERTIDUMBRE


Allá abajo.

Bajo la noche breve, de tan ancha,

tus avarientas manos.

Tres palomas

tras los ardidos mundos del deseo.

Allá, fuego.

Qué fuego, con qué llama

iba enlabiando voz el infinito.

Allá, vida

que viene así, volando

como un ave de luz, hacia mi beso.

Qué vida en fuego,

con qué ansia

más el vivir de ti,

de tu silencio,

entre tu corazón siempre cimbrado.


De “Almas

1 comentario:

fcaro dijo...

Que alegría Toñi, verte por aqui. Gracias por tus poemas. Y por como vienes con ellos.

Paco Caro