domingo, 22 de mayo de 2011

JOSÉ ALBERTO ARIAS PEREIRA
















Mencionado por:
Cristina Castro Moral

Menciona a:
Ana Toledano
Jesús R. Peinado
Cristian Alcaraz
Ana Castro
Cristina Castro Moral
Elena Mateos
Pablo García Casado
Mario Cuenca Sandoval
Luis García Montero






Bio-bibliografía

Jose Alberto Arias Pereira (Bélmez de la Moraleda, 1987), es licenciado en Traducción de inglés y francés en la Universidad de Granada, ciudad de adopción. Ganador del certamen Desencaja 09 Narrativa con su novela La traición de Wendy (Berenice, 2010). Desde 2007 colabora con la revista de cine www.cinempatia.com como crítico y redactor. Es miembro de Nocte y del equipo de redacción de la revista cultural La Cuerva. Ha sido incluido en la antología poética Y para qué más poetas. Herederos y precursores (Eppur, 2010) y la antología de cuentos Taberna espectral (23 escalones, 2010). Colabora habitualmente con publicaciones en Internet y prepara su segunda novela.
Blog: http://brianedwardhyde.blogspot.com/











Poética

I

Sin cobertura.
Sin país al que culpar de mis fracasos.
Sin medallas no ganadas.
Sin deseos exiguos.
Carpe noctem.




II

El lugar y el momento idóneos

Observo y dejo pasar los días
y dejo pasar la gente; no intervengo.
Los años son úlceras que me impiden crecer
o ser bueno.
Hubo un tiempo (como en los cuentos: no muy lejano)
en que tenía grandes esperanzas y libros mohosos.
Era bueno.
Ahora observo. Sólo observo. Solo, observo.
El mundo es un lugar equivocado para alguien
tan perdido.
Imagino una habitación poblada
por guitarras y velas encendidas. Es de noche;
nada entra, nada sale. Todo pasa.
Pasa el amor de largo, llama la muerte,
el miedo, el abandono, la nostalgia,
el humor, la soledad, las lágrimas.
Pasan tantas cosas.
Queda el pudor.

Eso: yo desnudo.






Poemas


CARTAS VORACES

Love is a losing game
Todo el amor no cabe en una chapa de Hello Kitty
ni en el primer beso de Mulder a Scully.
No cabe. Aprieta, se retuerce. Cruje.
Se solapa, pero no cabe.
Porque el amor es como un paciente anestesiado sobre una mesa.
Se derrama como el aceite sobre el vinagre
y lo impregna todo.
El amor por un sofá. Por un perro. Por un lunar.
Por una estrella. El amor por el color oliva.
Por la tinta. Por las mujeres. Y el vino.
Siempre el amor por el vino.
El amor como la cornada de un astado en el ruedo,
el amor como la mostaza a la salchicha;
como el último rectángulo de papel que se adhiere
al cono de cartón. Para cagar.
El amor como la melanina del albino.
Los albinos no aman a menudo.
Qué pena. Un día descifraré el amor.
Amor.
«Amor»
¿Amor?





A pelo/ Alopecia
Cuando entré en su vida
ya era tarde.
Había perdido el noventa por ciento
de sus capilares.
Dijo el cardiólogo dos palabras:
raro y grave.
Su sangre no quería salir del corazón,
por eso se habían quebrado las venillas.
El ungüento era caro y no garantizaba
que volviera a crecer el pelo.
Ingresó de urgencia en mi casa
que es el caos,
y entre latas y peluches
retumbó la habitación.
—Si muero…
Todos deberíamos besar para que nadie
acabara esa fra__


(de El abrazo del koala)