martes, 5 de abril de 2011

INMA PELEGRÍN


















Mencionada por:

Menciona a:
Katy Parra
Luís Muñoz
Ada Salas
Mª Jesús Caro Porlán
Isabel García Amador
Pedro Felipe Sánchez Granados
Ramona Molina Pinar
Joaquín R. Mateos
Ariadna G. García
Juan José Ceba
Reinaldos Jiménez
Enrique Gracia Trinidad
Gines Aniorte
Sebastian Mondéjar
Alex Díaz Pimienta
Javier Orrico

Breve biografía
Puse mis pies en la tierra el mismo año en que el hombre puso los suyos en la luna. Lo hice en Lorca y, aunque no me preguntaron para ello, si lo hubiesen hecho habría dicho que sí. Trabajo de lunes a viernes contando microbios, algunas tardes como consejera en mi consulta de psicología y, según se tercie el fin de semana, en la Casa Colorada, una casa de turismo rural. Mientras, veo crecer a tres niños y tres perros que, milagrosamente, comen casi todos los días y consiguen ser estupendos a pesar de mis cuidados. De vez en cuando viajo para comprobar que soy la misma aquí que allí. Aprovecho los semáforos en rojo para juntar palabras, unas con otras, y gracias a esa costumbre hay un par de libros que tienen mi nombre en la cubierta. Uno se llama Trapos Sucios y el otro Óxido. En este último, además de mi nombre, puede leerse Premio Gerardo Diego de Poesía.

Poética
Escribo poemas porque son cortos y siempre tengo prisa.

Poemas


PRIMERA ENSEÑANZA

El globo se dirige,
en su ascenso imparable,
camino al firmamento.
Como si adivinara el recorrido
se balancea, toma
recodos transparentes en el aire.
Arrastra tras de sí
la cuerda que lo uncía,
se aleja y disminuye
hasta hacerse invisible.
Su determinación no entiende de nostalgias.
En la esencia del helio sólo hay libertad.

Atrás quedó la feria con un niño
que, al volver la cabeza, recibió,
de su mano vacía,
la primera enseñanza.



CRACK

El vaso resbaló.
Quebró con su estallido
una conversación irrelevante
llenando de pedazos de cristal,
de ruido y de reproches la cocina.

Con el firme propósito
de eliminar los restos del naufragio,
meticulosamente,
barrimos y fregamos las baldosas.

A pesar de que es mucho
el tiempo transcurrido, desde entonces,
todavía me asombran las esquirlas
que, hirientes, en las suelas aparecen.
Acechan, contumaces, nuestros pies
ocultas bajo el zócalo.

Entre tanto, el rencor afila sus aristas.


ANTIMATERIA
Hay un vértigo oculto en cada átomo.
En la mínima parte de las cosas
se encuentra, pertinaz, la inconsistencia.
Unas cuantas partículas,
que giran incesantes alrededor de un punto,
dan como resultado
la aparente quietud de la sustancia.
Cuando en el interior de la molécula
y un ochenta y cinco por ciento en vacuidad,
la solidez es una presunción.
Tal vez sea la causa
por la que no podamos
tener una certeza o un principio al que asirnos:
saber que nuestros cuerpos,
lo que quisimos ser y lo que amamos,
la tierra que lo habrá de cubrir todo,
la materia de cuanto conocemos
está principalmente
compuesta por vacío.


De Óxido (ed. Pre-textos)

2 comentarios:

Latino-Poemas dijo...

Hola poeta, me gustaría invitarle a visitar el nuevo sitio de poesía www.latino-poemas.net

Ayúdanos a compartir sus poemas :)

Alejandro Lérida dijo...

Poesía sencilla, difícilmente sencilla. Poesía certera y delicada. Enhorabuena, poeta. Es todo un logro en los tiempos que corre, que son los de siempre.

Me haré con tus libros. Eso es seguro.

Un abrazo.