sábado, 12 de febrero de 2011

ERNESTO CASTRO CÓRDOBA













Mencioando por:
Luna Miguel

Menciona a:
José Daniel García
Juan Andrés García Román
Alberto Santamaría
Julieta Valero
Oscar Curieses
Luna Miguel
David Leo García
Alvaro Guijarro
Marta Echaves




Bio-bibliografía

Ernesto Castro (1990) estudia Filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid. Critico literario en Quimera. Coordinador del festival internacional de intervención artística SOS 4.8. (Murcia, 2010). Crítico de arte contemporáneo, ha colaborado en Cuadernos del IVAM y Revista de Occidente y elaborado textos para diferentes catálogos. Es autor de un poemario inédito titulado El trato, y coautor de un libro de paranoia crítica y pornografía de segundo grado Bizarro (Delirio, 2010), una recopilación de textos del blog: http://contuberniocanibal.blogspot.com/. Mantiene un blog personal de crítica, filosofía y traducción: http://de-nota.blogspot.com/




Poética

“Mi vida se basa en darme por satisfecho con muchas cosas.” (L. Wittgenstein: Sobre la certeza, 344)




Poemas

Principios

Amar la distancia,
decir la verdad
y prenderse fuego.

Será como viajar a otro país
con cara de loco.
Encontrar una foto. Será
como ser fiel y solo fiel
a no ser reconocido
más acá de la frontera.
Más acá. Ya sabes aquello: como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo
.
El espacio que nombras yo nunca lo guardé en mi memoria.

Las imágenes pasan y pasan
sin pensárselo demasiado.


***

Sin título

Quién quién quién
supo lloverse a sí mismo entero
nunca se tradujo/ agita pero no mueve
árboles sin espera Quién grita
Quién ha hecho de la lengua su edificio
Quién escucha para quien nadie grita
Quién acabará este poema Quién
si yo ahora muero en un verso
que ya era mío Quién
sabrá enseñarte que—


***

Juegos de mesa
Bagatela para percusión. Decrescendo.

Sólo había un comodín. Lucy había quemado un comodín. Miré el que quedaba: un bufón guiñando un ojo al sacarse un as de corazones de la manga.
(Kjell Askildsen)


Me falta una de más en es-
padas de corazones Me falta
un ademán un tanto mas serio
Un además De mi mismo Una
autoridad sin reflejo Me falta
una solitaria solemne y serena
herida (de haber atravesado el fuego)

No hay comentarios: