miércoles, 29 de diciembre de 2010

JUAN JOSÉ CASTRO MARTÍN
















Mencionado por:
Juan Carlos Friebe
José Cabrera Martos
Juan Peregrina
Pablo Acevedo
Fernando Soriano Bensusan

Menciona a:
Antonio Carvajal
José Cabrera Martos
Alberto Maqueda
Francisco Rojas Santos
Rafael Juárez
Ramón Repiso
Luis Javier Moreno
Juan Carlos Friebe
José Gutiérrez





Bio-bibliografía

JUAN JOSÉ CASTRO MARTÍN (Motril, Granada, 1977) es licenciado en Filología Hispánica y licenciado en Teoría de la Literatura por la Universidad de Granada. Actualmente ejerce la docencia en Enseñanza Secundaria. Como autor ha publicado No cesa el tiempo, VII Premio Genil de Literatura, 2002, Deriva de las islas, XXII Premio andaluz de poesía “Villa de Peligros”, 2007, y Margen de lo invisible, premio Florentino Pérez-Embid del año 2010.



Poemas

Todos los textos han sido extraídos del libro “Margen de lo invisible”.

***

Irremediablemente,
sucede que se torna cruel el peso
del pájaro en la rama cuando
la luz prende en las hojas su canción de exterminio.
Desnudos o encendidos en los árboles
los días se desangran.
De qué manera tan callada extiende
su soledad la lluvia,
irremediablemente.
Acostumbra a estrecharse en la sequía
mi voz con cicatrices.
Memoria de los ríos esta savia
que en lo cerrado fluye y nunca cesa.
Hoy no sé mudo cauce si la nube
ha de ser sed o llanto.


***

TESTIMONIO DE HERMANN HESSE, LIBRERO EN “J. J. HECKENHAUER”, TÜBINGEN
No los dormidos árboles,
mi alma fue la que cambió sus hojas
en el invierno de mi voz perdida
entre los muros y el suicidio,
entre el claustro y la furia.
Leí en la lentitud de su primera nieve
la vagabunda luz de las estepas
huyendo por las páginas del mundo.
Aguardando su aullido, se sucedieron enfermizas
estaciones y turbios signos arrancados a los tabiques
del cuarto mientras esperaba que aparecieran grietas.
Nada hubo para mí en los inmóviles recintos
de los dogmas y el orden salvo
la sospecha de tener que descubrir las rosas bajo el hielo.

Aquí, entre los estantes y los libros
a comprender comienzo
que otros eran mis dioses,
menos antiguos, más desesperados.
Con más ímpetu puede oírse ahora
desconsolado el grito de la estepa llamándome
con su timbre de lobo solitario
por el gélido margen de la vida tratando
de separar de mí a éste que ya no soy,
arrojado cadáver sobre un cuerpo.

Tras las estanterías merodea,
sigue mi rastro, husmea mis dudas
como carroña abandonada en lo profundo de los bosques.
Me va cercando pero aún no ataca; me fatiga
por mi desasosiego.
______________ Nuevamente
nieva. Todo detiene su congoja y se calma.
No existe más retorno que el silencio, el arduo
viaje de las palabras al vacío,
persecución que sólo ensancha mi desierto.
Mi senda no termina sino donde mi aullido llega.


***

DAS ULMER MÜNSTER

IBajo la niebla los tranvías trazan
la sombría estrategia de lo ausente,
la demora de los nombres y lugares,
los árboles que son tan sólo sueño.
Diciembre encierra la ciudad al fondo
de los escasos transeúntes
que por las calles húmedas resbalan
hacia el breve artificio de la aurora
interna y no visible (rubios campos del trigo).

Sobre la plaza el agua es una fuerza
capaz de destruirnos.
Deformes centinelas gimiendo por la lluvia,
las gárgolas del Münster siempre supieron del dolor.
Después de siglos siguen arrojando
en un perpetuo espasmo la materia
incesante del tiempo.

El campanario es un temblor que el alma
se empeña en resonar por encima de los tejados
de casas doblemente antiguas
al verse en el Danubio, ser y pasar dos veces.
La catedral embosca su tiniebla,
se hace la piedra signo, mientras vamos
dejando atrás el Rathaus y una incierta fatiga
nos vulnera al mirar las altas torres.

En el pórtico un Hombre se hurga el dorso
de las manos y sonríe. Adentro del recinto
otro cuenta las flechas indolentes clavadas en su carne.
Pareciera que sólo los ángeles sufrieran
el vértigo terrible con sus alas
abiertas expulsando a la serpiente.
¿Serán también infatigables
viajeros del invierno sin otro paraíso
que el de lo azul desesperado?
Será por ellos que escalamos piedra,
y cielo para hacer nacer la luz.



II

Sube hasta ti. Difícil ha de ser la ascensión
ahora que preguntas hasta dónde
la materia persiste.


______________Llega arriba,
eleva por encima del latido
la arquitectura de las vértebras,
su resonante murmurar de escala.
Cada peldaño asciende a ti, se estrechan
nervios, ojivas, muros hasta hacerse
aventura del aire, dura transparencia.
La torre como un grito en su vuelo incontenible
dilatará en la piedra los espacios, la carne sobre el fémur.
Te faltará el resuello.

_______________Tu agonía
será el término para el salto. Acaba.
Deja la gravidez del alma.

____________________Afila
el terrible metal de su sonido,
has cruzado el umbral del cuerpo.
Clama, clama.

__________Sólo la luz ya te sostiene.


***


Te voy buscando,
con la furiosa música arrancada
de las cosas te busco,
salvaje melodía, por su sonido estrecho.
Detrás de ti, descalzo y fugitivo,
irá mi huella errante mas despierta
donde la sombra inicia su fisura.
En este grito inerte,
en la desesperada persecución de tu frontera,
en la herida que ha ido abriéndose
en las palabras,
ajeno te seguí al doler del mundo.
He aprendido a dormir en su letargo
la hojarasca del alma, su rüido
de lluvia que dejó mi cuerpo sordo,
implacable su deuda, cuanto calla.


***

Inscritos en la niebla del lenguaje
como en esa cesura de las horas
respiramos. Perdura la implacable certeza
de ser si las palabras, roto soplo
entre los huesos, se consumen.
Sin nada más que un vaho azul
alzado en los pulmones contra el mundo,
no he dejado de ser el sonido y el llanto.

domingo, 26 de diciembre de 2010

CRISTINA CASTRO MORAL






























Mencionada por:
Sergio Espinosa
Elena Mateos
José Alberto Arias Pereira

Menciono a:
Juan Gelman
Aurora Luque
Sergio Espinosa
David Leo García
Silvia Guerrero Rosa
Ana Castro
Cristian Alcaraz
José Alberto Arias Pereira
Eduardo Aceituno
Elena Mateos
Francisco Morales Lomas
Raúl Díaz Rosales
Javier Guzmán Romero


Bio-bibliografía

Nace en Málaga en 1989. Estudia guitarra clásica y diseño en Sevilla, aunque ahora mismo lo hace en Dinamarca ya que nunca ha visto nevar. Se inicia en el mundo de la literatura gracias a las aventuras del pollito Pío, aunque actualmente se decanta por los versos de Gelman, Pizarnik y cualquiera lo suficientemente indecente como para sonrojar a las viejecitas respetables. Ha ganado algún concurso, ha publicado algún poemario, ha leído en algún recital… Pertenece hasta la médula a la generación Mollina de escritores noveles y colabora siempre que puede en la revista “La Cuerva”, descendiente directa de este colectivo. Desde hace 5 años alimenta un blog de manera irregular, tanto en calidad como en ritmo.

http://sombrasblancas.blogspot.com/



Poemas


Un perro andaluz

Tu cuerpecito de aceite me llena la boca
mi boca sobre bajo tras la tuya
de enredos camaleónicos.
Me rompes la cáscara cada vez que vengo a verte
me salen fantasmas jóvenes de los ojos
y tú los atiendes como si fueran invitados tuyos.
Te han enviado con una bofetada
a sacarme del ayer con la mano abierta
a arrancarme a tiras el silencio mío
y plantarme el silencio de los dos.





Arrúgame

a ratos te veo al borde del abismo
recibiendo los vientos de la hora más negra
recuerdo el acabado mate del silencio
una vez se durmió un cuervo sobre tu hombro
gáname la batalla de la saliva
aún así no sabrás por qué lo hacemos habitable
mírame
estoy acampando en el hueco de tus manos





Renacimiento

Cobraba más humo aquella luna
que las mil cámaras muertas de la espera
yo sin vaho ni misterio
yo indiferencia motriz
difunto yo sin alas ni pecho ni fantasma
sin compartir las colillas resabiadas
gruesos islotes con resina
para cada despertar de resaca
y he aquí que sobrevivió la polilla más grande
la más definitiva venus
para ver el final de los tiempos
el que tocaba hoy en la mañana
queda aún la eónica mirada absorta del pecho
pues las rosas más sucias tienen aún
interés servido a sus primeros dibujantes
tiras de espectro en almíbar
contra más de un mandato iracundo
surgieron a borbotones de cada oreja
de la muchedumbre
retomando con más furia
el espejo que la grava
y el crescendo eterno de las bocas abiertas
del grito desgarrado sin motivo aparente
el de los teatros y los mercados
y el cielo hecho pedazos por la prisa del vibrato
por querer escapar todos los ángeles
al mismo tiempo arrollándose
cataclismo de cataclismos
la tragedia mayúscula de la que hablaba el fuego
añicos sobre el mundo
y cristales azules debajo de todas las lenguas
¿Y luego? Sólo un niño
vestido de túnicas robadas al vuelo
tocaba la guitarra
con los rizos alambrados de su madre.

Brillaba en cada esquina una gota de sangre
derramada por temblor o descuido,
me guiaban el camino las vidas arrebatadas
de mis hermanos.
Te encontré a pesar de las auroras moribundas
amontonadas en cada embarcadero.

Escondidos bajo las ruinas
aprendimos a hilar caleidoscopios
y a emborrachar de sudor
a los pájaros que se acercaban.
El uno de las cinturas fue más grande
que todos los vacíos arrancados ansiados imaginados
que todos los estigmas del cielo
que todas las estrellas nacidas sin noticia.

Las curvas claras del cuerpo
bastaron al silencio para cobrar sus deudas:
lloró un árbol de niebla
al ver que cada beso era un astro
y cada caricia una pluma blanca y nueva.

jueves, 23 de diciembre de 2010

ISABEL IZQUIERDO



















Mencionada por:
Francisco J.Picón

Menciona a:
Ángel Gónzalez
Ana Muñoz
Begoña Abad
Belén Reyes
Clara Santafé
Cristina Peri Rosi
David Liquen
Eva Vaz
Gloria Fuertes
Héctor Viveros
Jorge Muñiz
José Luis Piquero
Roger Wolfe






Biografía



Dicen mis amigos que si alguien preguntara a Isabel Izquierdo en qué consiste el fenómeno de la escritura, quizá diera una respuesta semejante a la que dio Virginia Wolf: “¿Quién habla de escribir? El escritor no, lo que le preocupa a él es otra cosa”.
Nací en el Arrabal de Zaragoza y nadé en la radio contra corriente, aunque no sea un salmón; a los palacios subí y a los escenarios bajé sin ser Don Juan divulgando el verso y la risa.
Vivo en el Actur y uso, a veces, zapatos de tacón... Aunque a veces, no; me siento desfallecer si oigo hablar de alguna enfermedad... Aunque a veces no; y no desayuno café con leche, sino Colacao. Dicen que me doy cuenta de las cosas un buen rato antes que tú... Aunque a veces no.
Amo los objetos pequeños que ocupan el tambor. Y cuando ambas, dueña y yo, caminamos juntas, el corazón suena mejor o tal vez no.

Mi blog: http://elhuesodelacereza.blogspot.com/




DOS MIL CINCO
Para que puedas comer me he desgarrado parte de la espalda y el muslo derecho, me parece justo, si me llenas cada día tendremos que alimentar
el programa locomotor.
Por soledad te echas a otra aorta, por miedo, a cualquier hígado.
Y en este siempre inconcluso periodo de evolución
más animal que ayer y menos bestia que mañana.
Para que no te canses de venir he depurado mi agonía hasta esa nota aguda
y asfixiante que tanto te emociona.
Para que puedas beber he arrancado los geranios de la barriga, ya estoy calva, sin hiedras para que tu cabeza de vaca no se enrede.
Por amor uno se da más puntadas que el doctor Frankenstein

Corrupta y salvaje, hasta mañana.
A lo Mary Shelley
_____________Tu amante.






***

Dibujó un arcoíris en mi cadera derecha, cruzaba de lado a lado, terminaba entre mis piernas
De mi pubis nacía el rojo, el azul y un violeta intenso .Humedeció el glande, me dije: SI sabe.
Me marché con él, un ladrón de museos, vestíamos de negro y follábamos en las azoteas, hasta q sonó el teléfono, era mi cuñada invitándonos a comer.


***

Nadie me sacó a bailar.
Cuando me quité la piel vi que ponía, a modo de inocentada: No bailo.
Uno no se prepara para que no suene el teléfono,
ni para no reconocerse en los espejos, uno confía
en despertarse de día y que el periódico esté en el kiosco
y su nombre en la boca amada.
Bordo ahora el papel para embellecer lo que nada tuvo de bello
Ni borracheras noveladas, ni lánguidas flores en horas impares.
Solo un pijama tras otro que terminaron oliendo igual
que los sobacos de las madres pobres a final de mes, cargadas
con tres bolsas, en el bus 36 allá por el 74

lunes, 20 de diciembre de 2010

FERNANDO SÁNCHEZ MAYO
















Mencionado por:
Pilar Sanabria
Manuel Gahete
Rafaela Hames
Rafaela Sánchez Cano
José Cañuelo
Antonio Flores Herrera

Menciona a:
Pilar Sanabria
Manuel Gahete
Josefa Parra
José Luis Rey
Balbina Prior
Juan Antonio Bernier
Juan Antonio González Iglesias
Pablo García Baena
J. M. Caballero Bonald
Manuel Vilas
Ángel González
José Cañuelo
Enrique Pleguezuelo


Bio-bibliografía

Fernando Sánchez Mayo nace en Córdoba en 1956. Es licenciado en Filosofía y Letras en la especialidad de Filología Inglesa.
Ha colaborado en una docena de antologías, en numerosas revistas y encuentros poéticos. Sus guiones cortos Los Niños de Lorca y La Cajita de Enea fueron premiados por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Es coautor del libro Poetas Docentes en el Aula (Miradas poéticas sobre textos del 27) publicado por la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Córdoba. Ha participado en el festival poético Cosmopoética en la ciudad de Córdoba. Pertenece al grupo poético Colectivo 3.
Publicaciones:
- Acrotera Etrusca. ( Plaquette en la col. Plata. Sociedad de Plateros). Córdoba 2006.
- El Alma en los Ojos. (Col. Ataurique ) Córdoba 2007
- Poemas para un Instante. (100 Haikus para entretenerse ) en la col. “Versos del Sol” Córdoba 2008. / La editorial Depapel ha publicado una segunda edición de esta obra. 2010.
- Mácula Lútea. (Papeles de Le Rumeur Ediciones) Peñarroya-Pueblonuevo 2009
- Tácticas interiores (Colección Manantial) del aula de poesía del Exmo. Ayuntamiento de Priego de Córdoba) 2011

http://www.fernandosanchezmayo.com/
http://paraninfopoeticodefernandosanchezmayo.blogspot.com/




Poética

…Por eso, la escritura poética es el recurso que todo poeta emplea para materializar la nada que nos abruma y nos sobrecoge. La poesía en general o el poema en particular es el resultado de un acto mágico que se ha llevado a cabo a solas en un sortilegio de excitación divina con el único afán de inventar y dar forma a lo que no somos capaces de explicarnos desde el vivo y apasionado mutismo interior.
Todo acto creativo se transmuta con la energía creadora y se transforma en otra cosa diferente, nueva, que nos da la pauta verbal, conceptual o física de lo que estábamos buscando. En el caso de la poesía esta transmutación aflora llena de ideas y pensamientos de todos los calificativos posibles: desde la belleza al vigor desde la verdad a la ironía, pasando por el dolor, la reivindicación o el desprecio, pues nace de la nada para llenar un vacío. Y luego se queda ahí como una piedra preciosa que nos recuerda de dónde viene y por qué, y que nos ayuda con su influencia a generar otras nuevas piedras preciosas que nos salven, porque esa es la misión de la poesía: la salvación.

Poemas



EN EL ESPEJO

Me preguntas con el gesto altivo y contrariado
por qué me miro al espejo, por qué me detengo
cada mañana en las leves fisuras del rostro
y me recreo en mi yo como un narciso efebo.
Me censuras con tu grave lengua enajenada
de serpiente que aún conserva el más sutil veneno,
si acaso me creo guapo a mi edad todavía,
si no me doy cuenta del exceso que cometo
al contemplarme así, en adoración absoluta.
Con sobria irónica solemnidad te contesto
como quien tiene ya bien meditado el asunto:
“Qué sería de mí si abandonara a mi espejo,
qué sería de mí si pasado el tiempo fiero,
me encontrara en cualquier viejo estanque o fútil luna
y no me reconociera”.
( del libro “El alma en los ojos” )



UNA RÁFAGA DE LUZ
El tiempo es una ráfaga de luz que se dispersa
hasta perderse en el oscuro interior de uno mismo.
Esa lenta, pero certera partida hacia la nada
quema la enérgica memoria y la salva del duelo.

Cuando el inesperado olvido llega,
sabes de su dulce clemencia y del don de la piedad.

Qué requisitos de privilegio pedirás hoy para ti
a las tres de la tarde,
sino morir en activo descuido
en la apacible siesta que te oprima para siempre
dentro del minúsculo zulo de tu triste melancolía.

La fingida muerte es quien más nos ama
y quien mejor nos besa el alma herida y derrotada.
Llega, aproxímate, abraza, lava, exonera el peso del día,
¡Oh, leve sueño, hazme tu prisionero libre una vez más!
( del libro “Mácula Lútea” )







EL CARACOL
El caracol aún no ha llegado
-como de costumbre-
y estamos hartos de tanto esperar.
Hay un olor intenso
derramado en cada uno de nosotros,
pero nadie sabe descifrar
qué esencia palpita
en el corazón de la esquina.
( del libro “Mácula Lútea” )

viernes, 17 de diciembre de 2010

MARÍA JOSÉ MURES




Mencionado por:

Menciona a:
Aimée G. Bolaños
Emilio Ballesteros
María Rosal Nadales
Juana Rosa Pita



Bio-bibliografía

Nace en Fernán Núñez, Córdoba, el 4 de abril de 1970. Es diplomada en Educación Especial por la Universidad de Córdoba y habilitada en Educación Infantil por la UNED. Es Máster en logopedia en Rehabilitación de los trastornos del lenguaje y el habla por la Universitat Politècnica de Catalunya. Fue directora adjunta de Revista de Feria de su localidad durante dos años y después formó parte del grupo de redacción. Sus versos aparecen en Revistas Literarias como Alhucema, Baquiana, Arique de Cuba, La pájara pinta, Caños Dorados, Pan de Trigo, y otras de soporte digital. Tiene publicados tres libros: Antes del Amor, Zahorí y Cambalache, este último prologado por Aimée G. Bolaños. Está incluida en la Antología de poetas de Fernán Núñez, 2006. Ha sido colaboradora en la edición del libro de Romances y canciones de Amor II, 2006, de la Diputación Provincial de Ciudad Real. En ese mismo año el Ateneo de Almagro la nombra Socia de Honor.
Fue merecedora del segundo Premio de Poesía en Alfafar, Valencia, con su poemario Zahira y en 2007 fue premiado su poemario Entre la espada y tú, amor en el V Concurso Nacional de Poesía “Caños Dorados”.



Poemas


Quiero amarte


Quiero amarte,
decir más es estropearlo
llegar a ti como tú imaginas.

Metida en mí
pero fuera de sí
así quiero amarte
con el gemido del más valiente.




Besos sueltos para un oído

Cae se deshace La belleza
nunca se pierde El silencio
no da tranquilidad hoy
Aguanto la cabeza con dolor
Es lo que no digo
el agua calentó mi piel y el silencio
continuaba su eco Nos vamos deshojando
nos vamos
perdiendo
poco a poco
ahogándonos
Cuando todo se agota y quedan vestigios
es la agonía un regalo
Los días como pétalos en mi mano están
qué hacer con tanta muerte…




Éxtasis mudo

En la noche me deshago
me vuelvo humana salvajemente
no sé qué azar reaparece
cuando sin buscarte llegas
justo en éxtasis mudo.
Es mía la mano de mi pecho
es mía la de mi sexo
es la fuerza que se inculca
y se encuentra en una espiral con sentido
destensando mis preocupaciones
y agotando todo en una tensión.
Tu mejilla en mi vientre cuando inspiras
y quedo sin aliento, desnuda.



Con tu mano

Lento pero no por el cansancio
O fue un sueño…
ser Venus en el país de Peter Pan
donde, de los sueños, volver no quiero,
estar contigo en todas las vidas
planeando en tu cuerpo
que sin batir las alas
me hace volar como ave.
Enredo con sentido de cuerpos
Hacia el vértice de tus muslos.
Y quedar así, con tu mano en mi pecho.




Godiva

I
Dos noches desnuda
una fantasía dos noches

la palabra sirve de llave
no hubo.
La caricia sirve de llave
hube de… hacerme círculo,
cual golpe de canto
en la piel del mar,
estelas excéntricas
eléctricas
me arroyo como río.

Melodía a medianoche
volumen elevado
a ritmo len- __________ to.

II
Quiero estar sola para estar contigo
para que este vacío seas tú
como Lady Godiva iría a tu encuentro
y en espejo galoparía sin fin.

III
No es mejor mi mano
que las hormigas trashumantes
que comen libido.

IV
Cuando vuelvas no me recuerdes que yo te amo.
No tiene sentido si no fuera sentido.



Principio sin Arquímedes

Dame una palabra
de apoyo y moveré la Tierra.
Dame ADN
y que se caiga el mundo.
Dame el rincón
donde tus piernas
apuntalan la noche.




Unión de latidos
Cuando los que aman se reúnen, la forma es otra.
Con el vino del amor, la ebriedad es otra.

RŪMĪ


Rompió el vino las copas
o mi copa
acercando nuestros labios
o mi labio
se aceleró la lenta caricia
o mi caricia
mi cómplice vino, llegó,
me hice crápula de ti
o de nadie,
unión de latidos.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

FERNANDO SARRÍA ABADÍA




















Mencionado por:
Francisco Picón
Ricardo Fernández Moyano
Ángel Sobreviela



Menciona a:
Paco Peko
Manuel Martínez Forega
Fernando Aínsa
Silvia Castro
Joaquín Sánchez Vallés
Verónica Victoria Romero Reyes
Carlos González Sanz
Emilio Quintanilla
Ángel Sobreviela
Ricardo Fernández Moyano
José Cercas



Bio-bibliografía

Fernando Sarría Abadía (Ejea de los Caballeros, 1957), ha publicado los libros de poemas El error de las hormigas (Eclipsados, 2008) y El Alhaquín (Acqua, 2009) –primer accésit en el Premio de Poesía Delegación del Gobierno 2008-. Ha sido incluido en las antologías “Versos sin bandera antología poética España – Colombia” (Tusitala, 2009) y “Poesía en la margen” (Certeza, 2009).
Ha colaborado en diversas revistas literarias y culturales:
El Cronista de la Red (http://www.aragoneria.com/cronista),
Yareah (http://www.yareah.com/magazine/index.php), Criaturas Saturnianas, Imán, Narrativas, Turia.
En su calidad actual de vocal de la Asociación Aragonesa de Escritores, coordina los ciclos Poesía para Perdidos (recitales de poesía y música).
Mantiene diversos blogs poéticos y literarios, entre los que destacan:
Fernando Sarría (http://fernandosarria.blogspot.com/),
Crepusculariosiglo21 (http://crepusculariosiglo21.blogspot.com/),
Estravagario siglo21(http://estravagariosiglo21.blogspot.com/),
Babel (http://bibliotecadebabelsiglo21.blogspot.com/)

Licenciado en Filosofía y Letras (Historia del Arte) por la Universidad de Zaragoza, ha dedicado varios años a la investigación en Historia del Arte (en concreto a la escultura del siglo XVI aragonés). En esta materia ha participado en más de veinte trabajos en distintas publicaciones y revistas especializadas, incluyendo el ensayo monográfico El retablo aragonés del siglo XVI. Estudio evolutivo de las mazonerías (Gobierno de Aragón, 1992) y la exposición Escultura aragonesa del siglo XVI (Museo Camón Aznar, 1993).



Otra Poética

Para M. Martínez Forega a propósito de su poema Poesis

Dice el poeta que el tiempo lo posee todo,
pero que cuando consigue descansar,
abrigado a la luz de algún silencio,
puede enunciar un mundo de telúricas imágenes,
ese término en que invierte las emociones
y se deja llevar por todos los arrabales de la memoria.
A pesar del aire, respirar no es sencillo.
Arder entre las sílabas que forman las cosas, al nombrarlas
en este bosque de fronda interminable,
se hace demasiado difícil en las largas tardes de invierno.
Me debe la humedad la lluvia,
su temporal devastador,
la tormenta ciega, el fuego del relámpago.
Pero soy agreste cuando solitario me habita un lobo,
camino por la senda invertebrada de la mentira
o me dejo seducir por el deseo imperturbable de mi piel.
Trae la noche ásperas estrellas,
astros calcinados hace miles de años,
y sin embargo sentirlos, suaves
como quebradas preguntas sin respuesta humana,
deja en el viento,
que me acalla, el dolor del misterio.
En la urdimbre de las rosas,
en su aroma prendido al pecho,
en esa quimera de dragón que cruza la luz
y se hace dueña del jardín
enumerando el sueño de las últimas arañas,
en su tela ya rota y apenas reconocible,
entre los pájaros ahora de silentes vuelos
o en la desarbolada rendija de frutos y guirnaldas
de las cuales se apodera el humus,
hay todavía exenta la caricia de un verano pródigo y candente,
todo lo que rezuma la sed de los días perdidos.
Desde este rincón del cielo,
o tal vez de un infierno interior y posesivo,
absorto en la ciudad y en sus arterias,
un río sin puentes se deshace en mí
y me llama a hurgar en todas las cosas que pueblan mi sangre…
tal vez sea mi poética un cúmulo de símbolos
o únicamente la manera más sencilla de pedir que me quieran,
que me escuchen y me deban algo por lo que recordarme.





Poemas


París

No he vuelto a estar en septiembre en París,
cuando caen las hojas y navegan silenciosas
en los charcos de la lluvia.
Puedo recordar tus dedos,
pequeños y fríos dentro de mi anorak,
buscando mi mano, apretándola sin llegar a abarcarla,
recitándome fragmentos de Los versos del capitán de Neruda.
Así, entre la lluvia y el otoño arrimados a nosotros,
pasear por los campos de Marte o a las orillas del Sena
nos procuraba la garantía de la soledad,
la ciudad abandonada en la tarde ante nuestros pies,
mientras el silencio nos alejaba de los demás
y tu voz era la luz que todavía me alumbraba.



Mi padre fumaba poco
y lo hacía en una pipa pequeña y sencilla,
que desgastada llegó a mi.
Es, junto con las fotografías,
la carta de amor que le escribió a mi madre
y su esquela, lo único que de él
he tenido entre mis manos.
Con aquella pipa empecé a fumar.
Era una extraña emoción sentir
cómo el humo llegaba hasta mi boca,
mientras la sostenía en mi mano
igual que tantas veces lo hizo él.
Fue lo único,
que salvado el tiempo,
pudimos hacer juntos.




Echo de menos el vuelo encendido de los vencejos,
la irregular trascendencia de las horas,
el olor de la tahona como el vientre cálido de una madre
o el despertar cruzado en el borde de un horizonte sin palabras.
Todas las mañanas que la infancia se reservó en la memoria
cuando el frío era un habitante más de la casa.

domingo, 12 de diciembre de 2010

CARLOS BOZALONGO


















Mencionado por:Francisco J. Picón

Menciona a:
Xoán Abeleira
José Joaquín Beeme
Javier Bozalongo Antoñanzas
Fernando Burbano
David Castillo
Ricardo Díez Pellejero
Emilio Pedro Gómez
Ángel Gracia
Fermín Herrero
Miguel Ángel Longás Acín
Manuel Martínez Forega
Hèctor Moret Coso
Carmen Nerín Pellicer
Jesús Rubio Jiménez
Ana Tena Puy




Bio-bibliografía

Nací en Benasque (Huesca) el 14 de septiembre de 1993, durante la última jornada de los Primeros Encuentros sobre el Amor, "El Banquete", después de un parto alcohólico y complicado (venía de nalgas). Hasta entonces era conocido como Carlos González Sanz, nombre de un individuo con el que tengo una relación muy íntima y que nació en el barrio de Torrero de Zaragoza el 20 de enero de 1969. Aún sigo usando su personalidad como tapadera en este mundo burocrático en el que nos ha tocado vivir y en el que tengo la inmensa fortuna de ganarme la vida como profesor de instituto.
He comenzado una gran cantidad de proyectos, dividiendo mi tiempo entre mis investigaciones dedicadas al cuento folklórico, la creación literaria, fundamentalmente poesía, las artes plásticas (que tengo casi abandonadas) y la edición independiente. Y ya se sabe, el que mucho abarca...
Actualmente trato de sacar adelante un proyecto de microeditorial independiente que he denominado Casa Vigo por el nombre de la casa en la que he acabado echando raíces, y que se encuentra en Pueyo de Marguillén (La Ribagorza).
Tengo publicados los siguientes libros de poesía (bueno, el penúltimo resulta muy difícil de clasificar genéricamente).
· Firmados como Carlos González Sanz:
o Mi cuerpo de bosque como el tuyo. Poemario de Carlos González Sanz, Zaragoza, El Autor, 1991 (plaquette).
o V.V.A.A., Cinco jovencísimos poetas aragoneses: (Hernández, González, Gracia, Járboles, Longás), Zaragoza, Lola Editorial, (Col. Cancana nº 8), 1993.
· Firmados como Carlos Bozalongo:
o Mitocondrias, Zaragoza, El Autor, 1998 (Edición no venal. Tirada limitada).
o Solo de batería. (Rock ‘n’ Roll). Angera (Varese), La Torre degli Arabeschi, Col. Allegretto Malinconico, 2005.
o Los dichos de la mano. Ólvega, Los dichos de la mano, nº 1, 2005.
o Textículos: acotaciones y palimpsestos. Pueyo de Marguillén, Papeles de Casa Vigo, Col. PERINEOS, nº 2, 2009.
o Torrero. Pueyo de Marguillén, Papeles de Casa Vigo, Col. Hojarasca, nº 2, 2010.

Podéis conocer más sobre mi obra y mis proyectos editoriales en:
http://casavigo.wordpress.com/




Poética



Poesía es descubrir el ánimo de las cosas






Poemas




ORACIÓN

Madre nuestra
que estás en las aguas,
que estás en la tierra roja,
que estás en el fuego de las entrañas
y en el aire preñado de cada tarde.
Escribo cada día
con la esperanza
de bendecir tu nombre,
tu nombre y tu enigma
que, como el aliento,
contiene todos los nombres conocidos
y todos los nombres desconocidos;
tu nombre, que he olvidado,
pero que deshojo
cada noche
como una flor nocturna.
Vuelva a nosotros
la Tierra sin reinos
donde una vez la humanidad fue niña.
Hágase tu voluntad,
que une raíces, tallos y hojas
y enhebra con un hilo de sangre
a vivientes y no vivientes;
pero deshágase la mentira,
que arranca y niega,
pedazo a pedazo, nuestra leve
_____________________existencia.
Danos hoy,
aunque nunca haya sido nuestro,
el pan de cada día,
así como la encina o la espiga
prodigan sus frutos con la sabiduría
de quien sabe que tan sólo
se posee aquello que se da.
Y aliméntanos también con tu
_____________________palabra,
que recrea, recompone y pare,
cada mañana,
la carne azul del mundo.
Perdónanos nuestra ignorancia
porque, cuando pedimos libertad,
debimos haber reclamado justicia.
No nos dejes confundir
la limpieza con la muerte
y líbranos del olvido.







AHORA QUE YA SABEMOS

Ahora que ya sabemos
Que el bosque es necesario
Que es precisa la hoja
Que es necesaria la manzana
Ahora que ya sabemos
Que el dinero no alimenta
Ahora que ya sabemos que el trabajo
No es lo mismo que el oficio
Ahora que ya sabemos
Quién se queda el beneficio
Ahora que ya sabemos que los vampiros
Ven su rostro en los espejos y toman
El sol sin vergüenza
En paraísos fiscales
Ahora que ya sabemos que los pobres
Heredarán las deudas
Ahora que ya sabemos que es tan fácil
Creer en el mal de ojo como en las advertencias
De las autoridades sanitarias
Ahora que ya sabemos
Que los frentes populares
No pueden ganar unas elecciones
Sin que todo acabe
Pareciendo un accidente
Ahora que ya sabemos que los reyes
No son nuestros padres
Ni los padres de nuestros vecinos
Ahora que ya sabemos
Que el gobierno no quiere
Que los profesores hablemos
En exceso en nuestras clases
Ahora que ya sabemos que el hombre
Puede ser criado intensivamente
Gracias a los modernos
Barrios residenciales
Ahora que ya sabemos
Que Madre Patria
Son dos palabras
Irreconciliables
Ahora que ya sabemos cómo hacer
Que el deseo mate
Más que el deber cumplido
Ahora que ya sabemos
Que un crucifijo en la pared
Es un recordatorio / una amenaza para el que quiera
Montar el Cristo
Ahora que ya sabemos lo que espera
Al que desbarata los puestos del mercado
Ahora que ya sabemos
Que la Tierra tiene
Más colores que el mejor de los cielos
Ahora que ya sabemos
Dónde vive Dios
Ahora que conocemos
Dónde están las llaves de su casa
Ahora que ya sabemos que están hechas
De carbono
De hidrógeno y de oxígeno
Ahora que ya supimos
Lo que es el terror
Ahora que ya sabemos
Que es necesaria la hoja / que es precisa la manzana
Que la verdad es necesaria
Cuando la mentira
Ha perdido su valor
Que nos hace falta la poesía

Ahora sabemos
Lo que tú y yo hacemos en el bosque.







SOLO DE BATERÍA (ROCK'N'ROLL)

The lust of the goat is the bounty of God
William Blake

.
GROOVE O SERMÓN DE LOS PECADOS
.
El pecado es sagrado (1)
.
Sagrada es la blasfemia
Que nos convierte en dios por un instante
En medio de la calle de los hombres
O en el teatro de lo cotidiano (2)
.
Sagrados son:
El miedo
El horror
El pánico
.
Sagrada es la mentira
Guarida secreta del yo (3)
.
Ella es la madre de todo conocimiento
De toda celada
La máscara del narrador
Su sombra
.
Sagrada es la risa
.
Sagrada es la muerte
Que infligimos a otro ser
Que como nosotros vive
Pues solo ante la muerte
se manifiesta en plenitud la vida (4)
.
Sagrada es la gula
Que nos abre las puertas del palacio
De la sabiduría
.
Sagrado es el momento
En que los músculos del hombre se contraen
Expulsando con fuerza el semen
O
Vibrando
De
Forma
Sincopada
Con la música de las esferas
.
Sagrado es soñar con todo aquello
Que deseo contigo
Con lo prohibido
Porque en el sueño se abren
Las puertas del bosque (5)
.
Sagrado es el amor (6)
Sagrado el deseo (7)
.
Sagrados son:
Tus labios (8)
Tu diminuto pene (9)
La flor cerrada de tu culo (10)
.
Sagrada es la risa
.
Sagrada es la envidia
Como sagrados son los ojos que miran
Y todo lo que me hace tú bajo la luz
Sobre los huesos de la tierra
.
Sagrada es la pereza
Del domingo a la mañana
Y de las noches de septiembre
Por las calles brillantes de las ciudades (11)
.
Ella es la madre de la curiosidad
La hija huérfana de la existencia
.
Sagrado es el humo del tabaco
Que abre los corazones
.
Sagrado es todo hurto
Todo robo es sagrado
Pues está dicho:
"Toda propiedad es un robo"
.
Sagrada es la risa (12)
.
Sagrados son todos los pecados veniales
Como sagrados son los niños
Sagrados son los defectos
Y los pecadillos
.
Ellos son como los pinchos en los bares
.
Sagrado es el misterio del cuerpo
De la luz atrapada en sus racimos
Y en la sazón de sus frutos
.
Sagrada es la risa
.
Sagrado es el nombre de María (13)
.







FILLS O NOTAS AL PIE
.
(1)
Poesía es descubrir el ánimo de las cosas
.
(2)
Puesto que todo lo que ha sido ha dejado una huella, es perfectamente posible que llegue un día en el que, a través de cierto avance tecnológico, seamos capaces de oír todo lo que todo ser humano haya dicho o escrito, desde el primero de nuestra estirpe hasta este preciso instante.
.
(3)
Yo soy yo y mi idiosincrasia
.
(4)
MUERTE DE UN GORRIÓN
Jamás sentí dolor más hondo
.
(5)
HIEROFANÍA I
(Proyecto para un cortometraje pornográfico)

Una mariposa liba el sexo erecto de un joven varón que reposa desnudo, tumbado en la hierba de un prado resplandeciente (debe de ser mayo por la luz que alumbra su rostro entre la alta yerba). La delicada trompa del insecto se desenrosca y penetra fácil y suavemente en la abertura de la uretra. El miembro encarnado brilla rutilante como las hojas.
.
(6)
HIEROFANÍA II
(Una mañana de canícula amasando pan tras una noche de sexo)

Dicho está:
"…pan tu frente, pan tus piernas, pan tu boca,
pan que devoro y nace con luz cada mañana"

.
(7)
Sagrada es la materia
Epifanía del deseo
Revelación perfecta del caos
.
(8)
Fragantes y untuosos
Como cogollos de yerba fresca
.
(9)
CAPERUCITA ROJA
(para perderme mejor)

Abandonando los caminos
Hallaré el corazón del bosque
.
(10)
HIEROFANÍA III
(Hablando con Carlos, Itziar y Pepa)

En la columna de la virgen
Los católicos, en manada,
Practican con fruición el beso negro
.
(11)
La Zaragoza abierta de mi adolescencia de caminante
.
(12)
Y, ¿qué demonios piensa uno cuando la frutera
Le dice que su novio,
Que es vecino mío,
Me considera su ídolo?
.
(13)
"Atrévete a decir 'manzana'”

jueves, 9 de diciembre de 2010

LUPE GARCÍA ARAYA



























Mencionada por:

Alicia Calero Cervera


Menciona a:


Pepa Giráldez Tinoco

Faustino Lobato

Aurelio González Ovies

Rafael Delgado


Dionisio López Fernández

Benita Mª Paredes Rivas

Encarna Jiménez de la Cruz

Félilx Morales Prado

Nieves Granero





Bio-bibliografía


Lupe García Araya(Ribera del Fresno, Badajoz).
Tiene escrito un libro de poesía inédito: Síntesis del alma y otro que acaba de publicar: Imágenes de agua y tiempo. Participa en el año 2006 en el proyecto LABERINTO DEL VIENTO de la colección punto.
Inicia en el año 2007, junto a Pedro Javier Martín Pedrós,el proyecto
“Poesía en la distancia”(primer libro de la colección),publicando en el 2008 Viaje Inesperado(segundo libro de dicha colección).En el año 2009 Abrazos de náufrago. En el 2010 Sin dejar señales.
Ha participado en Girapoema.Haz rodar una poesía.Actualmente es coordinadora del blog Azuldemar. Pertenece a la red de escritores en Español (Remes).
Azuldemar: http://huelvasurlibre.blogspot.com/






Poética


Es el papel ausente, inmenso universo de posibilidades quien trama junto al poeta, el esbozo del escenario, en él se vierten y perfilan las sensaciones unas veces contenidas, otras fragmentadas.
Son las palabras y los verbos conjugados, las elipsis y las demás figuras literarias, las que divierten al verso y con él, la clave, el sentimiento, la visión, la expiración del poeta. Son los signos y sus leyes, los mejores confidentes. El íntimo aliado que es conocedor de todos los posibles.





Poemas



Sé que los relojes
nos mienten a diario
y que cada anochecer
guardamos los minutos
que nos sobran.
También sé
que en la quietud de las tardes
los pájaros volarán
sin calcular las distancias,
desorientados
por los colores exactos
y los silencios.




***



Me avisaron que tus manos
llenarían mi pelo
de flores amarillas
y que las cigüeñas
volverían para siempre
anidando en torres milenarias.
Entonces colgué geranios
en las ventanas
y perfumé mi corazón
para abrazarte.
Ordené los días por colores,
las noches por tentaciones
y en los amaneceres
aprendí a esperarte.
Dejé señales en las paredes
y supe que mi piel
era el límite de todos
los sentimientos
y el territorio
que a diario conquisto.




***


Hay ascensores
que bajan los silencios
a las calles
y adornan el dolor
con estrategias.
Hay días
que las manos
abrazan lo que no tienen
y sueñan con París
en primavera.
Hay sonrisas
que disimulan
las nubes
que pasan por mis ojos.

martes, 7 de diciembre de 2010

ÁNGELA MALLÉN

















Mencionada por:
Pedro Javier Martín Pedrós

Menciona a:
Manuel Vilas
Luisa Castro
Julia Uceda
Mario Cuenca Sandoval
Ángela Serna
Pedro Javier Martín Pedrós
Itziar Mínguez Arnáiz
Benjamín Prado
Juana Castro
Roberto Lastre
Felipe Benítez Reyes
Dionisia García
Julia Otxoa
Carlos Edmundo de Ory
Antonio Varo Baena
Kepa Murua
Elena Medel
Juan Carlos Mestre


Bio-bibliografía

Ángela Mallén, Alcolea del Río (Sevilla). Poeta y narradora. Licenciada en Psicología, estudios de Pedagogía y Filología. Ha sido funcionaria, profesora universitaria, intérprete, traductora, hada de casa y trotamundos. Hizo nido en Andalucía, en el Mediterráneo, en Austria y en el País Vasco. Premio Internacional de Poesía “Leonor de Córdoba”, con Courier -Los trenes del sur- (2003). Finalista en el XXXV Concurso Cuentos “Hucha de Oro” y en el Premio Internacional Poesía Amorosa 2007, Círculo Bellas Artes Palma de Mallorca. Otras publicaciones: Los caminos a Karyukai (2005), Palabra de elefante (2007), La noche en una flor de baobab (2009). Colabora en revistas como Galerna, Ágora, Espacioluke, Texturas, Arte Activo, Kaskarinia, Azuldemar, Agitadoras y otras. Participación en antologías: Pólvora blanca (2003); Poetas en Solidaridad con los Afectados por el Sida (2007), Decir que somos lo que somos (2008), Sin dejar señales (2010), Tintas para la vida (2010).


Poética

Las palabras acercan y agrandan la visión, la percepción, la memoria y la emoción. No tengo mejor manera de indagar en mi mundo. Si das con las palabras adecuadas se escucha la música del pensamiento. Puede que entres con ellas en un edificio de luz.



Poemas




Salto verde (Quai d´Orsay)

Aquella noche era más verde que esta noche,
y más verde que todas las noches.
Casi tan verde como perderse en el mar;
como desnudarse bajo un astro esmeralda,
como la ausencia en un bosque.

Ya no había nadie asomado a las ventanas
de una casa más alta que las olas y los barcos,
más interna que los peces noctívagos.
Una casa tragante de la luz vespertina,
engullidora de la calle, perros, luna.

El mundo agonizaba alrededor de nuestra casa,
ahogado en el verde más claro de la noche.
El vacío explotaba como una bomba bajo agua.





Vacuum

Crecen flores de hielo en un campo encendido.

Yo soy la famosa perdedora. La que siempre elige la opción B. La sacerdotisa de las alcantarillas. La que nunca pondrá un pie en Nueva York. La factotum. La desglamourada. La antireinona.
Soy la que abunda.

A mi paso los ojos se desactivan. Tengo suerte. Porque ser mirado es ser acertado. Mirar es derrumbar.

Ni los muertos ni yo somos transgresores. Somos transversales. Existimos en diagonal. Cultura, ideología: todo lo franqueamos. Por todo nos filtramos. En los posos nos reconocemos. En las cuevas de extraños.
Que nadie nos mire. Ni a ellos ni a mí. Ser mirado es ser imantado.

Compartimos dones y condenas. Captamos tránsitos. Olemos cambios. Nos entristecemos antes. Nos esperanzamos antes.

Que nadie nos observe. Porque ser mirado es ser recogido. Mirar es cortar.
Cierra los ojos ya. No ver es oler.

Crecen flores de hielo bajo un cielo incendiado.








Frío

Mi madre me llevaba
todo recto por el frío.
Ahora veo la estatua de hielo que éramos
en aquella ciudad vieja del nordeste.

Tuve suerte de erigirme
esperando con ella
en el centro del frío, debajo del castillo.
Yo tenía su fragancia,
¿o era su miedo?
¿o su temeridad?)

Mi madre me llevaba todo recto por el frío.
Había una iglesia grande donde olían
a incienso las gitanas
sentadas en la noble escalinata.
Los gigantes dormían en la Casa
Consistorial.

Mi madre me llevaba
todo recto por el frío.
La calle San Antonio,
enfrente de la tienda
del petróleo y las papas, junto a los Cines Fémina,
hasta la pastelería.

Dos galletas ovaladas:
chocolate y anises de colores.
Ternura, privilegio.
Un cándido secreto.

En el centro del frío,
me comía a mi madre.