jueves, 9 de diciembre de 2010

LUPE GARCÍA ARAYA



























Mencionada por:

Alicia Calero Cervera


Menciona a:


Pepa Giráldez Tinoco

Faustino Lobato

Aurelio González Ovies

Rafael Delgado


Dionisio López Fernández

Benita Mª Paredes Rivas

Encarna Jiménez de la Cruz

Félilx Morales Prado

Nieves Granero





Bio-bibliografía


Lupe García Araya(Ribera del Fresno, Badajoz).
Tiene escrito un libro de poesía inédito: Síntesis del alma y otro que acaba de publicar: Imágenes de agua y tiempo. Participa en el año 2006 en el proyecto LABERINTO DEL VIENTO de la colección punto.
Inicia en el año 2007, junto a Pedro Javier Martín Pedrós,el proyecto
“Poesía en la distancia”(primer libro de la colección),publicando en el 2008 Viaje Inesperado(segundo libro de dicha colección).En el año 2009 Abrazos de náufrago. En el 2010 Sin dejar señales.
Ha participado en Girapoema.Haz rodar una poesía.Actualmente es coordinadora del blog Azuldemar. Pertenece a la red de escritores en Español (Remes).
Azuldemar: http://huelvasurlibre.blogspot.com/






Poética


Es el papel ausente, inmenso universo de posibilidades quien trama junto al poeta, el esbozo del escenario, en él se vierten y perfilan las sensaciones unas veces contenidas, otras fragmentadas.
Son las palabras y los verbos conjugados, las elipsis y las demás figuras literarias, las que divierten al verso y con él, la clave, el sentimiento, la visión, la expiración del poeta. Son los signos y sus leyes, los mejores confidentes. El íntimo aliado que es conocedor de todos los posibles.





Poemas



Sé que los relojes
nos mienten a diario
y que cada anochecer
guardamos los minutos
que nos sobran.
También sé
que en la quietud de las tardes
los pájaros volarán
sin calcular las distancias,
desorientados
por los colores exactos
y los silencios.




***



Me avisaron que tus manos
llenarían mi pelo
de flores amarillas
y que las cigüeñas
volverían para siempre
anidando en torres milenarias.
Entonces colgué geranios
en las ventanas
y perfumé mi corazón
para abrazarte.
Ordené los días por colores,
las noches por tentaciones
y en los amaneceres
aprendí a esperarte.
Dejé señales en las paredes
y supe que mi piel
era el límite de todos
los sentimientos
y el territorio
que a diario conquisto.




***


Hay ascensores
que bajan los silencios
a las calles
y adornan el dolor
con estrategias.
Hay días
que las manos
abrazan lo que no tienen
y sueñan con París
en primavera.
Hay sonrisas
que disimulan
las nubes
que pasan por mis ojos.

No hay comentarios: