viernes, 5 de noviembre de 2010

ABEL SANTOS
















Mencionado por:
Micaela Serrano Quesada
Noemí Trujillo
Esteban Maldonado

Menciona a:
Karmelo C. Iribarren
Roger Wolfe
Pablo Casares
Javier Cánaves
Ferran Fernández
Micaela Serrano Quesada
Luis Alberto de Cuenca
Vicente Llorente
Cysko Muñoz
David Minayo
Fernando López Guisado
Alfonso Brezmes
Esteban Maldonado


Bio-bibliografía

Es autor de los libros: Esencia, El lado opuesto al viento, y Todo descansa en la superficie, recientemente publicado en Ediciones Vitruvio.
Ha colaborado en numerosas antologías de poesía y narrativa, y en diversas revistas impresas y digitales a nivel nacional y del extranjero, como la revista chilena La Noche.
Desde 2010 administra su blog Demasiado Joven para el blues
www.abelsantospoesia.blogspot.com





Poética

El poeta no tiene porque ser necesariamente alguien que escribe poesía, sino un ser poético en situaciones que pueden parecer una pérdida de tiempo. Y extraer de ese contexto el hallazgo del poema. Constantemente llueve sobre nosotros.





Poemas


EL BOXEADOR

Ni cuando venías aporreando puertas
de madrugada,

desentrenado por gastarte
todo el dinero
en vino.

Ni cuando ciego te retiraste a quitarte los guantes
vencido,

contando 15 asaltos
o 15 días
con la luz cortada.

Ni cuando los errores te redujeron
a ser el sparring
del sinsentido,

a ti,
que dejaste fuera de combate
a más de 30
con prometedora rabia.

Ni cuando prometías a madre
no tirar nunca
la toalla,

y madre lleva
10 años,

20 años,

con el mismo abrigo.

Y cuando mis noches se bañaron
en alcohol y
delirio
tampoco viste claro en mí
el reflejo de tu casta.

Nunca se te vio tan derrotado
llegar a casa
como cuando en el sanatorio
me dieron asilo.

Nunca me faltaron
épocas de
crisis
contigo,

y tampoco te faltaron desde aquél día las
lágrimas.

Sólo fueron dos semanas,
padre,
dos semanas,

para vencer, juntos, al peso pesado
del tiempo perdido.
Del libro Todo descansa en la superficie
Ediciones Vitruvio, 2013







LOS LETRAHERIDOS QUIEREN TOMAR
MEDIDAS CON LA POESÍA
Para David González


Si me pagaran un millón de dólares por este poema
me callaría la boca para siempre.
Raúl Núñez

Aunque soy demasiado joven para el blues
me ofrecieron dar clases
de poesía no remunerada.
El motivo, según ellos, es porque tengo dos libros
de poemas autoeditados.

Les dije que no.

Y no es porque yo conozca
algo que no quiera compartir,
algo que pudiera
hacer mejor escritor a nadie.

Aunque pueden probar
—al menos por un tiempo— derramando whisky
sobre su poema muerto.

Dije que no
porque me importa bien poco
mi ego
tu ego
el ego
de los que se enfrentan
a la página en blanco
y el ego de los que idean o idearon
métodos impostados
para escribir poesía.

Lo que de verdad me trasciende
es poder pagar mis letras
la luz el agua el teléfono el gas
los créditos el alquiler el pan que le fían a mi madre
el pienso del perro el tabaco la zona azul

porque no sólo por la boca vive el pez,

porque hay una crisis
en las posibles salidas y

el verso libre de cada día
te lleva a la encerrona comprometida de encararse
con el más jodido de los poemas,
ése que has vivido cientos de veces
y por el que no se cobra al estar,
tomando medidas, con el agua al cuello.

Del libro Todo descansa en la superficie
Ediciones Vitruvio, 2013


  


CUENTAS LA SUERTE A PULSO


Madrid de 2009
 es una ciudad de medio millón de parados
según las últimas estadísticas.

A veces, en la noche de mi cuarto alquilado,
yo me revuelvo y me incorporo
y voy de trabajo en trabajo por días sueltos,
porque 190 pulsaciones
no son bastantes para las 200 que requería
el puesto de grabador de datos.

Desde que tenía 16,
he tendido los ojos para siempre
a este hermano imbécil o santo del poema,
que dijo Raúl Núñez.

Así que descargo mobiliario escolar
en colegios tipo el club de los poetas muertos
con trofeos y jardines y mucha luz...
Y le pido cuentas, a mis 33 años, a la poesía
que me ha llevado a estar ganándome así el pan
junto con estudiantes de 20.

200 pupitres a músculo en 150 minutos.

—La situación, me dicen, está peor
de lo que habíamos imaginado
para que alguien de tu edad trabaje con nosotros.
Ellos fuman y hablan con optimismo
de las fiestas universitarias en Salamanca
con jóvenes y copas hasta arriba,
de drogas que probarían
y de besarse con chicas en lugares
sin demasiado peligro de vida o de cansancio.

400 sillas de futuros economistas a la espalda.

Y entonces comprendo
que me pesan más los errores y la espera
de reconocimiento y jardines y mucha luz...

Hay miles de premios, por suerte,
para seguir escribiendo.

Yo pienso en ti,
en cómo tus abrazos me arman de paciencia
en las tibias e insolventes tardes otoñales,
y en cómo mi corazón es ahora un guerrero distinto
que se está ganando a pulso la eternidad contigo
en este contrato basura con el tiempo.

Donde el amor siempre cuenta.


Del libro Todo descansa en la superficie
Ediciones Vitruvio, 2013

3 comentarios:

Jorge dijo...

Me alegro mucho por tí crack!

Gran poema el de FUE UNA ÉPOCA, momento muy emotivo cuando lo recitaste en la presentación.

Ojalá pases por muchas más epocas, cada una mejor que la anterior.

Associació Cultural Anceo dijo...

Fue una época es un poema muy bueno, es uno de mis preferidos junto al de "Separación", "Vivir en mí", "Vivo en un mecanismo", "Entre líneas" y "Coraje"

Azahara dijo...

Estoy muy orgullosa de ti, Amor. Has logrado muchísimo desde que te conozco y merece la pena que hallamos luchado por esto. Ha habido momentos duros pero siempre supe que merecía la pena apostar por ti. Porque te conozco, porque siempre te he querido de verdad y te quiero, porque sigo creyendo en ti y creeré en ti. Nuestros proyectos van abriéndose camino y serán pronto. Lo sabes, lo sé.