domingo, 31 de octubre de 2010

SARA HERRERA PERALTA










Foto: Alba González Sanz




Mencionada por:
Alba González Sanz
Sara R. Gallardo
Yolanda López
Annalisa Marí Pegrum
Salvador Galán

Menciona a :
Alba González Sanz
Alberto Santamaría
Ana Gorría
Antonio Lucas
Carmen Camacho
David Eloy Rodríguez
Elena Medel
Héctor Gómez Navarro
Ignacio Escuín Borao
Juan Marqués
Juan Carlos Mestre
Laura Casielles
Lauren Mendinueta
Miriam Reyes
Pablo García Casado
Pablo Texón
Patricia Sánchez
Rafa Cofiño
Rubén d’Areñes
Rut Sanz
Sofía Castañón
Yolanda Castaño




Bio-bibliografía

Sara Herrera Peralta (Jerez de la Frontera, 1980) es autora de los poemarios La selva en que caí (Torremozas, 2007), De ida y vuelta (Premio Internacional de Poesía Joven Martín García Ramos - Difácil, 2009), Sin cobertura (La Bella Varsovia, 2010) y Provocatio (Premio Ana de Valle - en prensa). Premio de poesía Voces Nuevas en 2007, su obra ha sido incluida en varias antologías poéticas y ha colaborado con distintas revistas literarias (en ediciones impresas y digitales). Entre 2009 y 2010 coordinó el proyecto Yo también leo, para el fomento de la lectura entre jóvenes. Su obra ha sido parcialmente traducida al francés y al portugués. MBA especializado en Comunicación y Medios por el ESG Graduate School of Management de París, Master en Dirección de Marketing y Comunicación por la UOC, es Diplomada en Turismo y Diplomada en International Management Assistance con intercambio en universidades de Helsinki y San Petersburgo. En la actualidad estudia un Grado en Lengua y Literatura Españolas. Desde 2007 reside en París.

http://www.saraherreraperalta.com/




Poética

Quiero una poesía como búsqueda, valiente, y comprometida. Para mí la poesía es un modo de comunicarme conmigo misma y con los demás. Es otra manera de celebrar la vida. Escribo por necesidad, pero también escribo porque me divierte. La poesía me parece una forma de estar en el mundo.







Poemas



Chevaleret
Hay parámetros decimonónicos en cada barandilla.
Responden a las necesidades de los viejos, a veces de los niños.



_____Nos sostienen bajo el techo.

Un sostén para las almas, son grises como el humo.
A veces, sobre las tierras quemadas del vagón de metro
se despiertan las voces de los inconscientes.

Cuánta juventud con cargo, qué infinita extensión del futuro.
Bricolaje inventado,
el debate es siempre el mismo: la segunda jornada; la liga de fútbol.
Monótonas, erguidas: siempre ahí.

El sostén, la presencia. Da igual en qué tarea,
no importa en qué memoria. Hay componentes estáticos que brillan a nuestro alrededor,
cubiertos de grasa, para permanecer aunque el tiempo pase,
aunque la vida se agilice, aunque sigamos este túnel
que nos lleva


_____desesperadamente
a ninguna parte.

(De ida y vuelta – Premio Internacional de Poesía Joven Martín García Ramos. Difácil, 2009).








18:33
Al hilo rojo
Los bancos del parque son
mis paradores de ciudad.

Un anciano deambula en línea recta.

Un joven se acerca. Se estrechan los cuerpos.

-Perdone, tiene usted una pegatina en su espalda-.

-Gracias, joven. Estos niños de hoy en día…
Muy amable. ¿Tendría usted hora?-

-Sí, claro, las seis y media-.

-¿Cómo se llama?-

El tentempié de los árboles.
La distancia entre los dedos y
el rastro de unos zapatos
de cordones desatados.

La tarde tiene sabor a castaña recién hecha.

-Perdone, tengo prisa-.

-Disculpe. Muchas gracias-.


________________Y vuelve a colocarse su pegatina en la espalda.

(Sin cobertura. La Bella Varsovia, 2010)




Dreams agency

Cantamos y maldecimos los días de hambre,
de hambre y de Nocilla,
teniéndolo todo y no teniendo nada.

Cantamos creyendo en el paraíso
de una playa desierta con palmera inclinada,
el olor salado y el sonido de las olas,
cabalgando.

Testimoniamos los hechos.
Y quizá, algún día, sepamos por qué las colas son largas
en el Corte Inlgés, - una vez que hemos comprado ya
el papel higiénico, el arroz y los huevos -,
en la agencia de viajes.
Un billete, por favor.
Un billete para ir a algún sitio,
no importa dónde, lejos del barrio.

Cuando cantemos creyendo que el paraíso existe,
que de verdad hay una playa
y una isla desierta
y un cocotero
y una palmera,
cuando cantemos, por fin, convencidos
de que el paraíso existe,
los dioses serán menos,
ya no tendremos tantos sueños.

(Provocatio – Premio Ana de Valle. En prensa).

1 comentario:

Seroma dijo...

un gusto volver a reencontrarte...