miércoles, 1 de septiembre de 2010

BORIS ROZAS









Mencionado por:
Mónica López Bordón.



Menciona a:
Mar Sancho
Santiago Redondo
Jesús Hilario Tundidor
Mónica López Bordón
José Antonio Valle Alonso
Alfredo Pérez Alencart
Araceli Sagüillo
José María Muñoz Quirós
Andrés Quintanilla Buey



Bio-bibliografía

Boris Rozas nace en Buenos Aires, Argentina, en 1972. Es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Valladolid. Sus libros de poesía son hasta la fecha: Bagajes del alma (2004), Lleno del mar (2005), Hemisferio Sur (2007) y Huyendo de este jardín, me encontré con el viento (2009). Su obra aparece ya en varias Antologías, entre las que podemos destacar: “Poesía Española. Una Propuesta. De la Generación del 68 a la del 2000” (2008), “La Hora Sagrada. XIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos” (2010) y “Corazón de Cinco Esquinas. Junta de Castilla y León” (2010). Ha obtenido, entre otros, el Premio Sarmiento de Poesía 2007, Accésit del Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco 2007 por la obra “Hemisferio Sur”, y Primer Premio de Poesía del XVI Certamen Poético “Villa de Ermua” 2010.

Mi página personal: http://www.borisrozas.com/





Poética

“Hacerse entender y respetar en una larga huida junto a unos versos tristes no es profesión lustrosa, sino más bien ataque de necesidad. Y, claro está, compromiso para con uno mismo y sus palabras.”

Boris Rozas (del libro “Lleno del mar”, 2005)





Poemas



ENTIENDO AL PÁJARO

Entiendo al pájaro que viaja al Oriente, sin mayor guía que
el instinto,
entiendo al horizonte, que recela
de esta migración descarnada.
Enciendo una vela por el alma, por el alma
del viajero,
que busca la luz en otras tierras, el bosque
en otros hemisferios.




MAN OF STALKER

Nos está comiendo el sol de verano al norte del mundo,
bañando con su rayo lúcido el suave discurrir del atardecer
cerca de la costa de Argyll, junto al Lago Laich.


El hombre de Stalker
ha llegado donde quería llegar,
junto al faro de Appin, a merced de la marea.




ENFRENTANDO LA LLUVIA

Una mariposa encendida por la pasión de ese vuelo tan corto
como hermoso, ha elegido prestarme sus alas incendiadas
para pintar juntos los ángeles del cielo, las praderas del aire.
En ese batir simultáneo de espaldas acorchadas, va disuelto
el corazón, la piel erizada,
enfrentando la lluvia, descalzos y peregrinos,
tomas tú mis raíces, yo bebo de las tuyas.






VISPERAS DE TODO

Menos mal que el fuego me hierve por la sangre
las manos me amarran al cuerpo, en un tiempo.
No me reprocho mi fe en la carne___(avejentada)
pero no sabría encontrarme en esta vida de gusano,
torcer por esa calle, ladrar, reconocerme
animal completo, hierba, nube, estómago,
principiante.