domingo, 15 de agosto de 2010

ANTOLÍN AMADOR CORONA
















Mencionado por:
Francisco Caro
Vicente Martín
Juana Vázquez
María González

Menciona a:
María González
Sonia R. Fides
Francisco Caro
Olga Pais
Ricard Desola
Carmen Iglesia
José Luis Morales
Pedro A. González Moreno
Vicente Martín
Marian Ramentol
Celia Bautista
Luis Oroz
Berta García Faet




Bio-bibliografía

Nace en Pedrera (Sevilla) el dos de febrero de 1980, pero habita Madrid desde que tiene la edad suficiente para el recuerdo. Es diplomado en Gestión y Administación Pública por la Universidad Rey Juan Carlos, aunque ha sobrevivido como camarero, montador de equipos musicales o recepcionista entre otras cosas.
Escribe desde el instituto, cuando un latigazo le provocó los primeros versos. Desde entonces sabe que su camino es la poesía, y por él camina con todos los sentidos alerta y una buena recámara de tropiezos en el bolsillo.
Ha publicado dos libros: Las letras pequeñas (premio Ciega de Manzanares) y Los peces verticales (Premio La Bufanda), y colabora en varias revistas impresas y digitales. Actualmente trabaja en su próxima obra y escribe la novela on line “Crónicas de La Galbana”
Sus lugares cibernéticos:
http://aforanto.blogspot.com/
http://cronicasdelagalbana.blogspot.com/




Poética

Escribir sin antídoto,
escribir en la esquina fugaz de un fotograma.
Escribir como herencia,
escribir sobre el tiempo que me parte la boca
y extraña mis rodillas.
Escribir sin probar ninguna fruta,
desesperar el verbo;
escribir de astronautas y edificios
hasta acabar cansado de andar calles vacías.
Clavarme en las palabras,
parir una ciudad desde la frente,
descomponer el aire
en mil respiraciones
y que dependa el mundo de un anhelo.





Poemas




aRoma

No tengo integridad.
Lo sé como lo saben las gotas suicidadas
en la parte trasera de un taxi a la estación.

Lo sé porque he tenido que facturar tus curvas
y me han dado un asiento en el pasillo.

Lo sé porque la luna está en rodajas
y la intento buscar dentro del vaso.

Lo sé porque las cosas se me pierden.

Lo sé porque pregunto
y todos los caminos me llevan a tu aRoma.







SOS

La casa estaba llena.
Cuarto y mitad de asombro colgaba en la pared
y tú no te vestías.

No me quedaban beSOS
en la recámara
ni solidaridad entre las uñas.
Susurraste algo (1)
y al subir la persiana vimos que amanecía.

Un enjambre de polvo cruzó la habitación.

(1) Los dos sabemos
que si amanece limpio y transparente
algo no ha funcionado.







Donde los peces verticales

No había sitio para nosotros en aquel
abril de las delicias.
Tuvimos que comprar otro billete
y viajar más al norte:
donde a las margaritas les falta un cromosoma,
los peces verticales sujetan la marea
y la luna
se depila de estrellas con cuchilla.

No es un lugar muy cómodo
pero no se declaran los bienes racionales
ni se celebran bodas a granel.

4 comentarios:

Meri Pas Blanquer dijo...

Me ha gustado mucho Antolín, fuerza y creatividad en su poesía.

Besos

Antolín Amador Corona dijo...

Gracias Meri, me alegra saberlo.
Un saludo

José María Banús dijo...

Bonitos poemas, Antolín.

Saludos.

Antolín Amador Corona dijo...

Muchas gracias José María.

Un afectuoso saludo.