sábado, 26 de junio de 2010

ANA VALDÉS-MIRANDA CRESPO



















Mencionada por:
Laura Gómez Recas


Menciona a:
Evelio Domínguez,
María Narvón,
Pilar Aranda,
Rosario de la Cueva,
Teodoro Rubio





Bio-bibliografía


Española, Habanera de origen, es cantante, poeta y pintora. Pertenece a varias tertulias poéticas , ha editado poemas con la Editorial Calíope.
Publica 10 poemas en el libro "IDEOGRAFÍAS" de la Tertulia Buero Vallejo.
Recientemente hizo un recital de poesía en “Los Diablos Azules”.
Participó en “Tus poemas por las Ondas” que organiza la UNED.
Pertenece a la Sociedad General de Autores de España y a los grupos de poesía: ANFORAS AZULES, CIRCULO DE BELLAS ARTES, VERSOS PINTADOS, TERTULIA BUERO VALLEJO y el CAFE de ORIENTE.

www.anavmiranda.es



Granos de arena

“Canción de viento y soledades, olas de obstinados pleamares donde todo es mar, vibrante luz, que en línea recta me penetra hasta el fondo, resonante océano, sueño estremecido en mis orillas, plegaria de nubes que llueven en mis huesos, estelas de arenas que me colman de gozo y estallan en mis playas, así me pronuncio”.





Poemas


Azulada

Tengo una pena azul de aguamarina
en el lado lateral del parpadeo
una migraña azul
que araña al beso quebrado
y hace surcos en las sienes
de dolor azul entumecido.
Furtivo sueño azul
inmerso dentro del átomo que me habita.








EL MEJOR RINCÓN

El mejor rincón es este donde te inhalo
en el aliento que sube por un hilo de sombra
dibujado en las ondas del humo
que se cobija en la luz.
Me fumo tu nombre y en cada calada
saboreo mi adicción a ti
y en la bocanada de la ausencia
abocada a los límites del aire
me vuelvo ceniza en un susurro ahogado.








EL VERGEL
in the garden of your heart, plant the rose of love...
(Bahau'lláh)


PLANTÉ LA ROSA DEL AMOR QUE OFRECE
ESA ABUNDANTE GRACIA EQUILIBRADA
QUERENCIA QUE EN MI CUERPO VA GUARDADA
EN EL TUMULTO SUAVE QUE ADOLECE.

PLANTÉ EN MI TIERRA ESE CAUDAL QUE CRECE
EN ESTE HUERTO DE INQUIETUD CALLADA
RENACE EN MI JARDÍN LA FLOR COLMADA
PLENA EN SU ALBOR TODO EL VERGEL FLORECE

AMOR QUE EN MI EPICENTRO SORBE TODO
ERRÁTICO INCURABLE EN EL FONDO MÍO
LÚBRICA LUZ QUE SIEMPRE VA CONMIGO.

QUERER QUE AFLORA SOBRE MÍ, TARDÍO
SECRETO AFÁN DE ANGOSTO Y ARDUO LODO
HONDO JARDÍN, EN SU QUIETUD ME ABRIGO.






NO HUBO TIEMPO


De esbozar los ángulos dorados de la tarde
ni perfilar los tonos difusos del paisaje.
Se obstruyeron los arroyos;
residuos de agua dejaron al musgo
adherido a la herrumbre del herraje colonial.
No hubo tiempo,
se descarnó la noche
y se hizo silencio en el centro de la nada.
La tarde abandonó su sonrisa
vencida en ese sitio donde se alzan los abrazos
y los tomillos se volvieron escombros.
Un eclipse derrotó el beso
y se despoblaron los pronósticos.
No hubo tiempo
de escribir en las lápidas, los epitafios,
de explorar el reverso de la carne
y ensalivar la herida.
Titubea el Océano,
se arroja el mar incontenible
encallando el oleaje en la orilla,
claudica la marea sobre la espuma
ocultando el borboteo del agua.
No hubo tiempo
la memoria se deshiela en su zozobra
erigiéndome isla.

2 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

¡¡Enhorabuena, Ana!!

Polifacética, artista hasta la médula.

Un besazo,
Laura

AnaV.Miranda dijo...

GRACIAS AMIGA, primero por haberme mencionado y segundo y tercero por tu gran poesía y por tu sensibilidad,
un beso grande, Ana