martes, 23 de febrero de 2010

CARMEN ORTIGOSA MARTÍN

















Mencionada por:

Mónica López Bordón

Vicente Prada


Menciona a:

Mónica López Bordón

Vicente Prada

Soledad Caballero

Piotr Rzany

Carlos Fernández

Magdalena Salamanca

Hernán Kozak

Olga de Lucia




Bio-bibliografía


CARMEN ORTIGOSA MARTÍN (Tetuán Marruecos1955) reside en Madrid desde los siete años.

Ha publicado los poemarios Mitos azules 2004 en colaboración y Alas en Libertad en 2008, Editorial Grupo Cero.

Integrante del taller de poesía Grupo Cero en Alcalá de Henares. Desde hace diez años coordinado por Carlos Fernández del Ganso.

Ha participado en la antología Melodía de Colores del Centro de Estudios Poéticos. Ha publicado en la revista Color Albero. Ha colaborado en la revista Hoja de Vida

Participa en la página poesía www.poesiagrupocero.com y en el blog La comunidad Hoja de Vida. http://lacomunidad.elpais.com/hojadevida/posts

Podéis visitar mi página Web.

www.carmenortigosa.com




Poética


Las combinaciones de las palabras son infinitas, cuando sangra la herida y se quiere compartir o cuando el amor, el deseo o los anhelos palpitan de entre los dedos, entonces surgen las palabras sobre el papel. Cualquier sentimiento humano puede ser escrito. Toda producción es fruto del trabajo y la lectura y es posible entre otros.

Mis autores preferidos son: Federico García Lorca, Miguel Hernández, Carilda Oliver Labra, Vicente Alexander, Cesar Vallejo, Olga Orozco, Enrique Molina. Pedro salinas, Antonio machado, Miguel Oscar Menassa y un largo etc, de maestros a los que agradezco sus enseñanzas.

Y los versos que me dirigen son:

“La poesía es un arma cargada de futuro” Gabriel Celaya. y “Si es posible el poema es posible la vida” Miguel Oscar Menassa.




Poemas



IMAGINO

Imagino que al pasar de los años

alguien dirá que fui bella

que me miró al pasar allá en el año 2040

cuando ya no había guerras.


Poco después también dirán

que alguna marca de mí dejé

después los pueblos se cubrirán

de lava, arderán las cosechas.


Años más tarde alguien dedujo

que estuve allí, mis letras encontró

emborronadas en un papel,

a fe ciega juró que fui una enamorada.


Había lugar de pacto, golpeado por el viento

nunca me conformé con el rojo de la sangre

desde el raso suelo comienzo mi tiempo

remontar es lo estipulado, basta un instante.


Donde la vida pliega el nunca o el jamás

la conformidad vive y renuncia a cada instante

esto ocurre al mismo tiempo, cada año,

en cada lugar, cercano a mi boca.


Cuánto invierno amenaza con helar tu piel

al caer la tarde no se produce ni un destello

hubiera sido suficiente un halo de esperanza

algo cotidiano que el azar pusiera en tu mano.


Cerramos los ojos al amor, hay tanta belleza

es necesario desmoronarse, ceder un instante,

lo justo para dejar pasar el llanto antes de ser olvido

hasta que alguien diga ¡basta!, empezar de nuevo.

De Mitos Azules 2004






ALAS DE HADAS EN LA NOCHE

No importa el tiempo ni la quietud de las horas

cuando te paras en mi cuerpo tanteando la distancia,

envolviendo mi costado con el silencio de las caricias,

sorprendiendo mi piel con el palpitar de tus manos vivas.


Soy el ala sangrante prendida de una espina.

Ansiosa viajera en una ola, que va del mar a una playa,

de tu lengua a tu saliva, allí donde amanece mujer de agua,

aquí donde permaneces, hombre de tierra firme.


Eres el fuego contenido en mis manos,

te derramas en gotas de rocío sobre mi espalda,

bordeando hasta mi vientre un camino de esperanza,

levantando de mi cuerpo el olor a tierra mojada.


Búscame, entre los labios, profecías de poetas;

entre los muslos, camelias con perfume de violetas;

sobre los pechos, manantiales que se expanden

en la corteza de la madre tierra.


Construye con tus manos un bosque de colores de otoño,

poblado de hadas de noche,

que nos cobije de las miradas mortales,

que nos envuelva en alas alegres.


Nos fundiremos tú y yo, la otra y él,

después, seremos el arco iris o la tormenta,

o, solamente, hombre y mujer,

o más, trabajo y libertad.

De Alas en libertad (2008)






LA CALLE DEL QUINTO EMPERADOR

Siento el temblor de fuentes y aceras

migrar de palabras que limpian las bocas,

¿Qué precio pagaré por alcanzar el nácar de tu frente?

La pulida razón de virar en punto exacto.


Es solamente que te quise en la memoria remota,

sobre aguas turbias de caudal meloso.

Hube de remar en naves de papel,

cuerpo a cuerpo sobre los humedales,

gastando mi sangre gota a gota,

reconquistando el lugar del mundo preciso

para separar cuerpo de sombra.


No quiero envolver estas manos en esparto

cuando las ofrezco como recompensa

de haber pervivido en tantas batallas.

No quiero ofrecer estos labios

que besaron tantas muertes

porque el humo se desvanece

con un bostezo del viento.


Habito en otra calle desalojada de duendes y emperadores

donde transcurren los días

midiendo el horizonte, a cuartas, con las palmas de las manos.


Ignoro mi altura para besar la risa de las nubes,

para cantar como la lluvia sobre las tejas,

para deslizar mi cuerpo en lágrimas de despedida,

porque sé que soy una cosecha que llegó de una semilla.


Inédito

1 comentario:

AZZI Mohsen dijo...

He conocido la existencia de la poetisa CARMEN ORTIGOSA MARTÍN, a través de la Revista de POESÍA, AFORISMOS, FRESCORES, en la COLECCION LAS 1001 Noches. Y debo confesar que he descubierto una poesía sublime, emotiva y evocadora. Cito a modo de ejemplo del poema "Imagino", siendo yo mismo poeta e investigador en la Literatura española, aprecio ese tipo de poemas imaginativos que se proyectan en el futuro. Encantado de leer a esa poetisa.