jueves, 14 de enero de 2010

CARMEN HERRERA CASTRO























Mencionada por:

Lola Crespo





Menciona a:


Eladio Orta


Álvaro Pérez Martín
Fran Nuño
Irene Nárdiz
Lorenzo Ortega
María Luisa Viu Blanch


Manuel Márquez


Antonio Martínez i Ferrer


Emilio Arnao


Alberto García-Teresa


Emili Sánchez Rubio


Jorge Espina Fernández


Patricio Domínguez G.


José Manuel Camacho


José Manuel Alfaro


Miriam Palma


Luci Garcés


Antonio Frías









Bio-Bibliografía


Atrapada entre las palabras y las imágenes. De la fotografía a la poesía visual y escénica. Ha publicado el cuento “Piratas y quesitos”, el libro de poemas “Lámina animal”, tiene obra en “Expoesía08” de la Bienal de Poesía Experimental de Euzkadi, en la “Antología de Poetas en Platea”, en la Antología de “Voces del extremo. Poesía y magia”, en el nº 11 de la revista-objeto “Metamorfosis”... Ha realizado lecturas y actividades poéticas en centros de enseñanza, dentro del Plan de Fomento de la lectura, y recitales de poesía escénica, los más recientes en los dos Festivales de Perfopoesía de Sevilla, en la PreBienal “Fronteras de Papel”. Con el grupo La Madeja ha participado en el Recital Chilango Andaluz 2009, y en el recital homenaje a Antonio Machado en la II Feria del Libro del Aljarafe.


web: http://www.carmenherrera.es/








Poética





Cuando leí las “Cartas a un joven poeta” de Rilke, tenía unos catorce años, y desde los diez u once escribía cuentos y poemas. Al tropezar con este párrafo:



“Nadie le puede aconsejar ni ayudar. Nadie... No hay más que un solo remedio: adéntrese en sí mismo. Escudriñe hasta descubrir el móvil que le impele a escribir. Averigüe si ese móvil extiende sus raíces en lo más hondo de su alma. Y, procediendo a su propia confesión, inquiera y reconozca si tendría que morirse en cuanto ya no le fuere permitido escribir.”

Me pregunté si yo podría vivir sin escribir. Entonces no supe responderme. Hoy sé que no podría.
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->






<!--[endif]-->


Poemas








Quiero despojarme del barril





y llegar a mi esencia,


anacoreta de palabras,


estoica de formas,


quiero


incorporar el minimalismo a la médula de mis huesos,


hasta que brote espontáneamente


en cada uno de mis actos.



He conseguido


abstraer el barroco de mis fuentes:



dónde todos ven


la imagen ornamentada


de la Macarena,


yo veo


un triángulo inscrito en un rectángulo.



Quiero



que no sobre nada,


que cada espacio ocupe su lugar,


ni una sola palabra sin sustancia.



Yo



bajo a los sótanos,


bajo la voz,


desciendo a los abismos,


me largo escalera arriba,


me las piro


y punto:


cada cosa en su sitio.



No quiero equilibrio;


estudié las atávicas reglas de la composición,


las asimilé, las integré, las aprehendí...


con el único fin de destrozarlas un día,


tal vez mañana.



Arrancar los adornos del cerebro


duele.



Huir de la complacencia


es duro.




Estilita, por fin,


desnuda en mi columna,


siento el sol en la piel.


Sólo yo sé


de las pulseras,


zarcillos de corales,


peinetas de carey,


biznagas de jazmines


y el traje de volantes


que me adornan.
















Que el arte es largo…





Vicente Tortajada


poeta


fallecido



contaba que



Jaime Gil de Biedma


poeta


fallecido



atribuyo un poema


a



Antonio Machado


poeta


fallecido



apócrifo


que



viene


va


navega


rula


suena


y


resuena



quién sabe qué contó Vicente


quién sabe qué atribuyó Jaime


quién sabe qué escribió Antonio



ahora


el poema se juega en mi terreno,



porque la vida es corta


el arte es un juguete



y todos los poemas son apócrifos.



poemas


vivos


de


poetas


muertos



que el arte es largo


y además no importa.














Sesión continua (el cine de verano)





Adivina quién viene a cenar tomates verdes fritos la noche de la iguana:


el bueno, el feo, el malo, Indiana Jones y la última Lolita.


El vecino del quinto, con faldas y a lo loco,


pudo reinar, pero sabia demasiado.


A pleno sol dos hombres y un destino rigurosamente vigilados


las prefieren rubias.


El tercer hombre, sólo ante el peligro, recuerda


las amargas lágrimas de Víctor o Victoria


(ese oscuro objeto del deseo) que el viento se llevó.


Haz lo que debas el día de la bestia que mece la cuna.


La gata sobre el nido del cuco


vestida para matar con la chaqueta naranja metálica y mecánica,


toma el dinero y ciento un diamantes para desayuno.


¡Qué noche la de aquel teléfono rojo en el silencio de las galaxias!


Baile básico, fiebre de los sentidos, atracción del sábado,


imperio de los vampiros, instinto fatal…


los corderos bailando con lobos el último tango en mi hermosa lavandería,


los poetas muertos entre las flores al borde de un ataque de nervios.

5 comentarios:

Ivan Vergara / Appu dijo...

Bienvenida Carmen!!! es un placer ver cómo compartimos afinidades.

Un abrazo hasta la India!

(porque estás ahí, no?)

Eduardo González Ascanio dijo...

Soberbia la Sesión Continua.
Un abrazo.

Ángel L. Montilla Martos dijo...

Me ha encantado todo. Los poemas, la poética y hasta la foto.

Georgina Hübner dijo...

Me han gustado mucho, mucho los tres. Bonito juego el de "Sesión Continua" :)

carmenherrera dijo...

Hola a todos, y muchas gracias por vuestros comentarios.

Como dice Ivan estaba de viaje en la India, y hasta ahora no he llegado, por eso no había podido leeros y responderos antes.

Estoy encantada de conoceros y compartir este espacio con vosotros.

Gracias de nuevo por vuestros comentarios y un abrazo.