jueves, 26 de noviembre de 2009

ALFONSO GARCÍA-VILLALBA MARTÍNEZ















Mencionado por:
Juan de Dios García

Menciona a:
Juan de Dios García
Carlos Pardo
José Daniel Espejo
José Óscar López
David González
Héctor Castilla
Diego Sánchez Aguilar
Javier Moreno
Antonio Aguilar
Estíbaliz Espinosa
Luna Miguel



Bio-bibliografía

Murcia, 1975. Licenciado en Filología Hispánica y Máster en Comunicación. Ha desarrollado su labor profesional en el mundo de la docencia y en el campo de la comunicación y la gestión cultural. Es responsable de la creación de diversos textos para espectáculos dramáticos y, hasta la desaparición de El Faro de las Letras (2009), trabajó como crítico literario en el mismo. En la actualidad trabaja en el desarrollo de diversos proyectos culturales, principalmente relacionados con la literatura. Es colaborador habitual de publicaciones como “Cooltura” y “El Coloquio de los Perros”. En el campo de la creación literaria se mueve en el territorio del cuento y la poesía y ha recibido algunos premios literarios en ambas disciplinas. No obstante, es prácticamente inédito. Mantiene la bitácora periferiauberalles.blogspot.com



Minipoética

poeta escéptico ante la poesía. poesía como forma de perder el tiempo, ser feliz o tener angustia de quita-y-pon. poesía como estrategia para olvidar el malestar haciendo referencia a él. vehículo de expresión que enciende y apaga el presente. poesía=contradicción. como pastilla que sirve para no desaparecer totalmente. poesía como comentario de la realidad y como artefacto que miente. poesía que me diga qué comprar, qué ponerme, qué pensar. poesía inútil, que no dice nada. poesía para tranquilizar (o alterar) mi conciencia. poesía sedante. como la tele. poesía como caja y fiebre.



Poemas

pequeña habitación blanca

observa a las personas que amas
presta atención a la combinación de zapatos
con falda o pantalón
a la presencia o ausencia de maquillaje y/o perfume
observa la minuciosidad (o falta de ésta)
en el planchado de sus prendas de vestir
después imagina a estas personas que amas
(y que, a veces, te cansan) dentro de una habitación
hazlo de forma individual
(que tu imaginación no haga grupos)
observa la habitación que es un cuadrado con lámpara
que pende del techo, en el centro,
justo en el centro
observa la disposición del cuerpo sobre las paredes [blancas
(el suelo, también blanco,
hace del espacio un lugar
amorfo y eterno:
la eternidad es inhóspita
¿no lo sabías?)
ahora desviste automáticamente a estas personas
hazlo de uno en uno
(que sea, digo, de forma instantánea: como un truco de [magia)
tal vez alguno se desmaye
ya sea por amor, miedo o calor
observa a esas personas sin ropa de forma individual
comprueba los pliegues de grasa si los hay
la respiración que infla pecho o barriga
la mayor o menor presencia de vello
diferencia colores de piel, imagina sabores
observa manos y dedos, el movimiento de manos y dedos
comprueba el estado de vibración de sus rostros
(que son rosas con miedo)
y procura detectar el ritmo respiratorio
si quieres, puedes ponerles una bolsa en la cabeza
(en el caso de que no te gusten las flores o el miedo)
si la bolsa es de plástico, mejor
si no quieres ponerles bolsa en la cabeza,
peor para ti: la experiencia es mejor con bolsa
(siempre lo es)
porque ni la belleza ni el terror molestan
y sobre todo ten en cuenta esto:
déjate llevar tan solo por una emoción, un tipo de [emoción
ahora, cuando llegue a tres,
odia a estas personas
uno
dos
3
ahora



practica el miedo

debes tener miedo. tanto como seas capaz.
tener miedo, temblar, observarte en el espejo
y que en el reflejo vibre tu respiración
que tropiece tu voz frente al espejo

debes tener miedo. aceptar las imágenes que te dicen:
ten miedo

debes tener miedo de peluches, niños y ancianos.
del viento.
de juguetes y peces.
de la mano que te acaricia.

siente el vértigo de todo eso, la angustia, sí
esos hipnóticos que pondrán tu corazón en espiral
y náusea de niño
siente el sudor de ese miedo que nace en el cabello
y desciende por el rostro y salta los párpados, salta los [labios
y cae por el cuello, moja la camisa, tu pecho, el [estómago
se filtra ahí dentro
y sale por el recto

debes tener miedo
sigue las instrucciones
abandónate




autobuses

miro los autobuses. Cuando miro los autobuses no siento nada.
cuando no siento nada
miro hacia fuera.
entonces observo la publicidad en el lateral del autobús
fotos, frases en el lateral del autobús
entonces parpadeo y trago saliva:
depende del objeto en que anhele convertirme
depende


dentro de los autobuses las personas parecen galletas
dentro de los autobuses que parecen cajas de galletas
las personas parecen eso
galletas


las personas
en su interior
se colocan en casillas vacías
componen un damero:
surtido en caja de plástico
el crugigrama de aquello que pasa
entonces ocultan los espasmos o las risas histéricas
lo hacen bajo una piel que tan solo es camuflaje


la piel
que
es verdad
pero
blanca:
inodora
pese al sudor
pero blanca


miro las personas dentro de los autobuses
repito estas palabras mentalmente
(miro las personas dentro de los autobuses:
miro galletas,
no como galletas)
relleno con estas palabras los espacios en blanco
del crucigrama
las casillas vacías
engullo las casillas vacías
estas palabras en blanco
pese al sudor


dentro de mi cabeza sólo hay galletas
eso:
galletas
aunque yo no
sea
el monstruo

sábado, 21 de noviembre de 2009

FRANK RUFFINO

*

*

*

*

*

*

Mencionado por:
Jesús Aparicio González

G.A. Chaves

Menciona a:
Jesús Aparicio González
Agustín Calvo Galán
Yolanda Castaño
Luis García Montero
Ana Delgado Cortés
Miguel Florián
Carlos Marzal



Bio-bibliografía

Poeta español-costarricense. Frank Ruffino (Francisco de Asís García Rufino) Nace en San José Costa Rica el 16 de abril de 1965. Se cría en la zona norte del país, en el pueblo de Tilarán, donde aún radica la mayor parte del tiempo.
Tras finalizar la Guerra Civil Española, su padre tomellosero, quien estuvo del bando republicano y fue herido en la batalla de Teruel, decide auto exiliarse. Camino a América conoce a su madre tenerifeña; varios años después se casan mediante un poder y ella viaja a Costa Rica.
La obra de Frank Ruffino ha sido destacada en medios de prensa a nivel nacional e internacional.
Sus poemarios: “Diablos alucinados” (2002); “Torre de vigilias” y “Fingida lágrima” (2003), ambos textos en un mismo libro; “Viaje de ausentes” (2006) ocupó el segundo lugar en el “I Premio Internacional de Poesía Macedonio Palomino para obra publicada 2007”, entre 197 libros de Iberoamérica y España.
Estudió periodismo en San José de Costa Rica, dedicándose siempre a la prensa alternativa, por lo que ha fundado varios medios rurales de comunicación, esto desde 1994. Actualmente edita el periódico El Florense en la provincia de Heredia, Meseta Central del país (Versión digital: http://www.elflorense.com/).



Poética


Se dice y es casi lógico que la primera línea de literatura consistiera en un verso. Desde ahí el sentimiento y pensamiento se entrecruzan de manera caprichosa. Definir qué es poesía no me quita el sueño: basta plasmar con la palabra una sensación que nos conmueva de manera inusual para crearla. Y en eso estamos los poetas y la mayor parte de los seres humanos: luchando día a día por expresar de mil maneras lo mejor de nosotros mismos y de ahí influir sobre el otro intentando crear una reacción esclarecedora, filosófica, espiritual, etc.



Poemas



AQUÍ


Miré sus siluetas erguirse
en el viento,
algunos intuían que mi cristal
era la luz más pura,
así entendí que el exceso
de confianza
puede ser la perdición
y la perfección
por la limpieza
es locura.
Miré la paciente
vida de las tortugas,
entonces construí
algo parecido a sus corazas,
me di a la meditación
en cada paso.
Así, entre las piedras
del silencio
me hice poeta,
o más exactamente
rescaté el poeta
que ya venía en mi sangre,
como el hierro
más viejo que ella.
Escucho a los cantantes
y me parece
que el amor es el gran tema,
pero aquí es el planeta
de los dementes
y concluyo que algunos locos
se han refugiado en una isla:
por desamor e injusticia
buscan exilio en el asilo.
En cuanto a una libélula
barrida por el viento
tiene tanto valor
como el Papa.
(De “Viaje de ausentes”, 2006)




ESO QUE TÚ Y YO TENEMOS

a Sole, si aún no ha olvidado…

Eso que tú y yo tenemos
descontándonos en la pared;
el precario equilibrio
de los huesos,
su efímera emancipación.
Esta procesión de sombras
dista mucho
de la ascensión sublime
que nos dicen.
Ahora sé que mi paraíso
fue La Pochona
aquel día los dos
con dieciséis.
Aún el sabor de esa uva
me alienta,
que ya todo
nos fue dado,
y que si un instante similar
viviéramos sería
una copia de mala calidad
donde ya nadie
nos reconocería.
(De “Viaje de ausentes”, 2006)




NIRVANA
Alguna tarde todo parece extraño
por lo poco exigente
que se vuelve el alma:
el café en la taza podría
ser zumo de limón
y no pasa nada.
A la hora pico la gente
corre en toda dirección,
mientras sopeso las potencialidades
de un agujero de gusano:
trasegarse uno, no a la casa, el cine,
el bar favorito, sino
a lugares donde el afán no tiene sentido,
entornos que no se pueden describir
con simple literatura, pedestre poesía,
donde otra matemática (o quizá ninguna)
reina y las leyes físicas
a nadie castigan porque
simplemente son otras.
En esos territorios tampoco
el amor ni la locura
son dignos de inventarse,
algo que en este planeta, amigos,
se ha vuelto duro de sobrellevar.
Y la felicidad es otra carencia
con la que se está muy bien:
aquí no hay maniqueísmos
ni sexos ni estéticas.
Y como todos están completos
no teniendo nada humano
se la pasa uno muy bien.
(De “Viaje de ausentes”, 2006)




CONVICCIÓN
Pretendo levitar en esta noche.
Mi geco se alza
conmigo, dormidos los dos,
como benditos.
Mas esta realidad malsana
aprendida de niños
nos acerca
a la sábana
con la fuerza de gravedad
más repugnante conocida nunca,
mientras pienso
que no soñar
es el mayor indicio
de que uno es miserable.
(De “Viaje de ausentes”, 2006)




ESTACIONES
En esta hora
no me reconozco,
se hace difícil
determinar
en el espejo
mi pálido rostro tenue.
No tengo memoria
de mí.
Esta quietud me inquieta.
Del cajón
asoma el negro violín,
un enano azul lo lame.
Alguien comienza
a mover mis hilos,
escoge el traje amarillo,
los zapatos rojos,
la corbata blanca con lunares…
Empieza la función.
Ya la gente ríe.
Quisiera decirles lo que siento,
no lo que el hombre
farsante y petulante
habla: el discurso manido,
unos versos
tan agotados como su cepillo
de dientes.
El afán devorador
por la notoriedad
lo aprisiona.
Aquel niño transparente
prometió liberarme
de este oprobio…
Quizá su cuerpo diáfano
fue curtido
por los soles y los vientos
o envejeció su alma
para sentir
la ilusión
de resucitar la vida
en esta triste marioneta.
Quizá ha traído
sus propios niños
a este tenderete
y no le he reconocido.
Han reparado
mis articulaciones,
me han pulido y pintado…
No supe más de él.
Y en esta hora
no me reconozco,
se me hace difícil
determinar
en el espejo
mi pálido rostro tenue.
(De “Viaje de ausentes”, 2006)




HÁBITAT
Los ciegos no temen a los cuartos oscuros
solo a los recintos de luces resplandecientes.
Los ciegos están muy a gusto en su sombra
como tú con los pajaritos de colores.
(De “Viaje de ausentes”, 2006)




ÁNGELES
Los ángeles son leves como la sombra de la mariposa
y tienen para sí las alas del viento.
A los ángeles no se les duele el ser
ni duermen en cuartos oscuros durante el día.
Son apenas presentidos en los sueños
y posan la profecías en tus labios.
Cuando un niño ríe en su cuna a solas
percibe el calor del ángel,
cuando los ladridos y el canto de los gallos
se desatan en el silencio
a veces es que pasan los ángeles en procesión
hacia las plazas donde gustan mirar a los hombres.
Ellos guardan los secretos para espantar a la Muerte
y de vez en vez interponen sus alas
entre ésta amarga y tú
y saben bailar en hilos de luz.
(De “Fingida lágrima”, 2003)

domingo, 15 de noviembre de 2009

EVA VAZ


















Mencionada por:
Enrique Cabezón
Sonia San Román
Carmen Beltrán
José Luis Piquero
Sofía F. Castañón
Vicente Muñoz Álvarez
Belén Reyes
Sibisse Rodríguez
Anabel Caride
Yolanda Saez de Tejada
Trinidad Gan
Josefa Parra
David Refoyo
Joan Gonper
Julián Sánchez
María Ángeles Maeso
Jezabel 6
José Manuel Vara
Uberto Stabile
Pedro J. Serrano
Alicia García Nuñez
Jara Bedmar
Isabel Izquierdo

Menciona a:
Velvet Underground (John Cale y Lou Reed)
The Clash
Patti Smith
David Bowie
Johnny Cash
The Smiths
The Pixies
The Breeders
Mazzy Star
Nick Cave and the Bad Seeds
Come – Thalia Zedek
Elvis Costelo
Leonard Cohen
Bob Dylan
Mark Lannegan
Greg Dully
Michael Nymann
Wim Mertens
Placebo
Tindersticks



Bio-bibliografía

Eva Vaz (Huelva, 1972) se dedicó durante varios años a la gimnasia rítmica, antes de licenciarse en Filosofía por la Universidad de Sevilla. Ha trabajado en el campo de la escena, el periodismo y las artes plásticas, realizando la exposición Hembras, en colaboración con Ángeles Santotomás. Actualmente dirige la empresa de gestión cultural Ex-Libris.
Ha publicado, entre otros títulos, Ahora que los monos se comen a las palomas (2001), La otra mujer (2003), Leña (2004) y Metástasis (2006). Su obra aparece en diversas antologías, como Carne picada, Poetas del extremo, La verdadera historia de los hombres, 21 de últimas y, más recientemente, Tripulantes, La venganza del Inca, Femigrama, Hankover y 23 Pandoras. Tiene en prensa una antología de su obra poética que aparecerá en la editorial Baile del Sol con el título de Frágil.




Poética

Mi poesía es una confesión estética, una confesión impúdica y sincera que invita al lector a compartir mis obsesiones y convertirlas en emociones colectivas. En ese viaje, regreso a mí misma aliviada y limpia. Esa dialéctica emocional cicatriza el esternón de esta loba tierna. Dicho lo anterior, he de reconocer que la poesía es pura psicoterapia (con música y piedras: el nudo en las venas cada vez que “acometo un poema”). Un acto de honesto exhibicionismo. Mis letras son mi particular tratamiento en este sanatorio de quemados que es el mundo, este caldo indigesto. En fin, un psicoanálisis de andar por casa.



Poemas


PARA GRITAR

Mi madre siempre deseó
una parcela en el campo:
"Descansar
es invertir en calidad de
vida".

Para su último hogar
improvisó un alquiler
de cinco años y flores de
plástico.

La muerte también tiene
fecha de caducidad.

Ha vencido el alquiler
y mi padre le ha comprado
su propia parcela en el campo,
en el pueblo.

La muerte también entiende
de clases.

Vuelven a encontrarse,
por arte del negocio inmobiliario.
Su última cita,
en el paraíso del cementerio municipal:
mi padre asiste al siniestro desnudo
de huesos desordenados.
Y el anillo de matrimonio.

Su esposa, mi madre,
en una paz brutal como nunca tuvo.
Todo en una bolsa de plástico.
Sin más mística:
el espanto en una bolsa de basura.

Mi padre volvió a sentar
a su amante
en el asiento del copiloto.
Con cariño. Con la tragedia
instalada en el volante.
Con arcadas. Con amor.

Depositó la bolsa,
como el que regresa del supermercado,
en la propiedad, orgullo familiar,
en una bolsa de basura
de plástico
de marca.
Tantas bocas viven
de la muerte.

Hasta mi poema vive de la muerte.
Mi ego liba de tu muerte.

Perdóname,
mamá,
has tenido una nieta.



EL CORAZÓN DE LÁZARO

Firme es esta voz que aúlla
con la ternura de los lobos.
Esto soy. Esto ofrezco.
No es poca cosa haber llegado a este poema.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.

Yo soy la última canción.
Yo soy el acople.
Soy el tercer cigarro encendido con la misma cerilla.
La música sin el bar.
Soy el final.
Soy el diagnóstico.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.

Firme es esta mirada de ojos enfangados
que sin querer tocar el cielo
llegaron a lo más alto:
llorarse con luto estético
la tragedia propia y la ajena.
Arrastrar todos los escombros.
Soy la siesta infinita de la suerte.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.

Yo soy el libro empezado.
El último poema.
El primer verso.
La H muda.
El estertor.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos.

Soy el vértigo.
El ruido de los venenos, soy.
Soy un mapa sin leyenda.
La vértebra de menos.
La hoja roja.
Soy Eva Vaz, la pirueta de un nombre.
Soy la que se morirá aprendiendo
como se muere una.
Soy la que se levanta temprano
con el corazón de Lázaro entre las manos
y lo alimenta,
y lo envenena,
y lo consume.
Y lo ama.



EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO

Voy asistiendo a tu entierro
lento y cotidiano.
Observando la evidencia
de que la ironía
es la única respuesta
que te permites
cuando te miras por dentro.
El exceso,
cuando te miras por fuera.
La benevolencia,
cuando lloras tu caricatura.
Cuando das manotazos torpes al aire
como un espantapájaros desmesurado
y absurdo.

Y es que asisto a la certeza siniestra
de que por fin encontraste dentro de ti
el único calmante
para la fatiga de ti mismo
y tu dolor de mundo.
Para rendirte a un determinismo
estético y sedante.

En este mundo estás muy huérfano.

Y es que prefiero obviar
tu suicidio lujoso y sórdido;
tu suicidio doméstico,
hortera y elegante.
Quiero obviar el exceso
de tu propia exhibición.
Y el perdón que te concedes.

Y me pregunto quién quieres ser
probada la droga de la autocomplacencia.
Comprobada la amabilidad de tu gesto
cuando te llenas las venas de paz
y la camisa de sangre.

Si te convertiste en un hombre de corcho
o de hojalata.

Nunca supiste cuánto te amé
sin amarte.
Nunca.

Y ahora, ahora,
ponle música a estas letras.
Y canta, canta…
yo bailaré, bailaré
bailaré…
hasta el día en que
te mueras.

martes, 10 de noviembre de 2009

RAÚL CAMPOY GUILLÉN




























Mencionado por:
Aarón García Peña
Giovanni Collazos

Menciona a:
Galorhui Nersangel



Bio-bibliografía

RAÚL CAMPOY GUILLÉN (Madrid, 1978)
Licenciado en osteopatía y diplomado en fisioterapia.
Ha publicado: Los dientes del reloj (fue mencionado libro destacado en La Casa del Libro), Ed. Atlantis (2008) y Donde casi amanece, Ed. CELYA (2010).
Algunos de sus poemas se reflejan en revistas literarias como Mester de Vandalía, El cuervo, Ves Arte, The Children´s Book of American Birds... en el cuaderno Vitola de Anaïs, en la antología Nueva poesía y narrativa hispanoamericana, Lord Byron Ediciones (2009) y en la antología Madrid: una ciudad,muchas voces (2010). Ha recibido críticas positivas en periódicos de Madrid, Granada, León, Venezuela y Cuba.
Ha participado en el Festival Internacional de Poesía de La Habana, participa en recitales de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, Radio Vallekas y Onda Cero.Actualmente está siendo traducido al inglés para una antología de poetas españoles en la Ed. Carcanet, Londres (2010); y al Danés por su próxima participación en el Festival Internacional de Copenhague.


Poemas



NO ME INTERESABA JUAN GELMAN

Eran sus ojos?
Su silencio de libro inacabado?
Su piel de diario perdido, de árbol ya inexistente,
de fotografía sonora por la rigidez amarilla?
Fue su mirada de pasados presentes?

Disculpe Juan Gelman


______________pero la perseguía.

No sé que fue.

Tristeza. Tangos infinitos.
Inquietud de pasajero. Palabras.
Tragos de salivas negras.

Definitivamente eran sus ojos;
vi en ellos presión de sillas, de pies inflamados,
nubes pesadas de ser lluvia,
sudores amargos de almohada.
Entró en mí su humedad;
recogí sus colores,
mil palomas de ocres.
Recogí su aceite viejo como una miel deshidratada.

Algo se fue con ella:
parte de mi voz: parte de mi azul.
Me presentó la vida
como el incendio que se apaga con las manos.
Así me quedé:
con la inmunología aplastada,
escondido en mis extremidades.

Extraño mundo los ojos.
Extraño mundo sensitivo.
(El corazón negro silba,
inevitable,
deshabitado a veces también.)

Esa mujer dio después la mano a Juan Gelman
y sentí besos de viento y menta por mi espalda,
mientras recogía las conchas de la ternura
que iban dejando a cada paso
por la playa de sus cuerpos.
De imperfectos que perfectos!
Qué huellas en la arena de sus manos podían ser más profundas?
Quiénes pueden mantener el hojaldre intacto
en medio de un disturbio de años?

Manos de vértice,
uve de brazos.
Uve de victoria,
de victoria callada
como un libro entre las ruinas de una guerra.

Y yo, como un idiopoeta,
sintiendo el qué a quién y por qué.
Yo, que divago por una alternancia de cubiertos y despejados.
Yo, que soy un temblor a cada instante.
Yo, que suelo dar la mano equivocada.
Yo, que tengo ojos.

Extraño mundo los ojos.
Extraño mundo sensitivo.
(El corazón negro silba,
inevitable,
deshabitado a veces también.)

Qué vida de moscas dando volteretas por el cristal.
Qué mundo separado de carnes
de tristezas y alegrías.
Cuántos ojos mirando
envejecidos como frutas
obligados a mirar
para no mirar nada.

Debería haberme hecho fotos con Juan Gelman.

Raúl Campoy Guillén
24 de Mayo 2007




ENCUENTRO

Desde la distancia,
yo te hago nueva de espumas,
con tu abrazo trepando corales;
sumadora de horizontes,
no te adivino
pero me rodea tu adivinanza.

Desde la distancia,
yo te espero con ansia de brote,
maloliente y marino,
sudoroso en apagón,
devorado por mis propias palabras,
que lambrijo me tiran al viento
con sus niños
de soledad y arena;
y en la humedad de los vencejos,
secano en luz y estático en vuelo,
abro paraguas de ti
para habitarme en tu memoria:
temperatura ideal de mi conciencia.

Desde tu llegada,
salto a los charcos
con calambre sentimiento,
llamándome la atención de no abarcarte,
queriendo ser un niño
para crecerte de nuevo,
partiendo e impartiendo calmas,
termómetro subiendo pétalos,
hidrómetro en tu sed:
tú en mi medida
y tú medida
en mi desmedida.
Porque desde tu llegada,
ya nada es inmóvil,
CAMPANERA.

Raúl Campoy Guillén
Septiembre 2008
Reg M-2074

viernes, 6 de noviembre de 2009

RAMÓN EGEA



Mencionado por:
David Yáñez Barroso

Menciona a:
Roberto Domínguez Moro
David Yáñez Barroso
Elia Maqueda
Daniel Fragoso Torres
Manuel Vilas
Leopoldo María Panero



Bio-bibliografía

Ramón Egea. Valladolid 1983. Licenciado en Psicología y Máster en Recursos Humanos. Nombrado 5 años consecutivos "Mejor poeta de su bloque" gracias a lo cual es el primer autor en obtener el trofeo en propiedad. Algunos críticos ponen de relieve el escaso mérito de los títulos al haberse obtenido todos cuando la vida era en blanco y negro. Ramón sonríe. Su primer libro "El alambre" tiene una oferta editorial de Devenir que está en proceso de ejecución, Dios mediante. Su segundo libro, posiblemente titulado "La estera", iniciará la gira de editoriales y certámenes en los próximos meses porque los sueños son un asunto serio.




Poética


JACK EL DESTRIPADOR
El mundo se divide
en los que hacen música
en lo alto de un escenario
y yo,
que soy tu asesino.


de "El alambre"




Poemas



TED BUNDY HACE LA PRIMERA COMUNIÓN EN LA IGLESIA DE SANTA MARÍA DE LOS MÁRTIRES DE ÍSCAR, VALLADOLID
al amor verdadero

Tengo sueños donde soy el maestro de espadas
que ordena que se abra el pasillo metálico
-bajo el sonido del órgano-
el día de tu boda, soy el guardián de vuestra
santísima felicidad.
Me habéis contado tantas cosas buenas
qué dulces los hombres que os aman y amáis
qué brutalidad singular, oportuna, milimétrica,
olímpica, marciana y humana;
humanísima como el café de la mañana
que me dice asesina al prójimo
pero ámale antes y después,
mírale a los ojos,
detecta el amor paradigmático del Hombre.
Cuchillo dentro y danza en el sentido de las agujas
en las tripas de este mártir.
Yo tengo 8 años y sin embargo
me he acostado con un puñado hermoso de mujeres
no menos hermosas,
he realizado viajes de ida y vuelta al centro
de mi corazón gigantesco y dañino
como el pan caliente,
he visitado alguna de las ciudades más enigmáticas
de la Civilización
enigmáticas y vibrantes porque son el deseo irresistible
que me decís que sentís en los preciosos cafés
de la ciudad de Madrid,
mientras yo coloco el vaso frío en mi sien,
mi pose más estudiada y más felicísimamente
destructiva.
En el video de la Comunión saldré vestido
de marinero, entre bostezos, convencido
de que hoy es el día más grande
de mi vida.


de "La estera"




VUESTRA FELICIDAD
Me gustáis mucho
me gusta mucho estar con vosotros
me gusta vuestra felicidad
es lo que más me gusta de todo
ojalá pudiera estar cerca de ella siempre
como un reportero alcohólico y divertido
que registrara cada detalle.
Os acompañaría, si me dejarais,
a París
me quedaría en la recepción del hotel
cuando subierais a la habitación
seguramente aprovechando el wifi,
sentado en aquellos viejos asientos morados,
comparando París con Roma en mi imaginación,
como comparan en las revistas para chicas
el primer beso y el último polvo
sobre el albornoz.
Intentaría escribir mejor que nunca,
bajo los clavos de la Eiffel abriría mi cuaderno
y pondría:
vuestra relación es autosuficiente
vuestro amor es Cataluña
a la que le sobran los vecinos pobres
y sin embargo tiene que financiarlos
vuestro amor es Cataluña
que tiene chimeneas prodigiosas
mar y montaña
castellano y catalán,
no hace falta salir de vuestro amor
para estar al alcance de cualquier cosa.
Alguna vez tendríais que acabar yendo a Estocolmo
-es algo inevitable-
Estocolmo es una ciudad por la que pasa un río anchísimo,
yo conozco buenos supermercados allí
allí la gente habla en inglés
yo os haría las fotos,
él tiene un libro dentro
muy dentro,
la grandeza está tan cerca de vosotros
y de mi por estar tan próximo
que quema,
me gusta que celebréis ese ardor en París,
París es una ciudad donde está bien venir a beber vino
en la calle,
y a pedirle cosas a una mujer y que la mujer te las entregue
también es una ciudad apta para morir
o eso dice la gente,
en los aviones intentaría reservar asientos de ventanilla
para mí,
me encanta veros dormir juntos,
por respeto solo puedo veros así en los aviones
transoceánicos,
porque en la habitación vuestra no me meto,
salvo para jugar a las cartas,
o beber una botella de vino Lambrusco
mientras vemos la tele o cantamos
tenía tanto-tenía tanto-tenía tanto.
Os quiero más de lo que he querido a nada nunca
ojalá seáis eternos
como las piedras rojas
que aguardan al fin del mundo
en el centro de la Tierra.

de "La estera"




RADIOHEAD - CREEP.MP3
Qué evento más extraordinario es verte mirar por la ventana del hotel
una Sevilla imaginaria, que se enfrenta al calor con el puño en alto,
toda su gente durmiendo en las horas centrales del día para no morir,
tocando palmas, viviendo a una velocidad prudente, contando
chistes que afilan su acento para no morir, comiendo rebozados
-en eso son iguales las ciudades frías y las tórridas: mucha grasa,
mucha cerveza, muchos ojos clavados en el suelo para no morir-,
qué mapa más claro son sus trópicos hechos de cuerdas de tender
de un verde desgastado y brillante.
Eres rubia
como no son capaces de ser las mujeres en mi país,
me da igual que tengas el pelo de la cabeza matizado químicamente,
porque eres rubia en esencia, tienes parte del cuerpo y del alma
que no se pueden teñir, salvo que quisieras morir envenenada.
No quieres morir.
Me gustaría mucho ser especial como lo eres tú,
no especial a mi monstruosa manera,
que me hacía rezar de niño cada noche un pack sin fisura de oraciones,
siempre las mismas, haciéndolas coincidir con las paredes
de la habitación para no perder nunca el hilo
y para proteger a mi familia, para protegerme a mí
y para proteger la panadería de mi padre de esa chispa inesperada, ese incendio
que nos dejaría de patitas en la calle. La harina arde como las colonias
de Walt Disney.
Las oraciones salieron de mi vida cuando entraron las copas y las chicas,
-solo Dios sabe en qué orden-
pero volvieron a entrar cuando mi padre se moría, gracias al cielo yo ya era un hombre
de los pies a la cabeza -22 años -y profesionalizaba las oraciones,
me acordaba del sagrado corazón de Jesús, detestaba a los nostálgicos de la dictadura
que lo nombraban por la televisión como si fuera su escudo,
y rezaba compulsivamente hasta desprender las palabras de su significado,
hasta que me dolía la cabeza.
Me gustaría llegado el caso, ser un suicida sin alardes, sin llamadas de exhibición,
me gustaría ser un ejecutor frío como tus labios, llegado el caso.
Me gustaría ser especial, ese tipo de personas de las que nadie se quiere desprender,
de las que tienen una medalla de oro virtual en el pecho,
uno de esos tipos a los que les pasa la tragedia y la soledad sonámbula lo suficientemente cerca
como para rematar sus peinados
y seguir sonriendo y sonriendo.

de "La estera"

martes, 3 de noviembre de 2009

GRACIA IGLESIAS
































Mencionada por:
Álvaro Fierro
Antonio García Villarán
Estefanía Rodero
Javier Gato
Julie Sopetrán
Laura Rosal
Nuria Ruiz de Viñaspre
Saray Pavón
Sergio Espinosa
Natalia Carbajosa

Menciona a:
Alberto Sala Alcayde
Alejandro Céspedes
Álvaro Fierro
Amalia Bautista
Ana Gorría
Ana Rossetti
Andrés R. Blanco
Antonio García Villarán
Carlos Pérez Sacau
Carmen Jodra
Eduardo Chivite
Elsa López
Estefanía Rodero
Javier Gato
Javier Hernando Herráez
Jesús Moreno Hidalgo
Jesús Vega Santos
Julie Sopetrán
Laura Rosal
Natalia Carbajosa
Nuria Mezquita
Nuria Ruiz de Viñaspre




Bio-Bibliografía

Nací en Madrid en 1977. Aunque soy licenciada en periodismo y mis inicios profesionales se dieron en el campo de la información y la crítica de arte, en la actualidad me dedico principalmente a la escritura, la realización de performances y la actividad docente. Soy autora de los poemarios Sospecho que soy humo (Torremozas, 2002), Aunque cubras mi cuerpo de cerezas (Gil-Albert, 2005) y Distintos métodos para hacer elefantes (Amargord, 2006) y de los textos que acompañan a los aguafuertes de Luis Feito en la carpeta de grabados Tiempo de luz (Galería BAT, 2004). He ganado, entre otros, el premio de poesía joven Gloria Fuertes y el Premio Nacional de Poesía Miguel Hernández y quedé finalista en el XXXV Concurso de Cuentos “Hucha de Oro”. Mis poemas han sido traducidos al inglés y al euskera, y mis textos (tanto poéticos como narrativos y críticos) figuran en casi una treintena de antologías y volúmenes recopilatorios de España, Inglaterra, México y Japón.
En el ámbito de la literatura infantil he publicado el álbum ilustrado Mono Lolo (Kukudrulu, 2008) y he escrito más de una veintena de cuentos para primeros lectores. Además ejerzo como cuentacuentos e imparto talleres de animación a la lectura para niños y jóvenes. He sido jurado en concursos literarios dirigidos a estudiantes de ESO y Bachillerato.
Como complemento a esta actividad literaria, siento especial interés por la creación e interpretación de performances y espectáculos en los que la poesía se fusiona con otras artes plásticas y escénicas. Dentro de esta faceta he actuado para instituciones como la Comunidad de Madrid, Obra Social Caja Madrid, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), Intermón Oxfam y UNICEF; y en bibliotecas, galerías, salas de exposiciones, teatros y otros espacios culturales de España, Inglaterra, Austria y Alemania.

Os invito a conocer mi trabajo en http://valsdeloselefantes.blogspot.com/




Poemas


CUESTIÓN DE ESTADO


Cuatro muertos se inmolaron ayer por sus principios
delante de una multitud de espíritus atónitos
y sumamente atormentados.

Las momias en cuestión
viven hoy en un barrio de lujo
a las afueras de Madrid.

El ministro de asuntos fúnebres
ha manifestado su preocupación
por que cunda el ejemplo
y el caso se convierta en epidemia.

Como medida disuasoria, de momento
ha prometido nichos para todos.

Pretende así impedir una resurrección en masa
que haría peligrar
la frágil paz lograda con los vivos.

(De Distintos métodos para hacer elefantes)






ÚLTIMA HORA
Nos confirman que Dios estaba ausente.
Los timbales, el pífano y el arpa que tañían los justos
no fueron escuchados.

La puerta no se abrió
y algunas almas limpias se enfrentaron al hambre
con la cédula rota.

Nos confirman que en esa espera eterna algunos niños
arrancaron la carne a varios perros.

Que las madres se apagaron los ojos
para no ver la lápida de un ángel.

Y los hijos de Lot, hincados de rodillas,
suplicaron volverse sal de piedra.

La puerta no se abrió.
Dios no escuchaba,
no oía las febriles oraciones.

Nos confirman que Dios sigue aguardando
—a solas e infinitamente mudo—
a que el hombre lo encuentre
en una oscura cripta, en algún templo.

(De Aunque cubras mi cuerpo de cerezas)




MURCIÉLAGO QUIZÁS
Se miró en el espejo
convencido de que no se gustaba.
Resolvió ponerse boca abajo
y entonces se vio mejor.

(De Sospecho que soy humo)



EL REFUGIO
Tu boca, poligonal e incierta,
fría y extraña como los elefantes de la calle Sevilla,
acostumbra a posarse en los recodos
del alfabeto egipcio
y permanece allí durante páginas
y música
y memoria.

Mientras tanto
hay quienes saben predecir el nombre
que arrastrarás después
cuando llegues exhausta al confín de la tarde
con el cabello convertido en nácar
y los labios heridos
transparentes.

(De Distintos métodos para hacer elefantes)