lunes, 23 de febrero de 2009

JUAN DE DIOS GARCÍA















Foto: Zoraida Angosto





Mencionado por:
Ángel Gómez Espada
José Alfonso Pérez Martínez
José Luis Abraham
Ismael Cabezas
Alfredo Rodríguez
José Alcaraz
Gonzalo Sevilla
Alfonso García-Villalba
José Manuel Gallardo Parga
Alberto Chessa
Salvador Galán

Menciona a:
Alfonso García-Villalba
Alfredo Rodríguez
Andrés Neuman
Ángel Gómez Espada
Antonio Marín Albalate
Aurora Saura
Ismael Cabezas
Carlos Pardo
Diego Reche
Diego Sánchez Aguilar
Dionisia García
Elena Medel
Joaquín Ruano
José Alcaraz
José Alfonso Pérez Martínez
José Luis Abraham López
José Luis López Bretones
José Luis Martínez Valero
Luis Alberto de Cuenca
Luis Antonio de Villena
Natalia Carbajosa
Yolanda Castaño



Bio-bibliografía

Juan de Dios García (Cartagena, 1975) es autor de las plaquettes El calor de la medicina (La Candela, 2006), Heptágono (Signum, 2006), Infinitivo (Tres Fronteras, 2009) y el libro Nómada (Fundación María del Villar, 2008). Ha participado en libros colectivos como Trazado con Hierro (Vitruvio, 2002), Las letras (Fundación Carmen Conde, 2006), Al fin y al Cabo (JA/IEA, 2009) y en antologías como Cinco visitas a la poesía almeriense (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2006). Poemas y artículos críticos suyos han aparecido en numerosas revistas: Paraíso, Hache, Isla desnuda, Ágora, Baquiana, Antaria... Es director de la revista digital El coloquio de los perros y director artístico del Laboratorio de Poesía de Cartagena.




Poemas



Geometría

Te propondría hoy cuatro palabras:
caricia, nieve, gaviota, retrato.
Busca la cuerda que las una. Yo ato
los extremos del círculo que tú abras.

(de Heptágono)




Adiós al señor Kurtz
El fuego al aire libre,
una tarde tranquila. Suenan guitarras dulces,
sin instrucciones, solo deleitando.
No nos interesa el color del cielo,
tampoco sostener conversación.
Muy poco sitio para el odio aquí, en Sidi,
el fin de las colonias africanas.
Mantén viva esta ilusión de paraíso
todo el tiempo que puedas.
Dale la autoridad que se merece
al comportamiento inútil del péndulo.
No importa recordártelo de nuevo:
para vivir alegre, intuir la mentira
de las ideologías, moldear la realidad
con los sueños, hacer un barrido de estrellas.
No rechaces a Dios, hazlo literatura.

(de Nómada)




Ocho señales

Prohibido guardar deseos en el bolsillo.
Prohibido clavar mariposas en el corcho.
Se permite tararear en clase, en la oficina, en la iglesia.
Se permite patalear cuando no guste la función.
Prohibido contar estrellas mirando al techo de tu casa.
Prohibido hacer caso a los que leen las líneas de la mano.
Se permite cambiar los sentimientos a diario.
Se permite desear, acariciar, desaparecer.

(de Infinitivo)

jueves, 19 de febrero de 2009

T.S. NORIO















(Foto: Luis Felipe Comendador)




Mencionado por:
Iván Mariscal
Luis Felipe Comendador

Menciona a:
(sólo afinidades que no han aparecido)
Manuel García de Noriega
Carlos Barral
Javier Santos Asensi
Ernesto Colsa


Biobibliografía

T.S. Norio (Asturias, 1959) ha publicado los libros de poesía Un mensaje a García (Krk, 1989), Academia Rilke (Lf Ediciones, 2003) y Tres poemas (Baile del Sol, 2009), además del libro de relatos El tesoro de los cuentos (Krk, 2003) y las novelas Vida del Gates (Baile del Sol, 2003) y Variaciones Nuria (Baile del Sol, 2009). Es también autor del libro-baraja 10.000.000.000 performances. Desde 1995 forma parte del comité de apoyo a la colección La última canana de Pancho Villa.



Poética

¿Alguien en este blog se acuerda de los praos que bajaban al río en
        Riosa por detrás del aserradero?
Buscábamos mariposas sebe a sebe
-eran las doradas praderas de la infancia-
pero lo dejamos pronto
porque las cabritas se posaban siempre encima de los ortigales.




Poemas



ESPAÑA A LAS 6

buenos días nos dé la vida
en todo el norte habrá un leve o moderado aumento de la
        temperatura
la escolástica vasca nos martillea nos martillea nos martillea
se diría que ya ha pasado de moda el maremoto
la composición nutricional de este preparado no afecta en más de
        un cero coma siete a su capa de ozono
se reunieron en secreto el filósofo de palacio y el virrey para
        prohibir idiomas
esto es el dial de los camioneros
con esta música hasta atravesar alemania puede resultar divertido
pero los jóvenes deberían aprender que nunca se aprende nada
un algo definitivo que deja la boca pastosa
ángel camello en el desierto o palito de incienso
o alfombra voladora o vacas
los barcos pesqueros
esta casa rural dispone de velas para ceremonias
no me llames amor
ya subo ahora
que aquí no pasan taxis



PAGANINI NO REPITE

... y cogió Dios el barro y hizo al hombre,
cogió el barro y hizo a la mujer
y les dijo: id y poblad la Tierra,
llenad los mares de suelas de goma,
llenad todo el agua de botes de penicilina,
envidiaos, vomitaos por las barras,
sed codiciosos, odiad con saña,
torturaos, aplicad las tenazas sobre los pezones,
lapidaos, robaos,
cagaos hasta en la última esquina de los que os pongo,
pero cuando fermente la última rama del último cerezo
de la estirpe de los cerezos que os he dado
y os veáis en las últimas y estéis como el culo,
por favor, por favor, por favor,
ni se os ocurra llamar a mi representante.



BALADA GENERAL

Tiempo a la vida piden igual el ser humano que encaramado
repone en la chimenea cruel y siderúrgica las luces de seguridad
        para ahuyentar aviones
como el mozo que baja por primera vez al tajo negro en la misma
        jaula que su padre,
que tose a escondidas
con los pulmones encharcados de antracita.

Tiempo piden la puta en el trullo y la arquitecta en paro de larga
        duración,
tiempo la niña que acaba de mojar sus piernecitas en el rudo
        Cantábrico
y la descasada pela que te pela habas de mayo bajo el hórreo,
la cajera que sueña con un novio viril, la ministra barbuda
y la musa española que marca las palmas a Camena Graya
cuando en triples anáforas se suelta el pelo y ruge de amor.

El rico pide tiempo para ser más rico y la nena cosmopólitan para
        ser más tontona,
para volver a andar en bicicleta o en su patinete extranjero de
        doble alero el niño azuceno
y el republicano de mocedad anarquista para que llegue la Libertad
        de todos antes que la Parca suya
y pueda ir a su entierro por la calle Bakunin -su mujer
salió muy bien de una trombosis, pero él anda preocupado.

Pide otro alba el bardo para otro verso,
igual el laureado municipal como el chorvo espídico que se ha
        pasado la noche cabalgando por las polvorientas tierras de
        nadie de una enumeración caótica,
tiempo el indiano que alquila al volver el haiga más guay y el
        chapista retirado que tiene que acercarse mañana
        al Ayuntamiento,
necesita que le sellen una fe de vida,
se la piden de Luxemburgo, por lo de la pensión
-los dos querían ser marinos, de jóvenes.

El agricultor de espinacas lleva toda la semana ilusionado:
si el tiempo aguanta igual hasta la luna nueva prenderá la
       resiembra
y podrá pagar el fiado de la tienda con un buen manojo de verdura
        atlética
y el tendero está pensando mientras corta muy fino jamón york:
si Marlén no me deja tocarla hoy, marcho de putas, como hay
        Dios,
pero Marlén está escuchando a Silvio Rodríguez en la radio,
cada vez está más convencida de la reencarnación,
le gustaría mucho ser una cortesana egipcia y llorar de amor
o recibir en casa a embajadores de países muy lejanos,
        venidos a pie.

En la luz ligera del último sol de cualquier día
la vida pide tiempo entre miasmas de vida
mientras sombras enfebrecidas de trabajo
sin oler la tormenta que trae el viento sur y sin cánticos
de estupefactas cárceles salen odiando a arcadas su sueldo
        necesario y negrero,
sea el parvo emolumento del currito ex liberto
o la guita gansa de los capataces que al servicio de grandes bandas
        de mercaderes
de miel blanden y de miedo los látigos
por todas las provincias del Imperio
-su Dios es Moloch
y son muy peligrosos.

lunes, 16 de febrero de 2009

JOSÉ ÁNGEL GARCÍA
















Mencionado por:
Amador Palacios

Menciona a:
Francisco Mora
Francisco Javier Page
Jesús Maroto
Amador Palacios
Miguel Ángel Curiel
María Muñoz
María Luisa Mora



Bio-bibligrafía

Nacido en Madrid (1948) pero afincado en Cuenca desde 1974, José Ángel García ha aunado la práctica profesional del periodismo (sobre todo en la información radiofónica - en RNE - pero también en la prensa escrita y en televisión) con una trayectoria literaria mayoritariamente expresada en el campo de la poesía con títulos como “Cuatro cosas de mi gato y otras más” (1977), “Cuenca como un largo trago de ansias compartido” (1977), “Cómico en faena en lona de palabras” (1982), “Borrador de tránsitos” (1994), “Ritmos de luz y sombra” (1996), “El día que todas las mujeres del mundo me desearon” (2000), “Poemas para un jardín” (2003) , “Sólo pájaros en vuelo” (2004) o “Itinerarios” (2008).

Ha publicado recientemente:
-"Plan de vuelo". ExLibris Ediciones. Madrid, 2009
-"Llámalo viaje (1977-2008)" . Antología. El Toro de Barro. Cuenca, 2009

-"Ámbitos"Poemas de José Ángel García y acuarelas de Miguel Ángel Moset Edición artesanal firmada y numerada de 75 ejemplares con una acuarela original en cada ejemplar además de las reproducidas. Ediciones Segundo Santos. Cuenca, 2013
"Papel de aguas", Almud Ediciones. Biblioteca Añil Literaria nº 24. Toledo 2014

En su haber hay también, no obstante, obras de narrativa como “El regreso y otras historias de la Ciudad Encantada” (1999) y publicaciones en que periodismo y literatura se dan la mano, sea en volúmenes de autoría compartida como “Semana Santa de Cuenca” (1977), “Cuenca, cosas y gentes” (1979), “Del alegato a la fiesta” (1979) , “La ciudad de la luz y del aire” (2002) o “José Luis Coll: in memoriam” (2007) o en trabajos en solitario como “Insistiendo en la excelencia” (2006) centrado en la figura del pintor y escultor Gustavo Torner. Habría que recordar asimismo sus incursiones en el terreno de la poesía experimental con la exposición POEMAS (Cuenca, 1978) con Pedro Cerrillo y Francisco Javier Page, su participación en la MUESTRA INTERNACIONAL DE POESÍA EN CASTILLA LA MANCHA (1983) o su instalación DICES TÚ QUE DIGO YO en la Galería Jamete de Cuenca (2008) junto a Silvia Garrote y Arturo García Blanco. Coordinador del suplemento EL DÍA CULTURAL para los periódicos del grupo EL DÍA, su labor como articulista ha tenido especial reflejo en la antología “Cien columnas” (2005) en unión de sus compañeros del grupo “Columna Cinco”. Cabría también hablar de algún trabajo como letrista o de sus incursiones en el campo del guión cinematográfico. Premio Castilla La Mancha de Periodismo Radiofónico (1987), tiene en su haber galardones poéticos como el “Fray Luis de León” (1982) o el “Eladio Cabañero” (1994) y es Académico de número de la Real Academia Conquense de Artes y Letras, de la cual es actualmente su Director.






Poemas



EL DÍA QUE TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO ME DESEARON
(2000)
(FRAGMENTO)

El día que todas las mujeres del mundo me desearon
estaba de vacaciones; no pudieron encontrarme.
El día que todas las mujeres del mundo ansiaron mi presencia
y a casa por teléfono, por fax o por la red
llamaron en busca de una cita
tan sólo por respuesta hallaron el eco de su anhelo.
El día que todas las mujeres del mundo (todas menos una)
con pasión total reclamaron a coro mi presencia,
ese día – ese día justo – andaba yo ausente de
mi habitual domiciliada angustia y
no les pude siquiera decir no, lo siento, de verdad, no puedo ...
no, gracias, lástima, otra vez será ...

El día que todas las mujeres, en común pulsión,
me codiciaron
paladeábamos - ¿te acuerdas? – a sorbos breves nuestro
fugaz encuentro
(fine old scotch whisky)
en la pequeña, minúscula terraza de aquel café
- tu, yo y nadie –
en el Quartier Latin de un París condenadamente nuestro.

Fue justo entonces, en ese preciso momento,
cuando los pequeños locos de media mañana,
los tímidos gnomos callejeros,
salieron, sigilosos, de sus más ocultos escondrijos,
brincaron de la acera a la calzada y,
rompiendo sus horarios,
asaltaron sentimientos, desconectaron lutos, apalabraron besos
y superando el rítmico resuello de todas las rutinas
sembraron de esperanzas las adustas esquinas de las calles
destapando pomos de menta y regocijo detrás de cada verja,
a flor de cada seto.
Serios y grotescos, cual solemnes guardias cojos,
narraban los mirlos sus historias
cualquier encrucijada aprovechando.

Todo ocurrió – ocurría – un segundo antes, un instante después
del comienzo.
Todo tenía, al tiempo, lugar y no lugar y, casi sin saberlo,
se nos iba olvidando que estaba sucediendo.

(Fue – era - eso sí, cuando aún nadie
nos había descubierto)

DEL LIBRO “ITINERARIOS” (2008)



***



HAY EN MADRID un bar pequeño
(no te voy a decir dónde)
entre cuyos gastados espejos cobran cuerpo
las sombras de mil sueños extraviados.
A un lado de la barra, entre baldas polvorientas,
muere el tiempo y
en el otro,
transitan agrios en los ojos sin vida de los parroquianos
los tristes trenes del
no puedo.
Mientras tanto, fuera, la nada, borracha,
se desangra en nieblas, innúmera de esquinas.
No te diré las veces mas es cierto,
en más de una ocasión allí
he estado.

jueves, 12 de febrero de 2009

ANTONIO LLAMAS



















Mencionado por:
Manuel Guerrero
Manuel Gahete

Menciona a:
Antonio Colinas
Ángeles Mora
José Luis García Herrera
José Luis Morante
José Luis Rey
José Mª Molina Caballero
Lara Cantizani
Luis Alberto De Cuenca
Luis Felipe Comendador
Manuel Gahete
Manuel Guerrero




Bio-bibliografía

Antonio Llamas nace en Rute (Córdoba) en 1972. Licenciado en Ciencias Matemáticas y profesor de instituto de dicha especialidad. Con su primer libro de poemas, Paraísos irregulares (Colección Arca del Ateneo, Córdoba, 2004), obtuvo el Premio Juan Bernier. Como crítico ha publicado la antología Geografías habitadas (25 poetas –25 paisajes) (Ánfora Nova, Córdoba, 2005). Márgenes de un silencio es su segundo libro de creación poética, con el que ha conseguido el Premio Rosalía de Castro. Ha publicado trabajos de crítica literaria y poemas en revistas especializadas y su obra ha sido incluida en diversas antologías. Reside en su pueblo natal donde le fue concedido el Premio Villa de Rute de 2004.




Poética

Apenas puedo andar sin mis palabras cuando el hielo se incrusta entre mis versos; una quietud de sueño envejece las horas y el borde de un abismo rodea todo. Yo no puedo vivir sin las palabras, sin mis palabras, mis mudas palabras, las palabras sin vida de una vida por las palabras. Aún sin ellas intento que conozcas por qué trazo la luz de la derrota, el polvo y la tormenta, el desmayo del alba, el aire y sus columnas; un puñado de inmóviles susurros tras la geometría de la ausencia y un paisaje que niño todavía vi o soñé, no recuerdo, y que vuelve para cubrir de musgo el reproche de mis latidos.





Poemas


QUEHACERES DOMÉSTICOS
Lavar las tardes con besos de espuma,
enjuagar las mañanas con caricias,
cenar y recoger la noche,
tender al cielo los poemas
y las almohadas hundir.
Plegar el corazón, barrer el tedio,
hornear el amor por aquel lado,
aclarar la tristeza o echarla al cubo,
centrifugar el miedo a no quererte,
comprar pasión que apenas queda,
abrir la ventana de par en par
que se vaya el olor a casa sola.

(De Paraísos irregulares)




NESSUN DORMA
Ya la esperanza no me pertenece.
Me aparté del camino y cualquier día
acabarán hundiéndose las manos
en el himno desnudo de los versos.
Para que el sueño abrace este paisaje
he prestado mi voz a la distancia
y hoy es mía la lluvia
que enciende de tan lejos la memoria.
Bajo la noche eterna de los ojos
es sosiego el murmullo de la tierra
que al olvido sucumbe por su olvido.
Que nadie duerma. Aquí donde los nombres
son arpegio de amor y de locura.

(De Márgenes de un silencio)





LA INCIERTA TENTACIÓN DE SER YO MISMO
No puedo demostrar de piel afuera
que los ojos naufragan
si se mantienen fijos como un sol
en la línea azul del horizonte.
Ni por qué un animal prevé su muerte
y se arrincona en sangre y se está quieto,
como en suave murmullo de hojas muertas,
hasta quedar sin agua su mirada.
Por qué nunca es posible huir del otoño,
alquilar la esperanza a bajo saldo
e imitar a las aves migratorias
refugiarse de amor a contratiempo.
Por qué a pesar del eco de un latido
una voz acaricia nuevas sombras
vistiendo de amarillo la ternura.
Por qué sí recordamos lo que no se comprende
de tanta oscuridad compacta y fría
al otro lado anónimo del sueño.
Por qué al atardecer uno se vuelve triste
y no encuentra el porqué en el poema.

(De Márgenes de un silencio)

domingo, 8 de febrero de 2009

NURIA RUIZ DE VIÑASPRE























Mencionada por:
Laura Rosal
Ana María Espinosa
Víktor Gómez
Gracia Iglesias
José Naveiras
Sergio Espinosa
Rebeca Álvarez Casal del Rey

Menciona a:
Ángel Guinda
Ángel Petisme
Ángela Serna
Víktor Gómez
Laura Giordani
Arturo Borra
Gracia Iglesias
Laura Rosal
Francisco Cenamor
Julia Otxoa
Luis Luna
Marga Clark
Marina Oroza
Ana María Espinosa

Sergio Espinosa

Bio-bibliografía

Nuria Ruiz de Viñaspre nació un 13 de agosto de 1969 en La Rioja. Actualmente trabaja como editora de textos en el Grupo Anaya. Ha intervenido con producción propia en diversos Festivales de Poesía. Algunas de sus obras han sido traducidas al portugués. Sus poemas se pueden encontrar en revistas literarias como Texturas, Babab, El invisible Anillo, Ariadna, Cuadernos del Lazarillo, Dulce Arsénico, Es hora de embriagarse, etc. Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes.
Ha publicado El mar de los suicidas, Desvaríos subterráneos, El campo de tus sueños rojos, Ahora que el amor se me instala y La geometría del vientre, estos dos últimos prologados por Eduardo Mendicutti. El pez místico (Publicación en 2009). Próximo trabajo Tablas de carnicero. Asimismo ha sido incluida en Antologías. Finalista en diversos premios de poesía., en 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra).

Blog: http://rasca-cielos.blogspot.com/





Poética

Escribir es buscar en el tumulto de los quemados el hueso del brazo que corresponda con el hueso de la pierna.
A. Pizarnik





Poemas



DEL LIBRO AHORA QUE EL AMOR SE ME INSTALA

LA desconfianza en uno mismo
Es un perro muerto incrustado en tu pecho
Un animal mojado por aguas negras
Que va lamiendo lentamente tus despistados huesos
Mientras deja su saliva en las ramas de tus tendones
A veces escucho en la noche voces en mis huesos
Y en sus huesos caninos
Aullidos





DEL LIBRO LA GEOMETRÍA DEL VIENTRE

¿QUÉ hacer con el deseo?
Un rosal
Un entierro en la luna
Afeitarse las piernas
con el afilado borde de una cuchilla
que en otra vida fue mujer estéril
o quizá masticar un pez de colores.




DEL LIBRO EL PEZ MÍSTICO

No, no es el pescado.
Es el pez, siempre es el pez


NO es que me importe
que los peces orinen en las sumergidas rocas,
que el cuchillo alzado contra estas bestias
no cortara su pescado de arriba abajo.
No es que me importe tampoco
su desmembrado cuerpo esparcido en trozos
por el suelo roto de mi cocina.
No, no es algo que me importe.
No es que me importe el desagüe
del paisaje perfecto del fregadero
emergiendo toda sangre retenida en sus paredes.
No es que me importe que caiga la cuchilla
sobre esta ciudad menospreciada,
ya que nada hubieran podido cortar allí,
sobre esta llaga de eternidad.
No, no es algo que me importe.





TABLAS DE CARNICERO (inédito)

CABEZA de vaca
que llegabas lenta y sin ideas ya
colgando de tu sobresaliente morro.
Los cielos estaban color ceniza
cuando se te escapó aquel último hilo de baba
de tu ya muerta y despellejada boca.
Debiste apretar más los dientes
para que no se te escapara el alma.
Pero ya era tarde. Ya fue tarde.
Y ahora yaces boca abajo
con un gancho en la garganta.
Aquel objeto punzante que te impidió
acercarte al mundo a comer
el último escombro desperdigado en la colina.
Moriste con un anzuelo clavado en tu cuello.
Como el que se había tragado un pecado.

jueves, 5 de febrero de 2009

ISMAEL CABEZAS












*
*
*






Mencionado por:
Safrika.
Juan de Dios García
Esteban Maldonado

Menciona a:
Domingo F. Faílde,
Dolors Alberola,
Juan Gómez Macías,
Alberto Torés,
Juan de Dios García,
Juvenal Soto,
Félix Grande,
Karmelo C. Iribarren,
Leopoldo María Panero,
Jesús Aguado,
Guadalupe Grande,
Jorge Riechmann,
Juan Carlos Mestre,
Antonio Gamoneda,
Olvido García Valdés,
Antonio Espinel,
César Aldana,
Rubén Pérez Trujillano,
Safrika,
Ana Pérez Cañamares,
Arturo Méndez Cons,
David González.


Bio-Bibliografía
Ismael Cabezas, nace en La Línea (Cádiz) en 1969. Es Graduado Social por la Universidad de Granada. Ha publicado los siguientes libros de poemas: La herencia bastarda de los días (La Línea, Ayuntamiento, 1999), Breve tratado de melancolía (Aula de Literatura “José Cadalso”, San Roque, 2001), Premio “Arte Joven de Poesía 2001”, Ayuntamiento de Madrid, En mitad de ninguna parte (Madrid, Ayuntamiento, 2002), accésit al Premio “Arte Joven Creación Literaria 2002”, Ayuntamiento de Madrid, El otoño del solitario (Editorial “Corona del Sur”, Málaga, 2003) y Paisaje para un ciego (Fundación “Luis Ortega Bru”, San Roque, 2008) seleccionado para el Premio Andalucía de la Crítica en 2009, y en diferentes revistas como El coloquio de los perros, El síndrome felino, Karavanazine, etc. Parte de su obra ha sido recogida en antologías como Cónclave de náufragos (Universidad de Cádiz, 2000). Se han realizado acercamientos críticos a su obra en Signos sobre la ceniza (Autores y libros en el comienzo de siglo) de Juan Manuel González (Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, 2002). Es miembro del Instituto de Estudios Campogibraltareños.

http://www.seconal.blogspot.com/







Poética

Observar la realidad exterior e interior, cómo se imbrican ambas. Reflexionar. Y llegado un momento, sin saber exactamente cómo, se decanta el poema. La imagen. La palabra exacta. Los lirios podridos.




Poemas


UNA DE LAS FORMAS DE LA TRISTEZA

Abandonaste el colegio a los doce años
y jamás has leído un poema,
ni echas un vistazo
al gris periódico grasiento
que yace arrugado en cualquier rincón,
-apenas vas siquiera al cine-
ni tienes aparato de radio
en tu habitación alquilada
del Hamilton Motel,
sólo sirves ginebra a vejestorios
borrachos que murmuran obscenidades,
y tu cuerpo delgado, de piel tal vez
en exceso blanquecina, se mueve ágil
entre las mesas, pisando el sucio serrín
húmedo de saliva de moribundo,
un reflejo de turbias aguas de pantano
tus ojos verdes que se deslizan
entre los vasos a medio acabar y las colillas
mal apagadas,
recuerdas a aquel personaje
que volvía loco a Bandini
en algunas novelas de Fante,
pero hay noches, en las oscuras
y torvas entrañas de la madrugada,
cuando apenas queda algún cliente
sentado en viejas sillas de mala madera,
que pago unas cuantas de tus copas de bourbon
y fumamos del mismo cigarrillo
y te hablo de un tipo griego que escribía
poemas sobre el paso del tiempo
Atenas y la belleza de los cuerpos jóvenes,
y tú me dices que una vez intentaste
abrirte las venas pero en vez de sangre
manaban tus muñecas sucios diamantes negros,
que tienes veinte años y te acuestas con cualquiera
y que la vida te parece algo extraño
como un pájaro con un ala rota
que sabe que jamás volverá a volar,
y te digo que hay franchutes
que llaman a eso angustia existencial,
pero que tan sólo son palabras en un libro,
y los libros, ya se sabe, de nada sirven
cuando un pájaro no puede volar.





POÉTICA
entre tantos fantasmas, y tan solo.
JUAN COBO WILKINS
Deja que los demás discutan acerca de mi dolor
mi dolor es ahora de dominio público.
MALCOM LOWRY


Hombres que regresan con la camisa sudada
a una habitación de alquiler donde nadie les espera
y tras la voz automática y el breve sonido de la señal
sólo aguarda una vez más el horror del silencio,
lágrimas de una delgada chica adolescente
que espera sentada en una incómoda silla
de plástico blanco vencida por el peso
de tantos que esperaron antes igual que ella,
iluminada por la luz espectral de la muerte,
esa luz tan blanca de los hospitales y los tanatorios,
la madre con ropas de domingo que visita
al hijo que ha sido derrotado por la vida
besado por sucios y fríos labios de plata,
se sienta en el borde de la cama
y acaricia con sus suaves dedos el espeso cabello negro,
oscuro como la más antigua melancolía,
el cigarrillo que la camarera enciende
tras el último turno en la madrugada de febrero
antes de subir a su vieja motocicleta,
la soga deshecha de los ahorcados
como una negra amapola que ha sido deshojada,
los ajados y amarillentos cuadernos
olvidados en un viejo cajón que ya nadie abre
donde trazaste tus primeras letras
y escribiste por vez primera tu nombre,
esos maderos podridos
en las aguas negras de la noche,
son las palabras, la poesía.




JANUARY, POWER AND LIESVarias chicas musulmanas enfundadas en abrigos
en la turbia oscuridad de enero,
el velo recorta las facciones en extremo blancas
y define contra el aire húmedo la belleza,
diversas técnicas literarias, el cut and paste de Burroughs,
el verso en extremo largo y la hipotaxis de Ashbery,
especialmente en sus Three Poems de 1972,
alguien solloza al otro lado del teléfono,
la voz entrecortada, susurra que anule el pedido,
su madre ha muerto, y el silencio se teje
de absurdas y vulgares palabras de condolencia,
poetas que hablan de la ciudad y de Machado,
que escriben variaciones sobre poemas de Pablo Neruda,
releo los míos escritos hace casi diez años
y apenas me reconozco,
como si una cuarentona con el pelo grasiento
me mirase desde mi obscena sombra
con una sonrisa de dientes podridos
dibujada con carmín barato de tiendas
abiertas las 24 horas,
y lees The man with the golden arm
y un anciano con manos amoratadas
por el frío te da un sucio billete de 20 €,
mira con ojos de quien ha visto la muerte
ya demasiadas veces,
la marca de la vía del suero en la vena
tiene ya más de diez años,
Where is my love?

lunes, 2 de febrero de 2009

JOAQUÍN RUANO
















Mencionado por:
Luna Miguel
Pablo López Pleguezuelo

Menciona a:
Borja Criado
Pablo Pleguezuelo
Luna Miguel
Ana Gorría
Natalia Manzano
Antonio García Fernández (a.k.a Señor Curri)



Bio-bibliografía

Joaquín Ruano (Almería, 1977) Doctor en Letras con una tesis sobre la poética del mal en Leopoldo María Panero, ha realizado estudios en la Universidad de Edimburgo, el Collège International de Philosophie de París, y las Universidades de Almería y Zaragoza. En 2008 publica su primer libro Los trabajos y las noches. Ha publicado tambíen poemas en varios números de la revista Salamandria; así como en la antología El Jaiku en España. Tiene además, inéditos, dos libros de poemas (El norte y La poesía y la muerte) y una novela (Cahiers).



Ars poética

El sinsentido debe tener un sentido que no sea otro que sí mismo. Es el momento equinoccial en que la palabra roza su perdición: El poeta, el caballero que con su sacrificio alcanza la santidad en la noche del desierto.




Poemas


IL FAUT ÊTRE ABSOLUMENT MODERNE

El poeta camina las ciudades
las nubes solas son testigo
mira las arquitecturas,
las gentes,
escucha una sinfonía de vidas
y no se da cuenta que su abrigo
comienza a hundirse en el fango.

(De Los Trabajos y las noches)





AUTORRETRATO

Las paredes me miran aburridas
desean que esté muerto
las nubes me dan la espalda
el bosque aúlla mi locura.

Yo fumo un verso tras otro
mientras
la vida se consume en su encierro.

(De El norte)










ardieron los amigos en mis versos
de encierro construí una montaña
las plagas acudieron a mi canto.

busco ahora sus fantasmas
me alimentan soledades

sin embargo, mirando atrás
no veo otro camino

(De La poesía la muerte)