martes, 15 de diciembre de 2009

LUIS ANTONIO GONZÁLEZ PÉREZ



















Mencionado por:
Iván Carabaño

Menciona a:
Rafael José Díaz
Miguel Pérez Alvarado
Verónica García
Oscar Aguado
Carlos Salem
Antonio Puente
Nicolás Melini
Juan Carlos de Sancho
Fermín Higuera
Diego Ropero Regidor
Antonio Ramírez Almanza
Antonio Orihuela



Bio-bibliografía

Luis Antonio González Pérez nace en la ciudad de Telde, Gran Canaria, en 1983. Reside en Madrid desde 2003. Ha publicado ¿Me escuchas? / Sabiendo que me pudo el amar (2001); Sobre tu silencio y a pesar del ruido (2003) en “La Columna Quemada” de poesía, de Ediciones Qneras; Abril, tres de la mañana; apuntes para un poema (2005) en Huerga y Fierro; Trazos Desnudos en la colección El árbol espiral de LF-Ediciones; Confieso el Vacío (2008) editado por Anroart Ediciones; y en los próximos meses (enero de 2010) Prontuario en Ediciones Vitruvio.
Socio de la Asociación Canaria de Escritores, es coordinador del Ciclo de Poesía de la Casa de Canarias en Madrid “Atlántica Poética”, y habitual colaborador de diarios digitales como columnista de opinión. Pero en su web pueden encontrar mucho más http://www.luisantoniogonzalez.com/.



Poética

Ahogarme en el mar de los silencios,
sobrevivir, quizás, a todas las ausencias,
desnudar las verdades, destronar los espejos,
hacer que cada palabra
sea mucho más que saliva en la boca.

Anidar en los ojos, en los labios
y en el blanco papel de las almas y las memorias.





Poemas


Cada noche;
descalza

rehaces el inventario
de las ventanas vacías
bajando las persianas…

crees que te quedas sola
porque no ves
a nadie.

La seguridad tiene de mentira
lo que tiene el olvido;
todo lo transforma
a su antojo.

Aire para tan sólo una noche
y oscuridad para los ojos;
cerrados.

Horas
en las que hacer nada
no es dejar de hacer las cosas.

Preguntas que sólo tú tienes;
¿alguien más que tú las responde acaso?

Todo tiene sentido…
… pero no tiene imagen.

Tribunal del silencio.
Inconfesables tres de la mañana.

Cada noche;
descalza

rehaces el inventario
de las ventanas vacías
bajando las persianas…

… y me dejas fuera.

Abril, tres de la mañana; Apuntes para un poema
Huerga y Fierro editores – 2005





I

Dame la voz
que precedió a este silencio,
a esta lágrima
que naufraga
en el quicio de mis pupilas,
a este verso
que se derrama
entre los mismos dedos
que un día acariciaron
todas tus palabras.

Devuélveme las noches
y el tiempo desgastado
entre las uñas de tus recuerdos;
la angustia, la impotencia,
la incertidumbre, la rabia …

Devuélveme sin más,
porque la entregué y era mía,
mi existencia.

Sobre tu silencio y a pesar del ruido
Colección “La Culmna Quemada” Poesía 4
Ediciones Qneras





VII

Salir a la calle
¿Para qué?
Para qué quedarse dentro.

Prontuario
Ediciones Vitruvio – 2010

1 comentario:

veronica pedemonte dijo...

Muy interesante el segundo poema , me recuerda a un ensayo de un poeta árabe sobre Doce hombres sin piedad.
Él se preguntaba quién iba a responder sus preguntas. Y se respondía que las propias preguntas sólo las puede reponder uno mismo.
Aunque en 6700 millones de personas hay casi 6700 millones de respuestas.

Enhorabuena