martes, 29 de diciembre de 2009

JOSÉ MANUEL GALLARDO PARGA

















Mencionado por:
Ángel Gómez Espada.

Menciona a:
Ángel Gómez Espada
José Daniel Espejo
Juan de Dios García
Pablo García Casado
Javier Moreno
Agustín Fernández Mallo
Manuel Vilas
Vicente Luis Mora
Alex Chico
Juan Andrés García Román
Andrés Neuman
Cristina Morano




Bio-bibliografía

Madrid, 1975. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid
Trabaja como profesor de Lengua y Literatura en Madrid y ha trabajado en distintos lugares de España como profesor de español para Extranjeros.
Ha publicado Límites, Ayuntamiento de Talavera de la Reina, 2003, que consiguió el Accésit del Premio Joaquín Benito de Lucas 2002 y otros poemas aparecieron en antologías como Pétalos de pasión, Flores nuevas, o Vientos del pasado, publicadas por el Centro de Estudios Poéticos. Ha obtenido el Segundo Premio de Poesía en el IX Concurso de Poesía Miguel Hernández del Ilustre Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Ciencias y Letras de Madrid; y segundo accésit en el VIII Concurso.
Realiza el blog Tucumán 846 (http://tucuman846.blogspot.com/) y colabora con la Revista de Literatura y Cultura El coloquio de los perros donde han aparecido algunos de sus poemas, reportaje foto-poético, entrevistas con dibujantes de cómic, y traducciones de poetas en lengua francesa. Ha realizado algunos proyectos en Internet, como la desaparecida revista Athenea, y ha colaborado en distintas publicaciones literarias en Internet como Portal de Poesía o Literateworld.




Poética

Es algo relativamente sencillo:
todo consiste en tomar la cámara
-y elegirla bien, obviamente;
la reflex digital es más precisa,
pero la pequeña Pentax
se puede ocultar con mayor facilidad-
y enfocar correctamente el motivo elegido.

Claro que hay variantes, todas las posibles:
elegir la velocidad de obturación,
la apertura del diafragma,
el uso de mayor o menor zoom
(y su profundidad de campo),
la horquilla de exposición,
el formato digital en el que guardarás la toma,
el resultado final quizá en escala de grises.

También hay que tener en cuenta
el laboratorio en casa,
las alteraciones con Photoshop o similares,
los recortes, acumulación de retoques y capas.

Pero es sencillo, por supuesto,
y muchas veces se puede tomar la cámara
y apuntar
y disparar sin pensar
y no borrar siempre el resultado obtenido.

Sobre todo, hay que estar atento, y saber mirar.

Por cierto, estoy hablando de poesía.




Poemas


LÍMITES

Remo muerto a manos de su hermano
por no respetar la línea fronteriza
que éste trazó.
Horacio Clorita defendiendo un puente
frente a la barbarie,
convertido en héroe.
Julio César, cruzando el Rubicón,
ya sin vuelta atrás
(alea iacta est).
Mi indefinida espera frente a tu portal,
frontera infranqueable
que nos une y nos separa.

De "Límites".


(Inéditos)
1.
La incapacidad de encontrarnos, de cruzarme en tu mirada o que te cruces en mis pasos, se arrastra por los días soleados como este.
Y no hay ley física que explique hoy la capacidad de difracción de nuestras vidas, la imposibilidad de calcular el proceso estocástico que nos envuelve.
Pronuncio tu nombre: agua en el agua.



2.
CIMENTACIONES


La función de todo cimiento


___________________es soportar
y transmitir


_________al terreno sobre el que descansa
la combinación de cargas
(debidas - por supuesto - al peso propio
y - cómo no - a las sobrecargas)
de tal manera
que no se produzcan asentamientos diferenciales


____________________u otros movimientos
que puedan comprometer la estabilidad
____________________o causar daños
al individuo.





3.
PROYECTOS

Un poema donde el paisaje aparezca simplemente intuído por el lector,
pero del que se sepa que hay pequeños arbustos
-quizá azaleas- y un calor que no logra sofocar
el sonido del agua no demasiado próximo.

Un poema donde se intuyan los sonidos obscenos
de la chicharra y el agua lejana.

Un poema de verano donde no sucede nada,
no se describe nada;
un poema en el que sucede todo:
la plenitud del día, el paisaje y los sonidos del verano
y alguien que aparece por allí,
un tipo que nada tiene que ver con todo eso
y sin embargo lo observa.
Aunque no parece influido por lo que pasa.

Un poema donde el discurso mental del tipo aquel
nos aleje y nos conduzca a ese mismo paisaje
que acaba y acabamos aborreciendo.

1 comentario:

la chica de las biscotelas dijo...

sobre cimentaciones...

Sobresaltada por la calma esta mañana he abierto los ojos,

no respiraba,

me he repetido,"no llores! no llores!".

Voy al salón sospechando que te habré despertado,

aveces creo que sólo en esa cama el aire se estanca,

sólo para joderme,

para recordarme que estoy enferma.

Tumbada a tu lado he gritado en silencio para que me salvaras,

y has abierto los ojos, rasgados de descanso postcoital.

Una sonrisa, con tus dientes grandes,

tan grandes como tus ganas de desayunarme,

pero ni tu aliento en mi cuello ha podido transformar el globo en gemido,

y ante tu insistencia sólo he podido articular

"hace tanto calor que voy a llorar".

Y he manchado la almohada de rimmel

y tu pecho de saliva.

Miedo a lo que se avecina,

a que el mejor verano del mundo no se repita,

a volver a asfixiarme en esta ciudad,

y a que el calor me obligue a permanecer en estas cuatro paredes,

ajenas desde hace un año y medio,

y que sin tus brazos que las apuntalan

se desboronen.

Y miedo a necesitarte.

Me has tenido que llevar de la mano a buscar oxigeno,

armado de paciencia.

Entre tus besos,

tu alergia platanera,

y el jamón bajo un halo de leopardo,

mis pulmones se han llenado de nuevo.