martes, 27 de octubre de 2009

ADOLFO MARCHENA

















Mencionado por:
Ana Patricia Moya
José Luis Álvarez Vélez
Alfonso Vila Francés

Menciona a:
Ana Patricia Moya,
Alfonso Pascal Ros,
Jose Luis Pasarín Aristi,
Jose Luis Piquero,
Carneb Canacho,
Carlos Iguana,
Laura Veronica Alonso
Luis Amézaga
José Luis Álvarez Vélez
Alfonso Vila Francés


Bio-bibliografía
Adolfo Marchena, Vitoria (España), 1967; entre 1997 y 1999 dirigió los programas radiofónicos Tocando el viento (Radio Plasencia Centro) y Peleando a la contra (SER Plasencia). En 1997 organizó el I Encuentro Poético Cultural Amilamia. Codirigió la revista impresa Amilamia y dirigió la revista Factorum y el fanzine Odaliana. Ha publicado los poemarios Cartapacios de Lucerna (Ediciones Libertarias/Prodhufi; Madrid, 1992) y Proteo: el yo posible (Ediciones El Sornabique; Salamanca, 1999), y textos suyos han sido incluidos en las antologías Relatario (Talleres de Creación Literaria Fuentetaja; Madrid, 1992), Voces del extremo (IV). Poesía y utopía (Fundación Juan Ramón Jiménez; Moguer, Huelva, 2002) y Asilo (antología de poetas) (Ediciones Sin Retorno; Barcelona, 1999). También ha escrito el libro 683 Planta Neurología (Editorial Remolinos), y La Reconstrucción de la Memoria (Revista Groenlandia). Ha publicado textos en diversas revistas electrónicas y de papel (El coloquio de los perros, Letralia; Río Arga, Los cuadernos del Matemático, Turia, etc.). Mantiene el blog literario “Literatura. Recuerda recordar”: http://marchenaescritor.lacoctelera.net/. Ha sido traducido parcialmente al francés, alemán y árabe. Su último libro publicado, conjuntamente al escritor Luis Amézaga, ha sido La mitad de los cristales (Bubok, 2009).




Poética

A menudo escribo mentalmente. La mayoría de mi obra está apilada en la biblioteca de las neuronas. No creo en una poética, en el sentido de que nos vaya a aclarar ninguna circunstancia, alegato, ninguna proporción siquiera del motivo creativo, de la necesidad de forjar, esculpir, escribir, pintar... Escribimos, como un estadio de forma; preguntarse o cerciorarse del resultado es intrínseco. Quiero decir que la realidad y la ficción se entremezclan; no hay porqué discutir sobre el tema; en una balanza que sopesa tanto objetiva como subjetivamente el hecho o la parte crativa. Luego llegan las majestades de los ismos, lo cual suele resultar siempre prematuro e innecesario. Aspiro a que me lean a partir de los cincuenta, sin tener que descifrar lo que he querido decir; mi propio laberinto. De los cincuenta años, se sobreentiende; y ya va quedando menos.





Poemas

Seleccionados del poemario inédito El regreso de la Cenicienta:


La araña en el acuario
traspira entre las piernas
del vacio en torno
al rostro una quimera
dejando de lado
las circunstancias
el lado equívoco
del rectángulo
la suma decimal
de las repisas.


***

Poema después de la batalla
el jazz atrás Art Pepper
con su dogo la proclama
pegada a la farola papel
amarillento como arruga
en la encimera de la casa
vieja como rostro de los relojes
atrás en las agujas discontinuas.


***

Un minuto antes de finalizar
el programa de rehabilitación
las causas normales se yuxtaponen
el sonido de los pájaros la araña
recorriendo la cortina. Aterra el
sabor de la sangre cuando busca
la alternativa el motivo que lleva
al hombre más allá del rotativo
el periódico del día en el desayuno
junto al café con leche noticias
de alquerías y campos de fútbol
el azúcar de las drogas las guerras
la economía del Titanic bajo el hielo.


***


Mi madre teje en el jardín
sopas de letras
el rostro de la contaminación
arremete contrafuga del punto
final sobre la i en busca
de otra vocal en el reducto.
Mi madre teje las siemprevivas
del jardín arruga del poema
la nada del silencio
en el psiquiátrico de la memoria
electroshock en la garganta
inquietud del paquidermo.


***


I.

Sueños, miedos, dolores
gritos, obsesiones en el psiquiátrico
de la nada el poema resplandece
como flor mientras los caballos
recorren los prados y los clavos
mueren en las paredes del tejido.


II.

Mientras las madres recorren
las calles acequias favelas
lanzando piedras escupiendo
muertes residuales de la nada
el poema se compone a duras
penas en tinieblas del cansancio.

3 comentarios:

Periquilla Los Palotes dijo...

Bienvenido.

Saludos,

ANA PATRICIA

juliano dijo...

Excelentes tus poemas, sobre todo el de la araña..., me llamo juliano ortiz y estoy en las afinidades de argentina, espero tu visita a mis poemas. un saludo.

Jose dijo...

Vaya, me han sorprendido mucho tus poemas. Un estilo muy personal. sigue así.
Un saludo