lunes, 8 de junio de 2009

PELLO OTXOTEKO VAQUERO

















Mencionado por:
Karmelo Iribarren
Hasier Larretxea
Emilio Varela Froján

Menciona a:
Karmelo Iribarren
Felipe Juaristi
Xabier Lete
Harkaitz Cano
José Luis Padrón
Jorge G. Aranguren
Carlos Aurtenetxe
Patxi Ezkiaga
Juan Kruz Igerabide
Jesús Rodríguez
Juan Carlos Mestre
Chantal Maillard
Francisco Brines
Gabriel Insausti
Eli Tolaretxipi
Olvido García Valdés
Luis García Montero
Carlos Marzal
Eloy Sanchez Rosillo



Bio-bibliografía

Pello Otxoteko Vaquero. Poeta, traductor y crítico literario. Nacido en Irún (1970). Licenciado en Ciencias Biológicas y en Bioquímica. Ha obtenido varios premios de poesía en euskara. Colabora en varias revistas. Ha publicado los siguientes libros: Haraindiko begiradaren bila (En busca de la mirada de más allá,1999); Itzalaren ñabarduretan (En los matices de la sombra, 2001); Arnasa galduaren ondarea (Legado del aliento perdido, 2003); Goizalbaren argitan (A la luz del alba, 2007). Así mismo, ha traducido cuentos de José María Mendiola al euskara junto a Felipe Juaristi y José Luis Padrón, junto a éste último también ha traducido a Raúl Guerra Garrido en una antología de sus cuentos. En 2005 publicó una antología de poemas de Li Bai en euskara, la primera traducción directa del chino antigüo al euskara, preparada y traducida en colaboración con el sinólogo y experto en estudios chinos Albert Galvany. Ha sido recogido en las antologías siguientes: Un puente de palabras. 5 jóvenes poetas vascos. Editorial: Centro de Lingüística Aplicada Atenea. Madrid, 2005; en la revista austríaca Literatur und Kritik en su número de septiembre de 2006 sobre la poesía vasca; y en la revista literaria El Cobaya número 16 de invierno de 2006 que publica el Ayuntamiento de Ávila.



Poética

El joven poeta es un dios, según Stevens, mientras que el poeta viejo es un vagabundo. En ese transcurrir, transformación o metamorfosis el poeta intenta, mediante los Átomos de la Percepción, captar briznas de Belleza. Mi escritura poética nace de una ansiedad o malestar en esta realidad que nos rodea, que se traduce en una necesidad de búsqueda. A decir verdad, tampoco sé exactamente cómo se articula en su origen, pero creo que tiene como objetivo la búsqueda de la belleza con base en un humanismo clásico. Ante la poesía (sea propia o ajena) busco una estética que emocione, que nos permita darle sentido a nuestra existencia de manera coherente, y que indague en lo más hondo de ésta mediante el pensamiento. Y ante la vida, exactamente lo mismo, y por supuesto, que se traduzca en una ética que nos ayude a ser y a estar en este mundo de manera soportable.




Poemas


Morir es darle vacío al tiempo.

La muerte rompe la sucesión temporal
interrumpiendo la cadena de segundos
el desfile de minutos
el escaparate de los días.

¿Qué espacio ocupa
la sensación de frescor
cuando la lluvia nos moja la cara?

Cuando morimos
le damos vacío al tiempo
para que el olvido de las sensaciones
ocupe un lugar en la memoria del pasado.




A LA DERIVA

Quedo sin sombra.
No tengo ya sombra
que pueda dudar de mí.
Los cuervos de las encrucijadas
me han dado la espalda.
No existe ya tripulación
ni viento que hinche la vela.
El dolor en las crudas embestidas
aparta mi mirada
dejando atrás la aflicción.
Y la luna firme
en el páramo estéril de luz
quiere extraer sudor
en la desazón angustiosa.


¡¿Dónde estás, Merlín?!
¡¿Dónde estás?!
Veo tus huellas sin cesar,
he entendido el sentido de tu mensaje,
siento la estela de tu capa,
pero ¿dónde están
los hitos de tu viaje?

Perdidas las fragancias de Lorelei
sobre las aguas del lago...
¿Los suspiros de Ulalume
se esparcen en la humedad del bosque?
En el encuentro de las dos vírgenes
madurarán las cosechas de cualquier época,
y antes de que ambas vírgenes se encuentren
los reyes y magos asirán el mismo báculo.


Si ves río abajo,
a lo largo del Moldava,
-frente a la isla de Kampa y el Molino del Búho-
la concavidad sin sombra
acunada suavemente por un delicioso sonido
no pienses en el cuerpo de Ofelia que las ratas horadan
no pienses en sus muslos blancos carcomidos hasta las entrañas,
no repares en el toque a muerto que expande la naturaleza
desde sus frías campanas.
Si ves río abajo
el secreto de un calvero de luz
guárdalo celosamente en el corazón, guárdalo.


Pero las sombras no se suman
ni tampoco aumentan en oscuridad,
ni siquiera superpuestas multiplican la noche.
Las sombras crecen en largura
a la luz de la verdad,
tiemblan rápidamente
al calor de la luz;
pero jamás emiten
la verdad del calor.


Los claroscuros son viajeros errantes
y ellos nos ofrecen
los límites de la incertidumbre.
En mi búsqueda, sin embargo,
no aparece ningún rastro
ni ninguna sombra de duda,
en este caer y abandonarse nuestro
he llegado a ser dueño de esa deriva vacía y pura.
La piedad está quieta al lado de la puerta,
sombra perdida de las encrucijadas,
en un esperar eterno.


La esperanza no tiene sentido,
ya que en el desafío del azar
no existe vencedor ni vencido.
Y la desesperación
es una cavidad sin fin.




EL CAFÉ DE LA MAÑANA

Hoy, una vez más, te he hecho café,
como todos los días.
Café intenso, aromático y penetrante.
Y con gesto habitual
le has dado la bienvenida,
oliéndolo con los ojos cerrados
y cuando con satisfacción
has exhalado el aliento
me has regalado una sonrisa,
como todos los días.

A veces lo quieres dulce, dos cucharadas.
Otras menos, una única cucharada.
Muy de vez en cuando amargo, sin azúcar.
Pero siempre caliente,
como todos los días.

Paladeas el sabor del café ayudado
por una tostada, galleta o pan,
al final los salpicas todos ellos con aceite
y la fuerza del café con la vivacidad del aceite
reafirma el saber estar de tu ser,
como todos los días.

Las mañanas pueden empezar
tristes, apagadas o incluso perezosas,
y nuestro humor se puede despertar
con resentimiento o alegre,
según los acontecimientos de la víspera.
Pero el café lo tendrás siempre ahí
igual de intenso, aromático y penetrante,
del mismo modo que
se despierta mi amor hacia ti con esa taza.
Como todos los días.


Pello Otxoteko Vaquero.

1 comentario:

Jesús dijo...

¡Kaixo, Pello!
Ongi etorri blog honetara eta ea agertzen zaren liburutegiko tertuliasetatik.
Zorionak!