jueves, 25 de junio de 2009

BEGOÑA LEONARDO













Mencionada por:
M.J. RomeroEva Márquez
Jose Luis Zúñiga
Esteban Maldonado

Menciona a:
Eva Márquez
Antonio Ruiz Bonilla
Jose Luis Zúñiga
Mariano Shuster
M.J. Romero
Alfonso Rabanal
David González
Vicente Muñoz Álvarez
Javier Belinchón




Bio-bibliografía

Begoña Leonardo, con una voz poética concebida al margen de normas, artificios y tradición; es una trabajadora de la palabra; escrita, recitada, contada, cantada...
“Respira, y luego dime que estás vivo”(1983-1998)
“Nadie dirige a las palabras”(1999) Poemario que da nombre a un proyecto dinámico, dedicado a la lectura a viva voz, para a niños de cero a cien años.
“No frenes la lengua de los pájaros”(2009)
Actualmente colabora en distintos medios como freelance. En Marzo recitó con las 23 Pandoras en León, de la mano de su antólogo Vicente Muñoz Álvarez. Ha publicado sus poemas en la revista de poesía “Desde la Almena” y su pensamiento y opinión en el “Magazine” de la Vanguardia . Con el músico Luis Juan Santana ha colaborado en varias composiciones y presentado en concierto, algunos de sus poemas, recitados con acompañamiento coral.
Desde el comienzo de su incursión en la red, los Bloguers reciben con aprecio su trabajo y publican su obra.
En “Dad al aire mi voz” (http://aquinohaycerraduras.blogspot.com/) publica sus delirios y los de sus admirad@s maestr@s y colegas.



Poética

Escribo para no ser invisible,
para que no se me corte la respiración...




Poemas


TODOS LOS HOMBRES QUE PRONUNCIARON MI NOMBRE
Los hombres que me amaron
medían el tiempo con una regla de latón
medían el amor con una brizna de hierba
medían el calor con la luz del mediodía
y me contaban cuentos
cuando la luna besaba los labios al sol.
Los hombres que me amaron
no eran los mejores amantes expertos en kamasutra
no eran los más inteligentes
eruditos en lenguas muertas
no eran los más guapos
los más fuertes
los más adinerados
ni unos pobres de solemnidad.
Tampoco eran príncipes encantados,
pero eran elocuentes oradores
en la lengua del silencio
de los espacios entre suspiros,
eran matemáticos del ritmo cogidos a mis caderas
y músicos virtuosos manejando mi instrumento.
Los hombres que me amaron estaban de acuerdo
me decían similares piropos
me miraban y reían casi igual
mentían y mordían
y me prestaban su camisa casi igual.
Los hombres que me amaron
dormidos susurraban que era bonita...
Todos los hombres que pronunciaron mi nombre
supieron, que habían amado a una mujer.

De “No frenes la lengua de los pájaros”, publicado en “Dad al aire mi voz”.





UNA AMAZONA ASFÁLTICA
He querido muchas veces
cruzar la calle y vivir la vida de otra.
Sentirme la mujer que se sube a ese taxi
una carrera incierta y misteriosa.
Ser la que en el cine besa a un hombre que no es el suyo,
la que toma de la mano a una niña
muy distinta a la mía.
Ponerme el sombrero aquel
que parece un nido de golondrinas
y atreverme como esa,
con una minifalda que corte la digestión al de enfrente.
Ser la chica de la panadería
despreocupada y tontona
que dedica miradas alegres y consoladoras a cualquiera.
Cometer algún delito
del que no arrepentirme
y correr sin permiso
y gritar
y reír desencajada...
Ser una amazona asfáltica
fuera del tiempo y la ley
surcando cuerpos
devorando aleluyas
con los labios extenuados
y las mandíbulas doloridas
de morder lo prohibido.

De “No frenes la lengua de los pájaros”. Publicado en “Dad al aire mi voz”
y en los blogs: “Crónicas para decorar un
vacío”( http://elbluesdeluzazul.blogspot.com/)
“Cosas que nunca te diré”. (http://cosasqnuncatedire.blogspot.com/)
y en la página de la”La coctelera”.





EL AZOTE DE LAS RECOMENDACIONESNo hables más de liviandades
lujuria
sexo
vientres
literatura
y humedades varias.
No en bares trasnochando soledades,
salpicadas de tinta
cerveza y humo de colegas.
No te pega.
A tu edad,
ya no es tiempo de estos excesos.
A tu edad
tendrías que pensar en estabilidad
en hipotecas
en desafíos económicos
rentables/confortables...
Tendrías que tener
una casa o dos
un coche o dos
un perro
y/o un gato.
Porque peinas canas y te ríes demasiado.
Y tienes arruguitas
que pronto serán arrugotas
y deberías tener más hijos
antes de parecer su abuela.
Y tendrías que haber disfrutado
de algún premio selvático
o de alguno en plan, crucero por el Mediterráneo.
Porque el tiempo pasa
y dime
dime qué has hecho.
Perdiste muchos trenes
y te diste la vuelta.
Y algo que me preocupa...
No escribas más versos
como si tuvieras veinte años.
No sigas con eso, de que eres poeta.

De “No frenes la lengua de los pájaros”. Publicado en “Dad al aire mi voz”
y en el blog: “Generación Bloguer”(http://lasmanerasderecogerseelpelo.blogspot.com/
)

5 comentarios:

Javier Belinchón dijo...

Grande Begoña Leonardo.
Se merece estar aquí.
Poesía pulida y contundente (y también tierna a veces).

Besos, Begoña.

alfaro dijo...

Escribes para no morir,
escribes con una gran fuerza.
Escribe todos los versos de tu mundo, que es también, como ya sabes, el mundo de muchas nosotras.

Begoña Leonardo dijo...

Gracias Alfaro, tu generosidad me ha traído aquí.
Gracias Agustín por tu paciencia y amabilidad.
Gracias javier, me dices una cosa que me emocionan.

Y gracias a todas y a todos los que os acerquéis a las Afinidades, que sintáis algo con mi trabajo, os espero en mi blog.

Cariñitos.

Jose Zúñiga dijo...

Supongo que se puede re-citar. Yo te he re-citado.

Enar dijo...

Enhorabuena tesoro, eres una auténtica amazona de la letras y del dominio del sentimiento, ya sabes que te quiero y me encantas, al margen de agradecimientos, Unbesazo. Eva