jueves, 19 de febrero de 2009

T.S. NORIO















(Foto: Luis Felipe Comendador)




Mencionado por:
Iván Mariscal
Luis Felipe Comendador

Menciona a:
(sólo afinidades que no han aparecido)
Manuel García de Noriega
Carlos Barral
Javier Santos Asensi
Ernesto Colsa


Biobibliografía

T.S. Norio (Asturias, 1959) ha publicado los libros de poesía Un mensaje a García (Krk, 1989), Academia Rilke (Lf Ediciones, 2003) y Tres poemas (Baile del Sol, 2009), además del libro de relatos El tesoro de los cuentos (Krk, 2003) y las novelas Vida del Gates (Baile del Sol, 2003) y Variaciones Nuria (Baile del Sol, 2009). Es también autor del libro-baraja 10.000.000.000 performances. Desde 1995 forma parte del comité de apoyo a la colección La última canana de Pancho Villa.



Poética

¿Alguien en este blog se acuerda de los praos que bajaban al río en
        Riosa por detrás del aserradero?
Buscábamos mariposas sebe a sebe
-eran las doradas praderas de la infancia-
pero lo dejamos pronto
porque las cabritas se posaban siempre encima de los ortigales.




Poemas



ESPAÑA A LAS 6

buenos días nos dé la vida
en todo el norte habrá un leve o moderado aumento de la
        temperatura
la escolástica vasca nos martillea nos martillea nos martillea
se diría que ya ha pasado de moda el maremoto
la composición nutricional de este preparado no afecta en más de
        un cero coma siete a su capa de ozono
se reunieron en secreto el filósofo de palacio y el virrey para
        prohibir idiomas
esto es el dial de los camioneros
con esta música hasta atravesar alemania puede resultar divertido
pero los jóvenes deberían aprender que nunca se aprende nada
un algo definitivo que deja la boca pastosa
ángel camello en el desierto o palito de incienso
o alfombra voladora o vacas
los barcos pesqueros
esta casa rural dispone de velas para ceremonias
no me llames amor
ya subo ahora
que aquí no pasan taxis



PAGANINI NO REPITE

... y cogió Dios el barro y hizo al hombre,
cogió el barro y hizo a la mujer
y les dijo: id y poblad la Tierra,
llenad los mares de suelas de goma,
llenad todo el agua de botes de penicilina,
envidiaos, vomitaos por las barras,
sed codiciosos, odiad con saña,
torturaos, aplicad las tenazas sobre los pezones,
lapidaos, robaos,
cagaos hasta en la última esquina de los que os pongo,
pero cuando fermente la última rama del último cerezo
de la estirpe de los cerezos que os he dado
y os veáis en las últimas y estéis como el culo,
por favor, por favor, por favor,
ni se os ocurra llamar a mi representante.



BALADA GENERAL

Tiempo a la vida piden igual el ser humano que encaramado
repone en la chimenea cruel y siderúrgica las luces de seguridad
        para ahuyentar aviones
como el mozo que baja por primera vez al tajo negro en la misma
        jaula que su padre,
que tose a escondidas
con los pulmones encharcados de antracita.

Tiempo piden la puta en el trullo y la arquitecta en paro de larga
        duración,
tiempo la niña que acaba de mojar sus piernecitas en el rudo
        Cantábrico
y la descasada pela que te pela habas de mayo bajo el hórreo,
la cajera que sueña con un novio viril, la ministra barbuda
y la musa española que marca las palmas a Camena Graya
cuando en triples anáforas se suelta el pelo y ruge de amor.

El rico pide tiempo para ser más rico y la nena cosmopólitan para
        ser más tontona,
para volver a andar en bicicleta o en su patinete extranjero de
        doble alero el niño azuceno
y el republicano de mocedad anarquista para que llegue la Libertad
        de todos antes que la Parca suya
y pueda ir a su entierro por la calle Bakunin -su mujer
salió muy bien de una trombosis, pero él anda preocupado.

Pide otro alba el bardo para otro verso,
igual el laureado municipal como el chorvo espídico que se ha
        pasado la noche cabalgando por las polvorientas tierras de
        nadie de una enumeración caótica,
tiempo el indiano que alquila al volver el haiga más guay y el
        chapista retirado que tiene que acercarse mañana
        al Ayuntamiento,
necesita que le sellen una fe de vida,
se la piden de Luxemburgo, por lo de la pensión
-los dos querían ser marinos, de jóvenes.

El agricultor de espinacas lleva toda la semana ilusionado:
si el tiempo aguanta igual hasta la luna nueva prenderá la
       resiembra
y podrá pagar el fiado de la tienda con un buen manojo de verdura
        atlética
y el tendero está pensando mientras corta muy fino jamón york:
si Marlén no me deja tocarla hoy, marcho de putas, como hay
        Dios,
pero Marlén está escuchando a Silvio Rodríguez en la radio,
cada vez está más convencida de la reencarnación,
le gustaría mucho ser una cortesana egipcia y llorar de amor
o recibir en casa a embajadores de países muy lejanos,
        venidos a pie.

En la luz ligera del último sol de cualquier día
la vida pide tiempo entre miasmas de vida
mientras sombras enfebrecidas de trabajo
sin oler la tormenta que trae el viento sur y sin cánticos
de estupefactas cárceles salen odiando a arcadas su sueldo
        necesario y negrero,
sea el parvo emolumento del currito ex liberto
o la guita gansa de los capataces que al servicio de grandes bandas
        de mercaderes
de miel blanden y de miedo los látigos
por todas las provincias del Imperio
-su Dios es Moloch
y son muy peligrosos.

1 comentario:

Dédalus dijo...

Tienes un rincón muy interesante. Me gusta descubrir sitios así, a los que llego transportado por un extraño azar entretejido de estos códigos binarios que nunca llegaré a entender, pero que felizmente nos conectan.

Saludos con ambas manos.