domingo, 8 de febrero de 2009

NURIA RUIZ DE VIÑASPRE























Mencionada por:
Laura Rosal
Ana María Espinosa
Víktor Gómez
Gracia Iglesias
José Naveiras
Sergio Espinosa
Rebeca Álvarez Casal del Rey

Menciona a:
Ángel Guinda
Ángel Petisme
Ángela Serna
Víktor Gómez
Laura Giordani
Arturo Borra
Gracia Iglesias
Laura Rosal
Francisco Cenamor
Julia Otxoa
Luis Luna
Marga Clark
Marina Oroza
Ana María Espinosa

Sergio Espinosa

Bio-bibliografía

Nuria Ruiz de Viñaspre nació un 13 de agosto de 1969 en La Rioja. Actualmente trabaja como editora de textos en el Grupo Anaya. Ha intervenido con producción propia en diversos Festivales de Poesía. Algunas de sus obras han sido traducidas al portugués. Sus poemas se pueden encontrar en revistas literarias como Texturas, Babab, El invisible Anillo, Ariadna, Cuadernos del Lazarillo, Dulce Arsénico, Es hora de embriagarse, etc. Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes.
Ha publicado El mar de los suicidas, Desvaríos subterráneos, El campo de tus sueños rojos, Ahora que el amor se me instala y La geometría del vientre, estos dos últimos prologados por Eduardo Mendicutti. El pez místico (Publicación en 2009). Próximo trabajo Tablas de carnicero. Asimismo ha sido incluida en Antologías. Finalista en diversos premios de poesía., en 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra).

Blog: http://rasca-cielos.blogspot.com/





Poética

Escribir es buscar en el tumulto de los quemados el hueso del brazo que corresponda con el hueso de la pierna.
A. Pizarnik





Poemas



DEL LIBRO AHORA QUE EL AMOR SE ME INSTALA

LA desconfianza en uno mismo
Es un perro muerto incrustado en tu pecho
Un animal mojado por aguas negras
Que va lamiendo lentamente tus despistados huesos
Mientras deja su saliva en las ramas de tus tendones
A veces escucho en la noche voces en mis huesos
Y en sus huesos caninos
Aullidos





DEL LIBRO LA GEOMETRÍA DEL VIENTRE

¿QUÉ hacer con el deseo?
Un rosal
Un entierro en la luna
Afeitarse las piernas
con el afilado borde de una cuchilla
que en otra vida fue mujer estéril
o quizá masticar un pez de colores.




DEL LIBRO EL PEZ MÍSTICO

No, no es el pescado.
Es el pez, siempre es el pez


NO es que me importe
que los peces orinen en las sumergidas rocas,
que el cuchillo alzado contra estas bestias
no cortara su pescado de arriba abajo.
No es que me importe tampoco
su desmembrado cuerpo esparcido en trozos
por el suelo roto de mi cocina.
No, no es algo que me importe.
No es que me importe el desagüe
del paisaje perfecto del fregadero
emergiendo toda sangre retenida en sus paredes.
No es que me importe que caiga la cuchilla
sobre esta ciudad menospreciada,
ya que nada hubieran podido cortar allí,
sobre esta llaga de eternidad.
No, no es algo que me importe.





TABLAS DE CARNICERO (inédito)

CABEZA de vaca
que llegabas lenta y sin ideas ya
colgando de tu sobresaliente morro.
Los cielos estaban color ceniza
cuando se te escapó aquel último hilo de baba
de tu ya muerta y despellejada boca.
Debiste apretar más los dientes
para que no se te escapara el alma.
Pero ya era tarde. Ya fue tarde.
Y ahora yaces boca abajo
con un gancho en la garganta.
Aquel objeto punzante que te impidió
acercarte al mundo a comer
el último escombro desperdigado en la colina.
Moriste con un anzuelo clavado en tu cuello.
Como el que se había tragado un pecado.

3 comentarios:

tournesols dijo...

¡Bonita!

*

Ana María Espinosa dijo...

¡Nuria!
La alegría de estar ligada a tu nombre en este espacio es grande, grande como cuando nos sale un poema redondo.
Gracias sin esquinas y hasta ahora mismo.
Somos como tus peces, en este mar de internet donde nos conocimos.

emigrante dijo...

ya estoy aquí, carnicera.

gracias.