lunes, 16 de febrero de 2009

JOSÉ ÁNGEL GARCÍA
















Mencionado por:
Amador Palacios

Menciona a:
Francisco Mora
Francisco Javier Page
Jesús Maroto
Amador Palacios
Miguel Ángel Curiel
María Muñoz
María Luisa Mora



Bio-bibligrafía

Nacido en Madrid (1948) pero afincado en Cuenca desde 1974, José Ángel García ha aunado la práctica profesional del periodismo (sobre todo en la información radiofónica - en RNE - pero también en la prensa escrita y en televisión) con una trayectoria literaria mayoritariamente expresada en el campo de la poesía con títulos como “Cuatro cosas de mi gato y otras más” (1977), “Cuenca como un largo trago de ansias compartido” (1977), “Cómico en faena en lona de palabras” (1982), “Borrador de tránsitos” (1994), “Ritmos de luz y sombra” (1996), “El día que todas las mujeres del mundo me desearon” (2000), “Poemas para un jardín” (2003) , “Sólo pájaros en vuelo” (2004) o “Itinerarios” (2008).

Ha publicado recientemente:
-"Plan de vuelo". ExLibris Ediciones. Madrid, 2009
-"Llámalo viaje (1977-2008)" . Antología. El Toro de Barro. Cuenca, 2009

-"Ámbitos"Poemas de José Ángel García y acuarelas de Miguel Ángel Moset Edición artesanal firmada y numerada de 75 ejemplares con una acuarela original en cada ejemplar además de las reproducidas. Ediciones Segundo Santos. Cuenca, 2013
"Papel de aguas", Almud Ediciones. Biblioteca Añil Literaria nº 24. Toledo 2014

En su haber hay también, no obstante, obras de narrativa como “El regreso y otras historias de la Ciudad Encantada” (1999) y publicaciones en que periodismo y literatura se dan la mano, sea en volúmenes de autoría compartida como “Semana Santa de Cuenca” (1977), “Cuenca, cosas y gentes” (1979), “Del alegato a la fiesta” (1979) , “La ciudad de la luz y del aire” (2002) o “José Luis Coll: in memoriam” (2007) o en trabajos en solitario como “Insistiendo en la excelencia” (2006) centrado en la figura del pintor y escultor Gustavo Torner. Habría que recordar asimismo sus incursiones en el terreno de la poesía experimental con la exposición POEMAS (Cuenca, 1978) con Pedro Cerrillo y Francisco Javier Page, su participación en la MUESTRA INTERNACIONAL DE POESÍA EN CASTILLA LA MANCHA (1983) o su instalación DICES TÚ QUE DIGO YO en la Galería Jamete de Cuenca (2008) junto a Silvia Garrote y Arturo García Blanco. Coordinador del suplemento EL DÍA CULTURAL para los periódicos del grupo EL DÍA, su labor como articulista ha tenido especial reflejo en la antología “Cien columnas” (2005) en unión de sus compañeros del grupo “Columna Cinco”. Cabría también hablar de algún trabajo como letrista o de sus incursiones en el campo del guión cinematográfico. Premio Castilla La Mancha de Periodismo Radiofónico (1987), tiene en su haber galardones poéticos como el “Fray Luis de León” (1982) o el “Eladio Cabañero” (1994) y es Académico de número de la Real Academia Conquense de Artes y Letras, de la cual es actualmente su Director.






Poemas



EL DÍA QUE TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO ME DESEARON
(2000)
(FRAGMENTO)

El día que todas las mujeres del mundo me desearon
estaba de vacaciones; no pudieron encontrarme.
El día que todas las mujeres del mundo ansiaron mi presencia
y a casa por teléfono, por fax o por la red
llamaron en busca de una cita
tan sólo por respuesta hallaron el eco de su anhelo.
El día que todas las mujeres del mundo (todas menos una)
con pasión total reclamaron a coro mi presencia,
ese día – ese día justo – andaba yo ausente de
mi habitual domiciliada angustia y
no les pude siquiera decir no, lo siento, de verdad, no puedo ...
no, gracias, lástima, otra vez será ...

El día que todas las mujeres, en común pulsión,
me codiciaron
paladeábamos - ¿te acuerdas? – a sorbos breves nuestro
fugaz encuentro
(fine old scotch whisky)
en la pequeña, minúscula terraza de aquel café
- tu, yo y nadie –
en el Quartier Latin de un París condenadamente nuestro.

Fue justo entonces, en ese preciso momento,
cuando los pequeños locos de media mañana,
los tímidos gnomos callejeros,
salieron, sigilosos, de sus más ocultos escondrijos,
brincaron de la acera a la calzada y,
rompiendo sus horarios,
asaltaron sentimientos, desconectaron lutos, apalabraron besos
y superando el rítmico resuello de todas las rutinas
sembraron de esperanzas las adustas esquinas de las calles
destapando pomos de menta y regocijo detrás de cada verja,
a flor de cada seto.
Serios y grotescos, cual solemnes guardias cojos,
narraban los mirlos sus historias
cualquier encrucijada aprovechando.

Todo ocurrió – ocurría – un segundo antes, un instante después
del comienzo.
Todo tenía, al tiempo, lugar y no lugar y, casi sin saberlo,
se nos iba olvidando que estaba sucediendo.

(Fue – era - eso sí, cuando aún nadie
nos había descubierto)

DEL LIBRO “ITINERARIOS” (2008)



***



HAY EN MADRID un bar pequeño
(no te voy a decir dónde)
entre cuyos gastados espejos cobran cuerpo
las sombras de mil sueños extraviados.
A un lado de la barra, entre baldas polvorientas,
muere el tiempo y
en el otro,
transitan agrios en los ojos sin vida de los parroquianos
los tristes trenes del
no puedo.
Mientras tanto, fuera, la nada, borracha,
se desangra en nieblas, innúmera de esquinas.
No te diré las veces mas es cierto,
en más de una ocasión allí
he estado.

No hay comentarios: