jueves, 1 de enero de 2009

LAURA CASIELLES














Mencionada por:
Alba González Sanz
Sara Herrera Peralta
Carmen G. de la Cueva
Pedro Andreu
Emma Cabal Sánchez
Annalisa Marí Pegrum

Menciona a:
Alba González Sanz
Berta Piñán
Carmen Camacho
Daniel Rabanaque
David Eloy Rodríguez
Izaskun GraciaJ
osé María Gómez Valero
Miguel Ángel García Argüez
Pablo Ardisana
Pedro del Pozo
Rafa Cofiño
Sofía Castañón
Yolanda Castaño



Bio-bibliografía

Laura Casielles nació en Pola de Siero (Asturias) en 1986. En los últimos años ha vivido en Madrid, París y Rabat. Es licenciada en periodismo y estudiante de filosofía y de idiomas. Ha publicado los poemarios Soldado que huye (Hesperya, 2008) y Los idiomas comunes (Hiperión, 2010, XIII Premio de Poesía Joven Antonio Carvajal).
Ha participado en los libros colectivos El árbol talado que retoña: Homenaje a Marcos Ana (El páramo, 2009), A pesar de todo. Poesía en Valdediós VII (Círculo cultural de Valdediós, 2009) y 50 maneras de ser tu amante (Puntos suspensivos, 2010) y en las antologías de relato Dos orillas, un mismo mar. Antología de narradores cubanos y asturianos (CICEES, 2006 ) y La Edad del Óxido (Laria, 2009). En 2007 obtuvo el premio La Voz + Joven de la Obra Social Caja Madrid y en 2010 el de Arte Joven La Latina. Realiza traducciones del inglés y francés para distintas publicaciones, y ha colaborado con revistas como Hesperya, La Madeja, Nayagua, Clarín, Mordisco, Minotauro Digital, Lunula o La Hamaca de Lona, entre otras.
Su casa virtual es el blog http://www.trespiesdelgato.com/




Poética

Escribir: quitar con un cincel, lenta y tenazmente, capas de peso a las palabras viejas. Escribir: acariciar la almendra resultante a manos llenas.
Escribir: trazar un territorio en el que desnudarse. Escribir: zambullirse entonces en el agua fresca.
Escribir: poner en los platos de una balanza los granos fértiles de lo vivido. Decidir hacia qué lado vale la pena tratar de inclinar el peso de las palabras.
Escribir el censo del mal para no olvidarlo en los días de calma. Escribir el censo del bien para no olvidarlo en los días de dolor.
Escribir: deslabazar diccionarios para sacar con pinzas de entomólogo todo hilo conductor de las ideas recibidas, de las connotaciones que lastran. Escribir: componerlos de nuevo, sin ellas, en una tierna cábala.
Escribir con la ilusión nerviosa del que inventa nuevos dulces nombres en una carta de amor. Escribir con la revolucionaria firmeza del que incluye pensamientos políticos en una carta de amor.
Escribir: adoptar de los idiomas ajenos las palabras salvajes. Traducir de un lenguaje antiguo las memorias de la valentía. Escribir: sumarse a la cadena de fuerzas que empuñan un ariete para abrir una puerta.
Escribir: alzar un leve vuelo por encima de los días.
Escribir: amar. Escribir: llorar a veces, y a veces celebrar. Escribir: andar.

Escribir denuncio. Escribir dudo. Escribir acompáñame.



Poemas


PRIMERA CONJUGACIÓN

Encontrar las palabras
elementales. Aprender
cómo decir perdón en el idioma del que irrumpe,
y buenos días, y toma,
y he venido a conocerte, aprender
cómo decir gracias en el idioma
de los que también rasgan
y también
se desgarran,
cómo decir
café, cariño, patria,
shalom, salam aalaikum, aprender
cómo se dice pasa, entra, esta es mi casa
en un país al sur del que apenas
quedan ruinas, aprender
obrigada, spasiba, aprender
qué colores no existen en las lenguas de África.
Y cómo responder que sí en Pekín.
Llegar a las ciudades y descubrir
los entresijos del mercado,
entender,
aprender
cuál es en cada tierra
la etimología de alma, y de qué modo
saludaban al miedo mis bisabuelos.

Encontrar las palabras elementales.
Y luego hablar.

(De Los idiomas comunes)




Acaricio la cabeza del perro del hortelano.
Huele un poco a tristeza entre tomates.
Apuesto conmigo misma:
«si muerde, me quedo».
Y el perro del hortelano ladra, ladra, ladra,
igual que si le fuera la vida en ello.

(De Soldado que huye)



ASCENDENTE LIBRA

Conoceréis el amor y entonces
pensaréis en la muerte;
reconoceréis la belleza y entonces pensaréis
en la maldición del paso del tiempo.
Leeréis un verso y recordaréis
que la fruta se pudre,
que la violencia impera;
veréis una joven hermosa
y pensaréis en huesos y en polvo.
Conoceréis la paz y oiréis el eco del grito;
os llevarán al mar y os asombrará
la certeza del llano
que es devastado por el fuego.
Conoceréis el deseo y entonces
temeréis el fin de la tierra.

Pero, otras veces,

conoceréis la muerte y pensaréis en el amor,
reconoceréis la maldición del paso del tiempo
y os haréis súbditos incorruptibles
de la belleza.

(De Los idiomas comunes)

11 comentarios:

j blues dijo...

1986, un año que me gusta. un saludo!

Jenny jirones dijo...

Qué bien encontrarte por estos lares...

txe dijo...

olé!

eduprecidente (con c ) dijo...

tambien escribimos para que los otro se entiendan, o se descubran,como nos descubrimos,nosotros cuando leemos nuestras palabras,que algunas tanto se parecen a los sueños.
saludos,
eduprecidente con c

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Ánimo y a continuar con esta hermosa labor de regar el mundo de poesía.

Rémora dijo...

A mi esta chica es que me suena de algo...

Cucaracha homicida dijo...

(plas, plas, plas)

E. Martí dijo...

GRAN APLAUSO A ESTA JOVEN GANADORA.
ME ALEGRO UN MONTÓN DESDE POLA.

javier zapata dijo...

voy leyendo tus poemas y algunos los he recitado aquí en mi ciudad, Barcelona,... solo decirte que provocan en quien los oye el mismo efecto que en mi desde que los leo, .. emoción, gratitud y alegría por ver que en tu juventud hay ya una gran poeta,, gracias por tu trabajo





sildavia dijo...

Buenos Dias, les escribo desde una librería de Torrejon de Ardoz - Madrid: Libreria ARRIERO porque cada año, el 23 de abril organizamos un programa de actos culturales (teatro, muscia) y de presentaciones de libros y nos encantaría poder contar en esta ocasion con la poeta LAURA CASIELLES. El objetivo de este comentario es que nos faciliten el contacto, bien a través de nuestro perfil es facebook https://www.facebook.com/libreria.arriero o de nuestro telefono de la libreria 91 675 44 15. Muchas gracias

Jotaprócel dijo...

La leo y me obliga a decirla.
Poderosa palabra que emociona
... Poesía que exige voz, susurro.