martes, 20 de enero de 2009

CHARO TRONCOSO GONZÁLEZ


















Mencionada por:
Valero Cortadura

Menciona a:
Valero Cortadura
Miguel Ángel García Argüez
Mercedes Escolano
Josela Maturana
Josefa Parra
Verónica Pedemonte
José Daniel García
Raquel Zarazaga
Luis Artigue
Juan Carlos Abril
Yolanda Castaño
José Manuel Benítez Ariza
Luis García Gil
Manuel Ortega
Blanca Flores Cueto
Manuel Fernando Macías
David Eloy Rodríguez
Agustín Calvo Galán


Bio-bibliografía:

CHARO TRONCOSO GONZÁLEZ. Cádiz, 1978.
http://elaticodelosgatos.blogspot.com/
Poeta vocacional, escribe desde que tiene uso de razón. Ecléctica e hiperactiva. Profesora de Enseñanza Secundaria de Lengua y Literatura. En la Facultad de Filosofía y Letras funda la revista Astarté. Su actividad literaria se expande participando varios años en la Escuela de las Letras (UCA) aprendiendo de maestros como Fernando Quiñones. En Fronterasur comparte experiencias con autores amigos como Pepa Parra o Miguel Ángel García Argüez. Máster en Periodismo por la Universidad de Sevilla, trabajó en El Correo de Andalucía. Cuenta con publicaciones de diversa índole, en diferentes libros de historia, artículos en revistas literarias y publicaciones online. Participa en el Taller de Narrativa impartido por Félix Romeo en EUTOPÍA 06 en Córdoba. Ha publicado el poemario “Huir de los Domingos” (Editorial Padilla, 2006), que dio conocer en la Asociación de la Prensa de Cádiz. Fue antologada en “Autores docentes de la provincia de Cádiz en torno a la Generación del 27” (Consejería de Educación, Junta de Andalucía, 2007). Y está a punto de salir el poemario “Delirios y Mareas”, prologado por Josefa Parra.
Moderó la mesa de debate “La Voz de los Poetas” en el X Congreso de la Fundación Caballero Bonald “Las Sílabas del Futuro”, con jóvenes poetas actuales.
Pertenece al Grupo Literario Docentes de Cádiz “Indocentes”, participando con ellos en numerosas lecturas poéticas y recitales. Es miembro del jurado del jurado del premio de poesía "Flor Natural" que convoca el Ayuntamiento de Rota.








Poética

Escribo porque sí.
Porque no me queda otra.
Porque necesito ponerle palabras a mi necesidad de amor, a mis miedos, mis complejos, mis euforias, mis orgasmos, mis pasos torpes, mis buenas decisiones, mis días grises y mis noches plenas. Escribo para que me entiendan. Escribo para que me quieran intensamente. Y para que me odien, más intensamente aún.
Odio las medias tintas. Y las ambigüedades.
Escribo lo que quiero y como quiero. Si en algo me siento libre, es en mi poesía.
Y por ahora, nadie ha venido a detenerme.
Me declaro culpable de manipular las palabras, exprimiéndolas hasta el límite. Y así soy feliz.








Poemas





Rutina

Ha habido hombres de arena habitando sus brazos.
Algunos le dejaron en los labios
Incienso, mirra y oro. Otros, pausadamente,
Se fueron convirtiendo
en un clamor lejano de hojarasca.

Raquel Lanseros



De las entrañas del amor
ya no sé nada.
Hace tiempo que olvidé
el modo en que abrasa la existencia.

El primero de sus besos
cristalizó las glándulas de la tristeza,
anestesiando mi tendencia al sufrimiento.

Una suerte de estabilidad
desequilibró mi caos interno,
y el vértigo esquemático del orden
acabó por aplastarme entera:
pechos, caderas y labios…

La temida e impoluta losa felizca
yó sobre mi asombro y secó
el humedal donde siempre germinaron
ideas y poemas…

Temo ahora que desde fuera
nadie oiga mis gritos.

(Delirios y Mareas)





¿Puta?

Me llaman puta
por buscar en los cuerpos los despojos
de mi alma mutilada.
Por beber la esencia que se derrama
entre mis muslos despiertos,
que gritan la amargura confusa
de amaneceres en piel extraña.

Puta, por querer retener en mí
las noches que no cuento
(las que cuento se perdieron en la ausencia).

Que sabrán ellos, que sabrán
del gozo agrio del silencio,
de ir amputando a los labios
sentimientos que aún no he cobrado.

Puta, por desgarrarme el vientre
con el insulto que profieren esos seres malogrados.
Tus hijos y los míos,
diluidos en alcohol y sangre.

Puta, siempre puta.

Y no recuerdan
ni mis brazos, ni mis pechos,
ni el caminar sinuoso de mis días,
ni los ojos perversos de sus noches,
en las que no uno tras otro
expiran los sueños.

Puta, siempre puta.
Eso soy.

En el convite del ardor que se desprende
del lupanario sinsentido de mis manos
que me hieren, me secan, me vacían.

Y mientras, esta puta sólo quiere
quedarse a vivir en lo nocturno,
Y cubrir en casa todos los espejos
para no ver el reflejo miserable
ni las sábanas manchadas de recuerdos.

(Huir de los Domingos)












Metástasis

Ceguera. No me ves,
no aprendiste a mirar.

Sordera. No me oyes,
Nunca supiste escuchar.

Bulimia. Te deshaces de mí.
Nada más devorar mis ansias…
Compulsivamente.

Hipotermia. Es este frío
que le inyectas a mi existencia.

Parálisis. De brazos y piernas,
Inútiles, si no se enredan a tu espalda.

Esquizofrenia. Terror, inquietud constante,
Oigo tu voz, oigo tu voz….
en el aire, en el aire…

Metástasis. Células traidoras
aniquilan tu rastro, porque no me fluyes
químicamente dentro, tan dentro…

Rigor Mortis. La insolvencia de la vida, sin ti.

(Huir de los Domingos)

2 comentarios:

Calimero Calimero dijo...

De la voz al grito, y de éste al susurro, caminos vitales de ida y vuelta. ¡Qué gran sonrisa de satisfacción nos inunda la cara cuando entramos en un dominio poético repleto de experiencia y sabiduría como el tuyo. Gracias. Un saludo.

Ramón dijo...

me parecio algo interesante esto, principalmente por tener el apellido troncoso, yo tmb soy troncoso y no suele ser popular el apellido en la zona de Mexico donde vivo y casualmente que me he topado a alguien que se apellida asi termina siendo algun pariente lejano, saludos y espero tener contacto con la persona saludos