miércoles, 26 de noviembre de 2008

VÍCTOR SIERRA














Mencionado por:
Gsús Bonilla
Menciona a:
Jesús Aguado
Pablo Texón
Ana Baena
Carlos Edmundo de Ory
Gsús Bonilla
Gonzalo Escarpa
Óscar Aguado
David González
Jon Juaristi
Enrique Cabezón
Pere Gimferrer
Daniel Herrera
Ana Pérez Cañamares
Francisco Cenamor
Rafa Cofiño
María Salgado
Isabel García Mellado
José Naveiras
Ignacio Escuín
Sesi García


Bio-Bibliografía

Víctor Sierra, (Madrid, 1986). Estudiante de Filología Hispánica. Ha publicado el poemario Garabato (Scythecut, Madrid, 2008), cuentos y poemas en las revistas Es hora de embriagarse, Trampolín y Siglo XXI, y ha sido incluído en las antologías Nueva poesía Hispanoamericana (Ediciones Lord Byron, Madrid, 2007) y Bukowski Club 06/08 (Ediciones Escalera, Madrid, 2008).


Poética

La pluma el arquitecto
y el poema es el puente
el lector abierto en canal
y yo abierto

y la corriente:
la tinta;
pasan los barcos

y yo abierto
y yo abierto

y yo abierto




Poemas


Deriva
Blanco esturión, naciste para domar las aguas
Entre los dientes, una lengua te entrega
a la memoria: límpida, perfecta, rotunda

El color de la tinta es el color de los mares
cuando avanzan, invisibles, hacia la noche

Olas llenas de palabra brotan en los labios
coronándote de sal y de misterio
- el secreto idéntico del verso y los océanos -

Sobre el horizonte, un dios náufrago entre lágrimas
muere como el pez, a orillas del poema





Marionetas
A Rebeca Linares
Rosada y se te va multiplicando
perfecta de tu cuerpo aquella arruga
que a veces me marea como cuando
pasea por tu vientre de tortuga

Aunque desconozcas el plan de fuga
trazado por un as del contrabando
ya sabes que mi alma es de lechuga
poco a poco me vas aniquilando

como a una bestia que la carne doma
rendida ante la niña y cae su altura
y el monstruo se desgarra los nudillos

¡Tristísimo escenario de locura!
Pareces un balcón por donde asoma
la noche acariciando sus cuchillos





Automortología


Vámonos juntos a morirnos solos
Sólo los dos solos, vayamos
de espaldas a lo oscuro,
con anzuelos en la boca,
allá donde no crece el mar
porque hasta el mar termina

Vámonos juntos a morir en tus bahías,
como náufragos del aire
al silencio anclados, vayamos
de frente, siempre de frente
a buscar el cataclismo
que nos ahogue

Vayamos, sólo vayamos,
y que el barro se haga carne ante nosotros
Comamos un trocito de la muerte
pero sin rezarle a la muerte,
por favor