miércoles, 19 de noviembre de 2008

JR CRESPO















Mencionado por:
Manuel López Azorín.

Menciona a:
Luisa Castro,
Leopoldo María Panero,
Manuel Romero,
Pepe Ramos,
María Salgado,
Eduardo Andradas,
Óscar Martín,
Luz Pichel,
Jesús Urceloy,
Pepe Viyuela…



Apunte de una vida

Nací en Madrid, o como dijo el poeta, “me nacieron”, un día de mayo de 1972. Crecí, no me he reproducido de momento y espero morir dentro de mucho tiempo.
Me licencié en Historia Medieval en la Universidad Autónoma de Madrid en 1998. Aunque lo que me interesaba realmente era la literatura, no me matriculé en Filología por miedo al latín (eso de declinar me sonaba triste).
Allá por el año 2000 entré en contacto con el grupo de “jóvenes poetas” del CEP de San Sebastián de los Reyes con quienes participé en recitales y espectáculos que sería prolijo mencionar aquí. En el año 2004 entré a formar parte de la asociación “DRUIDA teatro” con la que he participado en 7 representaciones sin contar la que estamos preparando actualmente. Aparte de mi pertenencia a grupos, también he organizado varios espectáculos “por mi cuenta”.



Poética

2003. Publicación del poema “Blues del poeta colgado” en la antología “VIGILIA POÉTICA. Solsticio de Verano. 2003” del Centro de Poesía “José Hierro”, Ayuntamiento de Getafe.
Publicación del artículo “De repente las palabras” en el número 9 de la revista EL COBAYA de Ávila, dedicado a la memoria de José Hierro.
Noviembre. Publicación del poema “Estimada señorita” en el número “especial décimo aniversario” de la revista “El erizo abierto”, de Granada.
2006. Publicación del poema “La noche que te llevaste todos los paraguas…” en la antología Agua, símbolo y memoria, editado por Libertad8.
Actualmente estoy buscando editor para mi primer libro de poemas, titulado Tras los muros del silencio. Además, he escrito alguna letra para un grupo de Rock duro de Alcobendas llamado LA BANDA DEL DESTIERRO.




Poema

De Tras los muros del silencio.

EXPERIENCIA EXTRATEMPORAL CON FONDO DE “VIDA”

A José Hierro, con retraso

“Sweet Mary” trepa por los acordes de humo. Siento cómo corren por mi piel los eones desde antes del Big Bang en unos pocos segundos.
Ojos de madrugada buscan el sol entre renglones torcidos y ruido de puertas condenadas. Sombras de cuervos llaman con sus alas blancas (hubo un tiempo –me dice “Sweet Mary”- en que los cuervos eran blancos). Desde entonces, los años robados del diablo ciego. Pero aquello fue hace unos minutos. Aquello fue antes del Big Bang, pero ya lo sabíais, ¿no es cierto?
Ahora, aquí, aullando versos de José Hierro a la luz de los halógenos mientras “Sweet Mary” trepa hasta el fondo de las botellas, el tiempo no tiene sentido, igual que cuando estuvimos en la cárcel. Pasan dos, cuatro, siete años sin que nadie cuente las horas. Estamos a varios siglos de la luz y, después de todo, todo es nada y, a pesar de la nada las botellas, los cigarrillos, este Blues...
Y la cabeza rotunda de José Hierro riendo a pesar de todo, a pesar de la tos y las quemaduras en el papel. Ríe la cabeza de hierro, flotando en marihuana y alcohol –damos las gracias a todas estas drogas que nos hacen inmortales: la marihuana, el alcohol, la poesía...
Damos las gracias a José Hierro por una noche inolvidable que, sin duda, acabaremos olvidando; después de todo, sólo queda ceniza de la nada.

1 comentario:

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Hoy podría plantar semillas
o herirme hasta la gola de ron y tequila.
Poner iniciales a pensamientos sólidos
o huir de espacios deforestados.
Raptar desde la matriz a los sueños cautivos,
y lanzarlos al Plenilunio.
Alejar a Voladores acerados,
o simplemente, ignorarlos.
Concederme el no resbalar
sobre los rieles que mal me han llevado,
o, simplemente, plantar semillas.
Recoger los frutos labrados.
Pulidas manzanas de mejillas gévenas.
Hoy, incluso,
podría alcanzar mis límites ocultos,
o, simplemente, no avivar cirios…
y seguir cosechando los frutos sembrados.

Felicidades por tu relato poético.
Un abrazo,
Cris.