viernes, 7 de noviembre de 2008

J. RICART























Mencionado por:
Sergi Quiñonero

Menciona a:
Felipe Benítez Reyes
José Blanco
José María Corbalán
Carles Duarte
Manuel Forcano
Pablo García Casado
José Luís García Martín
Juan Antonio González Iglesias
José Luís Jover
Alfonso López Gradolí
José Más
Vicente Luís Mora
Kepa Murua
Josep Piera
Ponç Pons
Jorge Reichman
Lluís Roda
Jenaro Talens
Elena Torres
Luís Antonio de Villena


Bio-bibliografía

J. Ricart (Valencia, 1973) Poeta discursivo y visual. Desde hace cinco años vive afincado en Barcelona donde es profesor de secundaria. Tiene publicados: “Espejos y mentiras”, “Haikus”, “Tankas”, “El mar de Homero”, “Desde la Jarquía” y “Riad secreto”. Como editor ha preparado 20 años de poesía a la universidad, 44 Micro-cuentos y La mirada leída. Como poeta visual ha organizado diversas muestras colectivas, a parte de varias exposiciones individuales.

http://jricart.blogspot.com



A modo de poética

En primer lugar la literatura - por mucho que otros se empeñen- no es más que negro sobre blanco: libros, líneas, letras o lo que es lo mismo silencio y olvido. Las bibliotecas ilustran estos reinos de ruinas. Por su parte, la poesía es arte de ficción, cualquier semblanza con la realidad es fortuita o mera coincidencia; por esta razón, la poesía es una mentira falaz, feliz y a veces fácil. La lengua es el órgano del placer y al mismo tiempo también el de la mentira. La poesía más que un vicio onanista, como dijo alguno, es un acto sadomasoquista. El poeta no es ningún mago, sino más bien un ilusionista de palabras de poca monta. Técnicamente es una especie híbrida entre el “homo ludens”, el “homo esteticus” y en un gran porcentaje de “homo eroticus” como en mi caso.












Poemas






PIRATAS TURCOS

Me atrapó con el garfio del deseo.
Robusto y fuerte como un gladiador,
un perfil de camafeo romano
y un abdomen con abscisas perfectas.
Conocí en el muelle
a uno de esos piratas turcos,
rudos y bellos,
que desde siglos
vienen asaltando las costas.

Desoí a los oráculos
que advierten de la piel peligrosa
de los marineros;
y me ha robado la cartera.
(La vida es siempre una apuesta)

Muere la tarde
y con ella Bizancio,
pero la noche
no manchará nuestros sueños.

(Del libro “Desde la Jarquía
Ed. Brosquil, Valencia 2004)









SIESTA

Tumbado sobre la arena
cierro los ojos y miro hacia adentro.
La brisa trae perfumes de sal y resina.
Declina la respiración
como una hoguera que se extingue.
Sin embargo, los poros encendidos
se abren como madréporas.
A través de ellos
una gota de sudor fugitiva
escribe el estribillo del verano.

Imagino el mar como
una lejanía azul desmedida.
Cuento sus olas como si fueran sílabas;
despilfarro así el tiempo
Este rumor amortiguado
acuna el pensamiento.

Dejo de ser:
simplemente habito en este plácido silencio
sin preguntas ni sueños.
Vacío, igual que una caracola
aspiro a llenarme de calma.
Cansado de buscar
he aprendido al fin a encontrarme.

(Del libro “Diario de Agadir” inédito)




ESBOZO

Intento atrapar el gesto entre rápidas caricias y empalagosos besos. La minucia y el detalle los reservo para la fotografía. Recorro tu perímetro: Tu piel es morena y fragante como la flor de Ketama. Después de robar la miel de tus labios, resbalo por tu cuello hasta llegar a la explanada de tu pecho. Mi lengua allí descubre dos botones encarnados, y más abajo un amonites secreto. Prosigo mi trayecto y desciendo hasta el borde peligroso de tu bóxer ajustado. Rendido por el cansancio, me hundo buscando el meridiano de la entrepierna, algunos rastros de ámbar desperdigados, o el rocío furtivo de la mañana. Tumbados sobre la cama, Rachid parece feliz escuchando una canción de moda en un walkman. Yo también soy feliz simplemente en su regazo, como si por una sola vez se hubieran sincronizado allá arriba las esferas.

(Del libro “Diario de Agadir” inédito)







6 comentarios:

Pedro López Martínez dijo...

Me ha sorprendido que entre los citados por J. Ricart esté un tal José María Corbalán. Me gustaría que alguien me aclarase si es mera coincidencia de nombres o si, en efecto, se trata del José María Corbalán que a mí me consta, oriundo de Caravaca de la Cruz (Murica), que falleció a los veintidós años a consecuencia de un atropello (1956-1979).
Saludos!

Akenaton dijo...

No es mera casualidad. Es en efecto el mismo. Lo he incluido por su malditismo, y por que desde su inexperiencia y juevntud se adelantó varias décadas antes al tipo de poesía actual en algunso registros.

Me alegro de que le haya sorprendido y espero que del mismo modo le gusten mis versos.

Atentamente

Pedro López Martínez dijo...

Precisamente el domingo 28 de septiembre colgué en mi blog un post titulado "Los años borrachos", un pequeño homenaje que le debía a este autor que, en efecto, supo anticiparse aunque no le diera tiempo a mucho más.
Tus versos me gustan.
Salud!

José Alfonso dijo...

Buenos versos, J. Ricart (¿de qué es la J? ¿de José, de Juan?).
Un saludo.

uberto stabile dijo...

Gracias por tu envio, no tenía constancia de la reseña del libro. ¿Tienes correo electrónico? puedes enviarmelo a edita.edita@hotmail.com
un abrazo

Uberto

POL dijo...

Ricart,
M'agraden molt les teues poesies. Ets el Tom of Filand de la poesia. Expreses molt en poc espai i açò no tothom ho aconsseguisc hui dia.Una salutació!