viernes, 4 de julio de 2008

ANTONIO MARÍN ALBALATE


























Mencionado por:
Raquel Lanseros
José Luis Abraham
Juana J. Marín Saura
José Alfonso Pérez Martínez
José Alcaraz
Bruno Jordán
Ángel Paniagua
Montserrat Villar González
Inma Pelegrín

Menciona a:
Luis Alberto de Cuenca
Luis García Montero
Luis Eduardo Aute
Antonio Gamoneda
José María Álvarez
Luis García Gil
Carmen Piqueras
María José Flores
Pablo Guerrero
Blanca Andreu
Josefa Parra
Pilar Blanco
Juana J. Marín Saura
Carmelo Vera Saura
Aureliano Cañadas
Ángel Paniagua
Antonio Llorente
Vicente Velasco
José Alcaraz
José Alfonso Pérez Martínez



Bio-bibliografía

Antonio Marín Albalate (Cartagena, 7 de febrero de 1955), ha publicado, entre otros, los poemarios: “Barcaiar” (Diputación Foral de Álava, 1996); “La memoria del viento” (Huerga & Fierro, 1998); “Todavía la nieve en la palabra” (Vitruvio, 2000); “Ángel de tierra” (Diputación de León, 2001); “Cebollas azules para un Blues” (Ediciones Tepemarquia, 2002); “La nieve toda” (Editora Regional de Murcia, 2003); “Bajo Whisky” (Diputación de Córdoba, 2004); “Sombra de lo siniestro” (Huerga & Fierro, 2007). Parte de su obra se halla recogida en las antologías: “Aldea poética I y II”. Opera Prima, 1997 y 2000; “Entreséculos”. Bianchi Editores. Montevideo, 1999; “Al aire nuevo”. Ediciones Desierto. Aguascalientes, 2001 y “La voz y la escritura”. Sial Ediciones, 2006.
Como coordinador, destaca los libros siguientes: “Goytisolo, veintisiete voces…” (Nausícaä, 1999), “Trazado con Hierro” (Vitruvio, 2003), “Tributo a Serrat” (Rama Lama Music, 2007).

http://www.myspace.com/marinalbalate




Poética

Yo, Antonio -que, como Juan Cartagena, “Sombra de lo siniestro” escribí- siguiendo el dictado de Pessoa, me declaro un fingidor y, por tanto, partidario del elogio a la mentira. Ejercitándome en ello, a la hora de escribir, he perdido ya más de media vida. Por eso estoy tan Todo, de vuelta de Nada; eso sí, en el camino, escuchando la música de las palabras por si llegaran a ser canción en el tiempo del poema.Desconozco el significado de la palabra vanidad, de la misma manera que detesto el necio lenguaje de los espejos. Suelo llevar agua en los bolsillos por mi tendencia a llamarme Pilatos y sólo me humillo ante la erótica del poder que la Belleza ejerce en mis ojos. Lo demás, es más mentira todavía.





Poemas


UN POEMA ESPERA

Sufro por estas
manos mías
que nunca
tocaron
el fondo azul
de todas
las palabras
presas
bajo el peso
del agua
contenida
en los oscuros
estanques
siempre
herméticos
de la Idea.

(Del libro inédito “Yo tampoco y tú Yolanda”)



***


INVITACIÓN
Muerde, mujer
-ahí donde crece-,
la punta del poema.

Su oscura semántica,
su dureza obscena,

muerde y mata tú.

(Del libro inédito “Carmín criminal”)


***


PIENSO en mis padres;
hasta ayer no más
me llamaban
por mi nombre.

Pienso en ellos
con la amarilla amargura
que, bajo el recuerdo,
el tiempo deja.

Y pienso en el barro
con que toda historia
se escribe.
En la amordazada voz
de los muertos, pienso.

Pienso en Juan Cartagena
y su destino de tierra.

Y ya no sé si llorar
o reírme de la rima.

(Del libro inédito “Hidalguía del barro”)

1 comentario:

José Alfonso dijo...

No sé porqué no te he dejado un comentario aquí hasta ahora, Antonio. Tan solo decirte: gracias. Gracias por tanta ayuda y consejo y gracias, sobre todo, por tus poemas. ¡Este año se cumplen, creo, diez años desde que compré un libro tuyo por primera vez! quíen le iba a decir a aquel chaval que diez años después sería amigo del poeta aquel al que leía, en un banco de la plaza del Romea... la vida, a veces, se porta bien con nostros.