jueves, 8 de mayo de 2008

JOSÉ MANUEL SORIANO DEGRACIA






















Mencionado por:
Rubén García Cebollero
Víctor Manuel Guíu
Sergio Grao Palos

Menciono a:
Hilario Barrero
Isaac Páez Catalán
Rubén García Cebollero
Carlos Pardo
José Luis Pérez Pastor
Luis Muñoz
Fernando Ruiz Paños
Pilar Salas
Víctor Guiu
Dolan Mor
Francisco Quintero
Manuel Francisco Román Reina





Bio-bibliografía

José Manuel Soriano Degracia (Alcañiz, 1972). Antes de traducir silencios me dedicaba a odiar la poesía. Autor de“El único lugar” (2006) , “Rutina, el diario” (2008) y “Cuando fui del silencio” (Sin publicar). He obtenido los premios “Arte Joven Latina 2007”, “XII Premio de Poesía 2007 Raimundo Ramírez de Antón, Ciudad de Tarrasa”, “Puig de Missá de Ibiza 2006” y “Villa de Benasque 2005” entre otros.

Trato de reciclar el tiempo con mis propias palabras.





Poética


El silencio escribe el folio
con polvo de tinta,
funde palabras en su voz
y mide en la certeza
su primer instinto.

Trata de comprender al hombre
en la cirugía de un verso.





Poemas



Cerezas

Al llegar al huerto
los pájaros huían
como si tuvieran algo que esconder.

Debajo del cerezo,
charcos de sangre dulce
impregnaban la tarde
de la primera muerte.

Mamá, ─ dijo el niño, ─ ¿se está muriendo?
No hijo mío, le sobra la vida.

De “El único lugar






Delirios

Habitación de hotel,
solar de otra noche insomne.
La nostalgia se desvela bajo la luz tenue.

He cerrado la puerta,
en la soledad de cuatro paredes
no hay secretos,
sólo alguien que sabe
que no debería haber regresado.

Siempre ocurre algo parecido:
aunque el deseo no tiene costumbres,
siente necesidades.

La vida es un ciclo que nos repite
hasta hacernos mentira
porque no hay hecho dos veces idéntico,
sólo uno es verdad.
Buscamos el instante
y el instante somos nosotros mismos,
buscamos un lugar que nos imite
y encontramos la sombra de algo
que ya no nos pertenece.

Y escuchamos la calma
como si su eco dijera más que su voz
porque nada es lo que parece,
hoy sólo es hoy,
mañana será memoria.

De “El único lugar





Deseo

Esta noche
la luz contradice al deseo,
lija el vacío
con el tamaño de mi carne
y me ciega
dibujando tu rostro en el cristal.

Bajo las torpes sábanas
supura invisible
tu sexo
las heridas de mi tacto
mientras aprendo a morir
en las sombras
y la luz se oculta
en los pliegues desnudos
de otro tiempo.

De “Rutina, el diario

1 comentario:

Guillermo Díaz Ceballos. dijo...

"Cerezas" es una magnifico ejemplo de la inocencia intencionada hecha poema. Buenísimo.

¡Enhorabuena!