miércoles, 5 de marzo de 2008

VÍCTOR MANUEL PÉREZ MATEOS


















Mencionado por:
Jorge Barco,
Óscar Borona.
Pablo Sánchez Herrero

Menciona a:
Ignacio Rodríguez Amor,
Rebeca Tabales,
David Vegue,
Jorge Barco,
Óscar Borona,
Pablo Sánchez Herrero,
Luis Yemás,
Antonio Barriga Torres,
Alejandro Fouquet,
María de los Ángeles Maeso.




Bio-bibliografía

Oviedo, 1978. Océano llovido (todo según tú) (Cuadernos para Lisa, Junta de Castilla y León. Salamanca. 2000). Las maestras sumergibles (Black Hole Poesía, Jerez de la Frontera, 2007). Ganador durante ocho años consecutivos del Juego de la silla de Fresno de la Carballeda. Tres días en coma en el verano del 98. Campeón del Combate de Poetas Pesados, peso medio. Tranquilizador cultural.




Poética

Hay que ver más la tele; hay que atreverse a brillar.






Poemas




SAM PECKINPAH

Azul


Mientras bajábamos a lavar al río
las niñas envejecíamos mejor
si arrastrábamos un puño por las paredes de piedra.
Sólo así,
redescubríamos una y otra vez
la casa atroz de la naturalidad:
los días que faltan.






FORMAS DE AMOR PREALEJANDRINAS

Eres duro en los bordes
como la tormenta de cinco minutos,
como la caricia segunda tras la persecución
-no va a quedar ni un solo día-.
Ahora que estás a punto de coger el barco
con esos ojos…

Sí, la poesía nos espera
pero somos rápidas.
No te extrañes que tarden en surgir
esos jóvenes que dijimos:
caminarían por ciudades, sin tocarlas
buscándonos.

Recuerda, cuando bebíamos
agua bien fría para no aburrirnos
(en la inmensidad de la víspera). La facilidad
con la que cristalizaban las bebidas blancas
en el estómago de las adolescentes
aquellas tardes…

Aquellas tardes
la sola ventaja de poder morder
ya bastaba para acurrucar lo recóndito:
el sudor de la bañista,
¿el duelo como velocidad? -La merienda
que esperábamos con desprecio.





EL BUZO Y MI GARAJE

Ahora que el verano es tuyo
pregúntame a veces si yo soy
el Cine. Los envenenados mueren riendo; sí,
las aves lo merecen. Yo, de pequeña
quería ser buzo y no morirme.

******

Nunca la coreografía de buscar las palabras,
sólo vuestros jardines hartos en bandeja,
hay modas, noches
que no podré demostrar en mi vida.
Ahora mido mis caprichos futuros
equivocándome por curiosidad.
Tengo sueño, y me estoy durmiendo: estoy harta.
Fíjate, tocas el bote del champú, y caliente.
Coges los platos
y están calientes.

******

Llegará una tarde
en la que sólo quede:
una última e inédita combinación de palabras.
La historia de unos robots poetas:
-persecuciones, movidas-, que saquen a la luz
las últimas posibilidades
del lenguaje escrito

******

Agua,
agua pura
para los que aman lo ya amado,
y un día, se detuvieron
ante una puerta.
Mi emoción puede ser rota, cariño
por una muralla muy fina. Cruza
conmigo,
e irás: más sola.

4 comentarios:

Grecorromano dijo...

Hubo tongo. Escarpa se tiró.

Cucaracha homicida dijo...

El último poema es dios. Y si no, que venga él y lo vea.

He dicho.

Pablo dijo...

Me encanta "la casa atroz de la naturalidad"casi tanto como aquella "Trampa griega" a la que no dejo de darle vueltas. Esperemos que los días que faltan lleguen luminosos como este monzón. Parece que tu conjuro para el agua ha funcionado. Un poco más y Salamanca, en dos meses, tiene flota.

Abrazos.

Tu ex-entrenador

Paino dijo...

Me alegra ver que prosperas...sigues siendo un buen elemento...el Santos y la Larga extarian y digo extarian...orgullosos de ti...