domingo, 24 de febrero de 2008

AURORA SAURA



















Mencionada por:
Dionisia García
Juan de Dios García
Ángel Paniagua

Menciona a:
Pedro Provencio,
Juana Castro,
Luis García Montero,
Clara Janés,
Miguel D’Ors,
Elsa López,
Vicente Gallego,
Ginés Aniorte,
Ángeles Mora,
Ángel Paniagua,
José Luis Gómez Toré,
Dionisia García,
Carlos Marzal,
José Ángel Cilleruelo,
José Antonio Martínez,
Luisa Castro,
Felipe Benítez Reyes,
David Pujante.




Bio-bibliografía

Aurora Saura Bacaicoa nació en Cartagena y residió en Alicante la mayor parte de su infancia. Se licenció en Filología Románica en la Universidad de Murcia y es profesora de Instituto.
Aunque escribía desde muy joven, sólo empezó a hacerlo con regularidad en los últimos años setenta y no pensó en publicar hasta el ochenta y cuatro, en que dio por terminado su primer libro,“Las horas”, editado en 1986 por la Editora Regional de Murcia. Sus escritos en prosa (relatos breves, diarios...) permanecen en su mayor parte inéditos y ha publicado otros dos libros de poemas: “De qué árbol” (1991) “Retratos de interior”(1998) y "Si tocamos la tierra" (2012).
Ha colaborado en coloquios, lecturas poéticas, revistas literarias y libros franceses para estudiantes de Español.




Apuntes para una poética

En toda poesía que se (a)precie hay siempre un espacio más o menos amplio de alucinación o de locura. Proclámese deudora de lo cotidiano, pretenda ser accesible, incluso diáfana, si podemos llamarla poesía es porque lo habitual o lo sencillo, lo que creemos comprensible, se ha teñido de la extrañeza de los sueños, se ha conformado con la materia de que ellos están hechos.
La musa no me encontrará en el escritorio, dispuesta a recibirla. Por el contrario, es ella la que me obligará a sentarme a escribir para no olvidarla; me habrá salido al paso en otros lugares y habrá insistido e insistido para que no la olvide; y me pondré a escribir; y seguiré escribiendo otro día y otro día lo mismo para responder a su soplo, que pertenece a Apolo, pero también a Dionisos.





Poemas



“I EU, MORRENDO NESTA LONGA NOITE DE PEDRA”
(Celso Emilio Ferreiro)

A pedazos se cae la noche,
pesadamente cae
con todas sus estrellas.
Una mirada
podemos intentar,
todavía
un momento.
Intentaremos gritos,
un susurro, algún juego.
No digamos palabras.
Una mirada
sólo,
un momento, hacia arriba,
mientras
nos van tapando
- pesadamente caen –
fragmentos de la noche.

( Del libro “Las horas”)





RETRATO DE VIRGINIA (O EPÍLOGO)

Puedes, benignamente, entender
que, cada día,
mirándote, cedamos a un impulso
distinto de aquel tuyo:
mirabas tantas veces el río
y tantas veces
dejabas irse el agua...
Hasta el día que sabes,
cuando, liberadas
tus manos y clara la corriente,
pesó la sombra en ti
más que la vida.

Hoy que vemos tu rostro
escrito con benévolo gesto para siempre,
como si no estuviera
pendiente de nosotros,
adivinamos en tu perfil,
en esa tu firmeza delicada,
que tus ojos, Virginia,
sin volverse a mirarnos,
nos comprenden.

( Del libro “De qué árbol”)






IMAGEN PRIMERA

El frío de León.
La mesa en donde – dices –
iba yo desplegando lo que eran
mis juguetes.
Palabras en voz baja. La luz tenue.
Las tardes eran largas.

No había Dios ni Moral. Ni Caudillo.
Ni Patria.
Ningún modo de ser o de mirar
de tan distinta forma el mundo.
Ningún prejuicio todavía.
No había la distancia de las vidas
vividas, ni esta impresión de andar
por donde tú no has ido.
Ellas tampoco estaban:
sus voces no alcanzaban aquella luz
de nieve, ni la quietud aquella,
paredes sin aristas.

Allí existían el frío, el hornillo de gas,
tus manos encendiéndolo,
tu cabello admirable.
Y el silencio del mundo
que mis manos tapaban dispersando
botones – oh, mínimos juguetes –
que después, por la noche,
tú sola guardarías.
(Del libro “ Retratos de interior”)

2 comentarios:

Camille Stein dijo...

A pedazos se cae la noche... Excelente texto. Para saborear. Gracias.

yaravi dijo...

Tengo la suerte de conocer, y por ello admirar, los tres poemarios publicados de Aurora Saura. Sus versos son luminosos como el Mediterráneo y profundos como la vida, y tienen la grandeza de la sencillez. Enhorabuena por traerla a este blog.