miércoles, 9 de enero de 2008

RAFAEL CALERO PALMA


















Mencionado por:
Isabel Rodríguez
Ventura Camacho
Esteban Maldonado

Menciona a:
Benjamín Prado
Javier Corcobado
Alfons Cervera
Isabel Rodríguez
María Rosal
Miguel Ávila Cabezas
Ventura Camacho
Mario Cuenca Sandoval
José Luis González Vera
Lara Cantizani
María González
Pablo García Casado




Bio-bibliografía

Rafael Calero Palma (Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1970) es Doctor en Filología Inglesa por la Universidad de Granada. Ha publicado el ensayo Charles Bukowski, estética de un salvaje indecente (Ediciones Osuna, Armilla, Granada, 1999); y los poemarios Los poemas del frío (Ediciones Osuna, Armilla, Granada, 2000), Desorden (Ayuntamiento de Salobreña, 2002), Hablando de amor con el cobrador del frac (Editorial Alhulia, Salobreña, 2004), El amor es un helado de fresa derretido en el asfalto (Ayuntamiento de Priego de Córdoba, 2006) y La mirada del jazz (Editorial Alhulia, Salobreña, 2006) un libro en el que el artista Colin Bertholet plasma en imágenes los textos del poeta. También ha participado en la antología Versos para un fin de milenio (Ayuntamiento de Motril, 2001) y en el libro fotográfico-literario Salobreña, la bella y la bestia (Ayuntamiento de Salobreña, 2003). Sus artículos y reseñas sobre Paul Auster, John Fante, Gerald Brenan, Edgar Neville o Langston Hughes han visto la luz en revistas literarias como El Maquinista de la Generación.

http://mimargenizquierda.blogspot.com/




Poética

Escribo
para ahuyentar
a los lobos.

Y casi nunca lo consigo






Poemas



AUTORRETRATO (O ALGO POR EL ESTILO)
Me llamo Rafael.
Nací en el mes de febrero.
No soy muy alto.
No soy muy guapo.
Mis ojos son grandes y miopes.
Casi nunca recuerdo mis sueños.
Me gustan las canciones tristes de Tom Waits.
Prefiero una palabra a mil imágenes.
Aún no he aprendido a volar.






EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL EURIBOR

Te amo,
Un 2% más que el año pasado
Un 2% menos que el próximo año





REALISMO SUCIO
(Charles Bukowski)


Sucio.
Como las calles de una gran ciudad.
Como las ropas de un vagabundo.
Como las manos de un psychokiller.
Como el alma del Presidente de los Estados Unidos de América.
Como los deseos de un pederasta.
Como la parte de atrás del Paraíso.
Como un corazón en descomposición.
Como el cráneo de un suicida que acaba de apretar el gatillo.
Como las venas de un yonki.
Como las trece monedas de plata que cobró Judas el Iskariote.
Sucio.
Eso es.
Completamente sucio.

3 comentarios:

Félix dijo...

Eres potente y claro. Me temo que siempre habrá lobos. Es fantástico que los ahuyentes así.

MA dijo...

Rafa, ni idea de que te gustara Bukowski.
Cierto, siempre habrá lobos que ahuyen en la noche. De ahí nace la inspiración.

josé Santandreu dijo...


Esto es realismo sucio. No están mal los poemas.