miércoles, 16 de enero de 2008

JORGE DÍAZ














*


Eduardo Chivite





Bio-bibliografía
Jorge Díaz nació en Córdoba en 1977. Vivió en Granada entre 1998 y 2006, donde se licenció en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Actualmente vive en Barcelona. Ha publicado los libros: La piel de la memoria, Visor, 2005; Cómplices, Cuadernos del Laurel, 2006 y Almizcle y tabaco, Pre-textos, 2006.

http://es.youtube.com/user/jorgediazmartinez


Poética

Considero nuestra poesía un género demasiado conservador y chovinista. No podía ser de otra manera, pues es lo mismo que pienso de la sociedad que la publica. Sin embargo, al igual que uno acaba, a la fuerza o pese a todo, reconciliándose con la sociedad, también termina uno por regresar a la poesía, o la poesía vuelve a uno.
Comunicación, ficción, elipsis, culturalismo, vanguardia, objetivización… en fin, debates que me parecen muy interesantes, pero que por desgracia suelen comportar en su propia sintaxis una carga innecesaria de asertividad y categorización, cuando no de partidismo. Y aquí volvemos al problema de antes: cuando las convicciones ideológicas conllevan una determinada orientación de la poesía (o de la estética) que se resuelve en decreto, me parece estar viviendo todavía en la Grecia clásica. Va a ser eso.
Quizá por mis maestros, he intentado escribir una poesía que no fuera elevada y no por ello fuera peor (¿socialismo?), y también he intentado llevar hasta mis versos el lenguaje de los voluntariamente marginados. De lo inédito: pruebas de sonido, collages y otras vueltas de tuerca.




Poemas



COLADA

Algo importa si sufres
esas pinzas,
la cuerda que sostiene
el margen de tu cielo,
cómo limpia
piel muerta de la piel
el viento que voló
tu ropa de la cuerda.

Importa dónde caes.

(de La piel de la memoria)





VALENTINA, EL INVIERNO.


Serán más de las nueve de un domingo.
La gente entra y sale de las cafeterías
o desayuna al sol en las terrazas,
pero Valentina duerme, duerme tranquila.

¿Que si trabajé… Trabajé en un montón de sitios!
Yo tenía que cuidar de mi hermano
y tenía que comprarle la ropa y las cosas del colegio,
los cuadernos, los lápices, los libros, la ropa… todo.
Yo era la que traía el dinero a casa
y cuidaba de mi madre también,
que estaba siempre bebiendo…
y yo era sólo una niña!

Valentina amanece en el suelo, en la esquina
de Reyes Católicos con Calle Elvira.
Sus perros, como ángeles, la arropan.
No la despierta el humo
ni el ruido de los tubos de escape,
no la despiertan los pasos
ni el sol
que en los labios hinchados
ya la besa.

Una rasta rubia le cae en la mejilla.

Su sueño será espeso y pegajoso.





PAISAJE DE LA MULTITUD QUE SNIFA.

“Mi vaca tiene un trozo por la sangre
de paisaje comido.”
Leonidas G. Montoto.




No podemos esperar no se puede es posible más?
Mascar glándulas de perro, bocinas de papel, orina, perfidia.
Negra
bésame láctea, peca.
Dame u n p o c o m a s d e p e r f u m e v enad o .
Mi blanda de cristal, por qué me
aprietas de vapor bajo tus
ganas, cierra lapuertaja

insomnes de débil suerte
escupidera boulebar son siete
vamos a
des g r a n a r h o n d o n a d a m a ña n a . ..
Huele a pólvora el aire
l a t e r s u r a d e l a i r e e n l a g a rg a n t a
raíles súbitos
alastiza tempranos
en la red ondulada
subastas del ánimo
e n l a s u p e r f i c i e u n l a g o l a m i n a d o





LABERINTO

Perdido en un laberinto
con paredes llenas de libros,
leer de aquí y de allá
tranquilamente, y entretenerse
un rato con los amigos, ir de copas, beber,
fumar, enamorarse…
es agradable, y placentero
y si no fuera
por ese mínimo hilillo de cordura
que procuramos acallar, suavizar
bajo la onda de una música
amortiguada, y si no fuera
por lo que hemos entrevisto en
destellos y por esa constante inquietud
que nos acompaña
asomándose de vez en cuando
hola! y que nos deja
como un niño con sus juguetes
por el suelo, absurdos, desarmados
y pregunta en el metro
cuando vuelves del curro
iluminado
y contestas que vale,
que es aquí.


El poema Valentina, el invierno pertenece al libro: Almizcle y tabaco. Los poemas Paisaje de la multitud que snifa y Laberinto están inéditos.

1 comentario:

roxi lady dijo...

hola Jorge, me gustaron tus dos poemas desconocidos, como siempre.
a propósito del penúltimo te dejo mi penúltimo. se titula "Coca" y dice así:
me han dicho que eres un poema de una sola línea


un abrazo, me agradó verte el otro día