sábado, 8 de diciembre de 2007

MARTÍN RODRÍGUEZ-GAONA











Mencionado por:
Elena Felíu Arquiola
Sandra Santana

Menciona a:
Juan Manuel Artero
Eduard Escoffet
José Luis Pastor
Jaime Rodríguez


Bio-bibliografía

Martín Rodríguez-Gaona (Lima, 1969) ha publicado Efectos personales (Ediciones de Los Lunes, 1993), Pista de baile (El Santo Oficio, 1997) y Parque infantil (Pre-Textos, 2005), y ha vivido en Perú, Estados Unidos y España. Ha sido coordinador del área literaria de la Residencia de Estudiantes, donde antes tuvo una beca de creación. Poemas, traducciones y ensayos suyos han aparecido en Babelia, Eñe, Riff-Raff, Quimera, Matador, RevistAtlántica, Litoral, Cuadernos de la Huerta de San Vicente, El Boletín de la Institución Libre de Enseñanza y El Diario de Poesía de Buenos Aires.

Ha traducido Pirografía: Poemas 1957-1985 (Visor, 2003), una selección de los primeros diez libros del poeta estadounidense John Ashbery, y también ha realizado versiones de Gertrude Stein, H.D., John Giorno y Jack Spicer, algunas de ellas aparecidas en la antología Amores iguales (La Esfera de los Libros, 2002).

La obra de Martín Rodríguez-Gaona, ha sido analizada en el estudio En la comarca oscura. Lima en la poesía peruana 1950-2000 (Fondo Editorial de la Universidad de Lima, 2006).





Poética

Cada poema escribe sus reglas y sus límites. Me gustaría estar entre aquellos escritores que, al menos, contribuyeron a que se continuase leyendo con pasión, con rabia y con ilusión.




Poemas




EN LA ESQUINA DEL PASAJE COMERCIO
Y LA CALLE TRES CRUCES


Puedes ser lo mejor del mundo,
tener pegada y rapidez
pero esos golpes, una vez que entran,
nunca más salen
y has estado en feroces intercambios
cuyas huellas
humedecen hoy en día
las cuerdas y el cuadrilátero.

No hay amistad, no hay amor,
sólo la lucha entre quienes aprenden
las leyes del juego
y la nostálgica admiración
de aquellos que quedaron fuera.





LA PREPOTENCIA DE LOS SENTIDOS

Otro más ha entregado su cuerpo
en el intento estival de cruzar
el Estrecho.
Piensa en el Palacio de Oriente:
Tiempo para el recogimiento
y la dictadura de lo hermoso.

Querías una foto
para probar qué lejos has llegado
-la tarde naranja y un camino
de cruces-
pero la estación cubre de polen
la villa: ve a casa,
no quedan aquí medallas
y hoy estornudan cientos de gatos.

No hubo ojos para el fulgor
en la Catedral de la Almudena:
Tu rostro solo sin mar y el fuego.





DIOS ES UN DEEJAY Y APENAS BAILA
SU PROPIA MÚSICA


Carteles de los años veinte, versiones
recién bajadas y distintos compañeros de piso.
Comparten conciertos -Rufus Wainwright,
Franz Ferdinand,
La Habitación Roja- que, como una voluta de humo,
ponen en marcha el desfile habitual
de colores espontáneos, bien definidos.
Los amigos preparan bebidas intensas
con hierbas aromáticas y azúcar.

Mirando postales y fotografías de ciudades
hoy lejanas, celebran nacimientos, contratos por obra,
amores canallas.

No tienen corazón para decirle a sus padres
que la guerra continúa y nuevamente
están muy cerca de los que han perdido.

de Madrid, línea circular

3 comentarios:

Sin Cara dijo...

¡Qué maravilla! ¿Dónde se consigue este libro?

El perro del mal dijo...

épico y elocuente, a buscar tus libros, ya

Noventera dijo...

A raíz de este blog tuve la oportunidad de conocer a este autor. Compré por Internet su libro Parque Infantil y debo decir que me ha encantado, es de un lirismo excepcional. Espero leer nuevos poemas de Rodriguez- Gaona pronto.