miércoles, 31 de octubre de 2007

JUAN ANTONIO BERMÚDEZ
















Mencionado por:
José Mª Gómez Valero
Pedro del Pozo
Daniel Fernández
Bernardo Santos
Iván Mariscal
Agenbite of Inwit
Manuel Ortega
Manuel Fernando Macías
Juan Manuel Romero
Saray Pavón

Menciona a:
Agenbite of Inwit
Alberto Porlan
Bernardo Santos
Carmen Camacho
Daniel Fernández
Daniel Bellón
David Eloy Rodríguez
David Monthiel
Eduardo Del Campo
Félix Grande
Iván Mariscal
Jorge Riechmann
Josefa Parra
José María Gómez Valero
Juan Manuel Romero
Luis Melgarejo
Manuel Fernando Macías
Manuel Ortega
María Ruiz Faro
Miguel Ángel García Argüez
Pablo Bouzada
Pedro del Pozo
Virginia Villaplana





Bio-bibliografía

Nació en Jerez de los Caballeros (Badajoz), en 1970. Vive en Sevilla. Se licenció en Periodismo y se ha especializado en información cultural y en crítica cinematográfica.
Da clases de historia del cine y de creación literaria en varios centros, dirige la revista Cámara lenta (http://www.revistacamaralenta.com/) y forma parte del colectivo de agitación cultural La Palabra Itinerante.
Ha publicado el poemario Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007), además de otros textos literarios en revistas y volúmenes colectivos.
Mantiene el blog personal http://www.contrabandos.blogspot.com/ .




APUNTES PARA OTRA POÉTICA

Nadar contra corriente. Ese es el plan.
Cada uno lo sigue a su manera.
Hay quien se abraza a un árbol
y quien mide las nubes,
quien se arrodilla y quien se alza,
quien se persigna y quien abjura.


Sortear aduanas ortográficas,
recolectar parábolas, excitar
a los umbríos rumiantes del idioma.

Nadar contra la terca acometida,
desanudar la telaraña.
Nadar sin brújula
ni orillas a la vista.
No hundir al otro en nuestro nado.
No hundir al otro.



Poemas


Mandamiento

Amar a cada uno por su nombre
en un idioma impar, íntimo código
en el que cada sílaba sea un mimo.

Amar a cada cual por la manera
intrépida o celosa de apretar
el paso en la borrasca y por el cúmulo
de discapacidades que lo azoran.

Amar a cada prójimo en su fe
por la ráfaga débil que lo surca,
por sus contradicciones, sus bostezos
y el temblor de sus piernas entumidas.

Amar a contrapelo, amar a ciegas,
celebrar que tendemos hacia el otro
el pulso, sin que nadie nos lo mande.

De Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007)



Compañero enemigo

Compañero enemigo, nos convocan
los bárbaros tambores, las sirenas
leprosas de la guerra, el olor acre
que reclama genética venganza.

Desobedeceremos, cruzaremos
los cuchillos delante de la lumbre
en la tierra de nadie, que es mi tierra,
nuestra tierra sin planos ni alambradas.

Y allí compartiremos el arroz
y la perplejidad de estar tan vivos
entre tanto cadáver contagioso.

Compañero enemigo, no te mueras,
ni me mates, ni huyas, ni te rindas
que tenemos que hablar de muchas cosas.

De Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007)




Fe en la errata

Las flechas desviadas, al final,
aciertan otro blanco;
las derivas desvelan continentes;
alguien huele y adopta
las cartas sin remite.

Cada desliz da cuerda,
cada gazapo prende.

El día que acudí
al sitio equivocado, a la hora impropia,
allí estaba esperándome
la muchacha más linda
de este baile de locos en desahucio.


De Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007)

4 comentarios:

Luciérnaga dijo...

Gracias por tu grito de esperanza.

A veces creo que ya a nadie le importan estas cosas...

Tus poemas me han hecho moverme y sentirme menos sola en esta "fe" por la solidaridad.

Necesitaba tus poemas.
Gracias.

Ana Isabel Trigo dijo...

Nadar contra corriente, tu poética. Nadar contra corriente pero sin hundir al otro. Emociona tu canto al hombre y la bandera de respeto al prójimo que ondea en tus poemas. Una voz muy personal.

Enhorabuena por Compañero enemigo.

www.anaisabeltrigo.com

la luisa dijo...

enhorabuena, juan antonio,

por el compañero enemigo que me dejaron los niños aquí en el pueblo. y un abrazo grande, l.

juan antonio bermúdez dijo...

luciérnaga:
Gracias a ti por recibir y así reescribir estos poemas.
Es un privilegio acompañar: hacer compañía, dejarse acompañar, moverse en compañia.

AnaIs:
Muchas gracias también por tus palabras y tu emoción. Me alegra que te hayas quedado especialmente con esa idea de la poética: "nadar contra corriente pero sin hundir al otro". A estas alturas, no creo que encontremos otra forma posible de seguir a flote.

Luisa:
Abrazos y gracias y muchas ganas de visitar esa casa con libros de la que todo el mundo viene contando maravillas.

Un abrazo grande a las tres