jueves, 11 de octubre de 2007

FRANCISCO CENAMOR































Mencionado por:
Antonio Praena
Luis Luna
Rubén García Cebollero
Gsus Bonilla
Víctor Sierra
Lourdes de Abajo
Nuria Ruiz de Viñaspre
Ada Menéndez
Saray Pavón

Menciona a:
Luis Luna,
Antonio Praena Segura,
Julio Espinosa Guerra,
Bahia Mahmud Awah,
Vanesa Pérez-Sauquillo,
Ricardo Alcocer,
Julio Reija,
Jesús Malia,
Indio Zammit,
Carlos de Gredos,
Gonzalo Escarpa,
Feugain Michel André,
Pablo García Casado,
Pablo Méndez ,
Lourdes de Abajo,
Gsus Bonilla,
José Naveiras
y Marcus Versus.



Bio-bibliografía

Francisco Cenamor (Leganés, 1965). Abandona los estudios a los 14 años a pesar de ser un estudiante brillante. Continúa formándose de manera autodidacta y frenética a la vez que participa en el mundo asociativo social. Ha publicado tres libros de poemas. Es Es editor del blog literario Asamblea de palabras y coordinador, junto a Luis Luna, del ciclo poético ‘Solo para locos’. Se busca la vida como blogger y actor, además de otros trabajos precarios eventuales.




Poética

Mi poesía es similar a la del bardo de Astérix, aunque espero ser menos pesado. Observo el mundo que me rodea, sobre todo a las personas, me empapo de su realidad, sus sentimientos, sus pasiones, sus sufrimientos, sus esperanzas y alegrías, los paso por el tamiz de la persona que soy yo mismo y los devuelvo convertidos en belleza. O al menos esa es la pretensión. Cuando hablo de mi mismo me pienso más allá, como perteneciendo a un todo que no me pertenece. Utilizo un lenguaje llano y directo pero con pretensiones espirituales y trascendentes. Me encasillan como poeta social, pero estoy exento de ideología en mis poemas, tan solo me acerco, como imperativo humano, a las personas que sufren por diversos motivos. Mi referente poético principal es César Vallejo, pero he crecido también con San Juan de la Cruz, Mario Benedetti, Juan Gelman, José Agustín Goytisolo, Luis Luna, y muchos otros.




Poemas


el fin de la historia

ya no tiene sentido la normalidad
ha llegado el momento de los disturbios espirituales
de cortar la calle con macetas

plantar magnolias en las autopistas
arruinar el futuro sembrando esperanzas
poner comas entre sujeto y predicado

correr de espaldas palpando el presente
condenar sin juicio, enjuiciar sin condena
subir de dos en dos las escaleras

abrir de par en par las ventanas
de los viejos aposentos modernos
vaciar las estanterías metálicas

acudir silbando a la biblioteca
enarbolar banderas transparentes
que no nos amordacen los ojos

sorprendernos abrazados al paria
al que vino de lejos, a la prostituta
matar de risa al desamor

ir a la oficina de empleo cantando a puccini
pagar la ópera con la cartilla del paro
recitar poesía desde el patíbulo

construir con firmeza en las nubes
y cada noche, soñarse escondido en el jardín
ignorando elecciones generales y tarjetas de crédito

Del libro Amando nubes. Talasa Ediciones, Madrid, 1999.



solo en barcelona

uno no se siente más yo
que cuando está solo en una ciudad que no conoce
y además hay calles desabridas
con hileras de dos faros que no se detienen
y oloroso silencio frente a la sagrada familia
ese esqueleto de fantasma
cuyas puntas se pierden en la noche del cielo
y el viento sopla frío
y las farolas están tristes
y las palmeras quedan ridículas en aquel frío
y por fin la rambla
donde paseamos todos los forasteros
y miramos cómo recogen las flores
y las putas tan jóvenes y negras
–como en tantos lugares–
y bajamos los ojos
y alguien mira y hace señas
y la ciudad es hostil de repente
y coges el metro en drassanes
hasta el frío hostal donde te alojas
y en la habitación piensas estás solo
pero es que esta vez querías estar solo

por eso es mejor que ella no haya venido
y hubiese mar y olor silencioso
fantasma de sagrada familia y ciudad que no conoces
farolas tristes y la rambla
forasteros y putas y metro
y la habitación del hostal donde estás solo
porque esta vez quieres estar solo

Del libro Ángeles sin cielo. Ediciones Vitruvio, Madrid, 2003.




cansancio ajeno

hay cada mañana una mujer maría
que se sienta al borde del abismo de su cama
mira hacia abajo antes de saltar
y duda sin remedio de si irá al trabajo

hay cada tarde un hombre manuel
que se sienta cansado en un banco del gimnasio
mira su peluda barriga que no baja
y piensa en sacar mañana todo su dinero e irse

hay también cada mañana un joven raúl
que coge sus libros para ir al instituto
mira con ojos dormidos el desorden de su mesa
y encuentra el cedé que le gustaría quedarse a escuchar

hay cada atardecer una abuela cipriana
que abandona con paso cansado el cementerio
mira con envidia la tumba del marido
y siente que pronto se liberará de su pesado cuerpo

hay cansancio en estos días extraños
y aunque me levanto de la mesa y lo dejo
me dan ganas de escribir al final del poema
que tal vez sean mis ojos los que se han cansado


Del libro Asamblea de palabras. Ediciones Vitruvio, Madrid, 2007.

14 comentarios:

Cucaracha homicida dijo...

Genial, caballero. Lo hemos sentido por aquí por Valencia, vaya. Un abrazo, siga maullando.

Luciérnaga dijo...

A mí es que hay momentos, como ahora, en los que leo lo que hay cada mañana o cada atardecer, y se se me impregnan los poros de sentimiento... se me hace esa cosa en el estómago e imagino que los poemas que me gustaron fueron escritos para mí.

Gracias por deleitarnos.

Basquiat dijo...

ya ni se como llegue por aqui, pero realmente encantado, muy buenas letras amigo. saludos.

Francisco Cenamor dijo...

Gracias sinceras a los tres por vuestros comentarios.
Un saludo.

Raven Stalk dijo...

Conozco personalmente a Cenamor. Es el tio de un amigo...xD.
Le hice una entrevista, y así nos conocimos.
Es un gran escritor, y mejor persona. Espero que llegue alto.


Salu2

Francisco Cenamor dijo...

Pero bueno tron, ves como eres como Dios.

Raven Stalk dijo...

Salve Monesvol, Salve yo...xD

Ada dijo...

Me ha gustado verte por aquí, me gusta este proyecto de Agustín Calvo y me gustan tus poemas, esa Asamblea de palabras que siempre tenemos cerca para darnos un chute de vez en cuando.
Besos

Francisco Cenamor dijo...

Pues por aquí ando también, mira tú. Que ya aparece uno en todas partes con esto de internete, jaja.

pamies dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raven Stalk dijo...

Cenamor es el apellido tanto de el, como de su sobrino, un buen amigo mio que me lo presentó... Su Pseudónima, cuando lo usa es "Zena"

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Excelente. Una pura delicia.

Francisco Cenamor dijo...

Me alegro de que te gustasen Cesc.
Un saludo.

Carlos Gil Fernández dijo...

Poesía empapada, sin duda. Poesía de vidas ajenas a las que no eres indiferente. Un buen enfoque.