miércoles, 5 de septiembre de 2007

PRUDENCIO SALCES


















Mencionado por:
Matilde Cabello
Ana Estepa Román

Menciona a:
Antonio Gamoneda
Matilde Cabello
Juana Castro
José Manuel Caballero Bonald
Luis Quiñones Cervantes
Gleyvis Coro Montanet
Ana Estepa Román
Carlos Edmundo de Ory



Bio-bliografía

Montalbán de Córdoba, 1951.
Autor de 7 publicaciones de poesía, entre las cuales: Contrapuntos al sueño de la vida, 1994 y El Mesto de las Rosas, 1998. La república hablanera, 2006, prosas breves sobre el habla, la leyenda y el ser de su pueblo natal.




Poética

La poética lo es si hay Poesía. Veamos:



Poemas

A ciertas horas tontas del recuento
siempre le ocurre igual al perdedor:
desprecia el marchitable rostro de los piropos
y esquiva esa dulzura ingrata de los tristes
que sienten compasión y dan consejos.
Amor de pacotilla que abarata
y hace más negro el túnel de la vida.
Lo propio del momento es el sablazo,
esa huida hacia adentro que no comparte nadie
y usar de la baraja a contraluz. Apostar otra vez.
Jugador contumaz. Temerario rival su propio espejo.

Ni siquiera contigo el juego es plenitud,
saludable, ni llegar. Pero el canalla insiste.

(Contrapuntos…)




(1969)

Hay una estrella roja en el costado de este cielo de sur, cuyo nombre quisiera no decir hasta el amanecer. Hay una estrella roja cada noche que me habita las piernas de la imaginación, y aunque no sea cierto, todos diríamos que tiene altura de mujer y caballo.
Es la edad de los sueños y de las conclusiones. Los olvidos comenzaron a ser ciertos, la sangre continúa su andadura, y los cuchillos presentes, sin demora, rompían contra la muerte el himen desesperado de las endechas. La estuve buscando un día / por entre las zarzamoras. / ¡Donde no estaba perdida!

(El Mesto de las Rosas)



Historia de Talbania
(fragmento)


He llegado hasta el sur desde Vasconia, allá donde me esperan los naufragios
es igual que si huyendo en el desierto de un corazón por mí deshabitado
mi padre fue el Cantábrico, me dicen las palabras, ese mar cuyos montes donde Obaba, mito más fundamento
vi subirse de nieves cuando umbríos, vi poblarse de vidrios y batallas detrás de mi sospecha, detrás del miedo mío ante los hombres
hoy soporto una espera en la penumbra de las incertidumbres, ¿qué haré tras este abismo?
mi madre fue el meneo de un sauce en el otoño, su ofrenda al claroscuro de los tiempos, un sauce en el clamor del valle abierto hacia un Mediterráneo de impurezas
del que naciera yo, como polen u hoja y nervadura, producto del placer y escalofrío, simiente en asechanza
dejándome llevar, dejándome arrastrar, éxodo y solo, por el frío del norte hasta la edad senil de los olivos
hasta el ancho y profundo territorio donde reina el cristal de las sequías, donde reina una luz cuya alma alea sobre la agricultura abigarrada

(Inédito)

No hay comentarios: