lunes, 24 de septiembre de 2007

JOSÉ RAMÓN HUIDOBRO



















Mencionado por:
Agustín Calvo Galán
Ángela Torrijo Arce
Juan Rojo

Menciona a:
Ángela Torrijo Arce
Patricia Esteban
Lucía Fraga
Vanesa Pérez Sauquillo
José María Parreño
Óscar Aguado
Francisco J. Sevilla
Pablo García Casado
Natalia Gaete




Bio-bibliografía

José Ramón Huidobro (Madrid, 1966). Se licenció en Ciencias de la Información en la rama de Periodismo después de probar otras opciones fallidas como la de la carrera militar o las Ciencias Físicas. Ha viajado por América, África y Asia en períodos intermedios entre trabajos de toda índole. Publicó Africano en Ediciones Vitruvio, Los Amantes de Coriolis (Ediciones Amargord) y participó en la antología (no sólo) palabras para la paz de la misma editorial. Ediciones Ellago le apalabró El hombre ausente, pero con el paso de los años el poemario sigue inédito.

En 2007 ve la luz en Amargord Sleeping train, poética de viaje y fotografía de un viaje sin regreso a la India.




Poética

Escribo porque hay algún tipo dentro de mí que me obliga a punta de pistola. Yo no quiero obedecerle pero soy bastante cobarde para enfrentarme a él. Confieso que me hace sentir riesgo y éxtasis al volcar palabras que a continuación olvido. Siguen brotando al punto de no saber qué hacer con ellas. Yo soy el negro que aporrea el teclado y sospecha huellas dactilares en labios de lectores que sí conocen al autor. No sé cuál es su estrategia ni lo que pretende. Cuando vuelvo atrás la mirada presiento que ya lo plasmó todo y es entonces cuando sonrío, liberado de la condena a la que me somete. Muchos poetas sucumbieron acariciados por el percutor implacable. La poesía no muere en sienes de seda.




Poemas


Suceso en la orilla del mar

¿Han observado la mirada de la ballena varada en la orilla del mar?
No suplica ayuda ni clama salvación
Los humanos, tan solidarios, se unen para devolver al gigante
Esperan mantenerlo con vida hasta la nueva marea
Se equivocan
No entienden la condición
Ojos húmedos clavados en el cielo
El océano restante por surcar





La inutilidad del regreso


Yo leía un poema sobre el paisaje
la inutilidad del regreso
algo así como que los ojos están en la frente
y al lado una mujer pedía un café
prendía un cigarro
y las páginas empezaron a humear de derecha a izquierda
pupilas sobre un escote y negro bajo blanco
apertura casual
leí el epílogo del viaje tibetano
la poesía es mirar con atención
hacia delante
atravesar la horizontalidad
ella se distraía con mi perfil
un lector en un bar sucio
después pagó
yo cerré el libro
y le di unos pasos de ventaja
para perderla en un semáforo
azar de luces
otro cuerpo con mis huellas
retorna a ningún lugar





Poema para no llorar

se fija en sus labios
brillan en la oscuridad del túnel
también sus ojos apenas capaces
de deslumbrarse por el espejo
que se le va haciendo añicos
a sus pies desnudos
uñas levemente maquilladas
del color de su lengua resguardada
sed porosa en la boca
los antebrazos por los que surca el viento
y eriza vello dorado verano
las caderas en el vaquero que se ajusta
como una caricia a deshora
el pecho que apenas desafía late
la mano que remueve el aliento
con la tarjeta de transporte
para menores de veintiuno
el carné del instituto
y más crueldad
su voz
llamándole de usted
ignorando lo que jamás hubo
entre ella y él
su pelo oscilando
como un péndulo
y las lágrimas
que nunca
nunca
llegarán a brotar
en el andén

3 comentarios:

Jose Javier dijo...

Para ser un negro que aporrea el teclado, describes muy bien las imágenes que vives.
Me gusta mucho lo que nos muestras aquí.
(un tertuliano que también describe imágenes)

Clown In The Moon dijo...

qué buenos versos!... "Poema para no llorar" es una verdadera joya.

ippo dijo...

Me encanta este poeta
Con sus poemas y fotografias te transmite sensaciones diferentes cada vez que lees o miras la foto.
Me gusta. Espero que os contagie