lunes, 2 de julio de 2007

MARINA OROZA

















Mencionada por:
Marga Clark
Nuria Ruiz de Viñaspre

Menciona a:
José Mª Parreño
Enric Cassases
Javier Lostalé
Olvido García Valdes
Pilar Gonzalez España
Gabriela Baquero
Juan Carlos Mestre
Noni Benegas
Mario Merlino
Mariano Peyrou




Bio-bibliografía:

Marina Oroza ha publicado los poemarios “Pulso de Vientos”, (Ketres editora, 1997) y “Así quiero morir un día” (Huerga y Fierro, 2005.) y ha sido incluída en numerosas antologías como “Poetas en Blanco y Negro” (Ed.Abada),”La Voz y la Escritura, 2006” (Ed. Sial) y “Hilanderas II”(Ed Amargord). Ha colaborado con grupos de acción poética, con artistas visuales y músicos, desarrollando un trabajo de investigación como poeta oral con sus textos.
http://www.marinaoroza.com/


“Soy una perdida con suerte y me gusta hablar en última persona”





Poemas


De “Pulso de vientos” (Ketres Editora, 1997)

NADA DE Mí

Me vi,
me vi por la espalda
hasta que no quedó nada de mí.
Me vi por ahí, despacio,
en la nada de mi.
Me vi por la espalda
y estuve a punto de atraparme,
me vi, me vi
como si fuera otra yo misma,
una adivinanza de lo que fui,
ni tan siquiera esa nada de mí.





LA PIEL

El misterio de los que no se atreven
a saberse todos mezclados siempre.
El dinero que tengo
piensan anclados,
el dinero y las cosas
que regateo al tiempo
el dinero que tengo
insisten clavados.
Y todos los que lentos van cansados
calados de paciencia, ay…
La vida es mucho más que cualquier cosa,
tu enseñas una parte que yo escondo,
y si me dejas vagar exótica
por tus acentos, de pronto descubro
una antepasada que soy de mi.
Mira cómo se me han reconciliado
en sueños las cosas que empujan dentro
y mira cómo se te despereza
el misterio de los que no se atreven
a volverse por el mestizaje
de la piel de los espejos y beberse
el agua azul de los ojos en bocas entreabiertos. El misterio de los que no se atreven
a saberse todos mezclados siempre.
El dinero que tengo
piensan anclados,
el dinero que tengo
insisten clavados.








De “Así quiero morir un día” (Huerga y Fierro 2005)





MI PASADO EN UNA CAJA DE CARTÓN

Mi pasado en una caja de cartón,
el destino es origen
el presente confusión
y el futuro no existe:
la mitad de la vida para abrir la caja,
la otra mitad para cerrarla.








AUNQUE ME FUERA LA VIDA

Abrazaría tu llanto
aunque me fuera la vida,
huracán de cristales
el valle de tu alma.
Olvidaría el hielo
de tantos proyectos
y esa maldita lluvia
de centésimas de segundo.

Desvelaría cifras borradas
bajo la máscara de tus sueños.
Andaría por los atajos
que van de mi niñez a la tuya.
Esperaría con los ojos en el barro,
de la huella del tiempo
que corre desde aquella tarde en rojo,
a qué designio de la noche entregarme.
Como si fuera parte de una copla
virtualmente antigua.

Te esperaría a un metro del suelo,
a cien minutos de tu gravedad.
Guardaría las fuerzas
para evitarte la pena de mi muerte.



TE VAS PARA NO VOLVER

Vivo en un animal que merodea
los confines del mundo,
al otro lado del cable
abandonada de mi,
encuentro burbujas de silencio
que explotan y no llegan
a formar ninguna palabra.
Me seco el pelo con el viento
que dejan los adioses de tu adiós,
te vas de una vez por todas,
te vas, te vas.
Y callo sólo lo que dices
y digo sólo lo que callas,
escucho un zumbido de planetas,
abrazo el mundo, hilos de saliva,
gotas de temblor.
Te vas, te vas, te vas,
con un antifaz de violetas
con una risa sordomuda,
mientras tu espalda se despide
y siembra la calle de adioses,
te vas y estoy aquí,
dibujo una espiral
con las cenizas del pasado
para después lamer el barro
que huele a piel a fiebre
y en el regazo amarillo
dormir con los ojos abiertos
soltando toda la savia de los sueños.
Estoy cansada.
Y que mas da
si es para no volver
no hay nada que esperar
y que mas da si ya no estás,
el animal crece y el mundo se marchita,
la danza de planetas se acelera
en reverberaciones instantáneas.
Y ya no estas, dejo mi cuerpo desierto,
vivo en un animal sin bosque,
gotas de fiebre salpican la sombra
de una esperanza perdida
en el firmamento de aquella fe,
imparable anhelo de antes de ti
y que lograste borrar con algodón negro .

2 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Hola Marina, me alegro de verte por aquí. A ver si coincidimos en algún sarao.

Pepe Ramos

Lord Cheselin dijo...

Marina:
Soy tu fan.
No tengo palabras (Las mejores te las quedaste tu).

Tu pagina es alucinante.