viernes, 13 de julio de 2007

ESPERANZA LÓPEZ GARCÍA

















Mencionada por:
Juan Frau

Menciona a:
Juan Frau García
Juan Manuel Romero
David Eloy Rodríguez
José María Gómez Valero
Lorenzo Oliván
Josefa Parra
Ignacio Sánchez-Tembleque
José Pablo Barragán Nieto





Bio-bibliografía

Nació en Sevilla en 1966. Es licenciada en Filología Clásica y ha realizado los cursos de doctorado en Lengua Española en la Universidad de Sevilla. Actualmente es profesora de español para extranjeros.
Como narradora ha publicado en la revista La vaca de muchos colores. Con el poemario Fruta madura (Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2008) obtuvo el Accésit de Poesía correspondiente al XIII Certamen Literario de la Universidad de Sevilla. Ha sido incluida en la antología Femigrama. Poesía con voz de mujer (edición de La Palabra Itinerante y ACRA, 2008).

www.femigrama.com/esperanza_lopez.html
www.parquedelalamillo.org/index.php?id=44&id_poeta=206












Poética





Escribo por la necesidad de explicarme el mundo. Creo que la poesía sirve para estar menos solos. Es un puente hecho de palabras que el poeta levanta para que el lector se pasee por él, contemple el paisaje que ofrece y se acerque a compartir emociones. Es una alianza entre el que escribe y el que lee. Es artesanía esmerada. El poeta se define, ama, desama, recuerda, se conoce, se enfrenta a sus miedos, se defiende del dolor ajeno y propio a través de sus versos. El poema nos dice dónde estamos y quiénes somos o nos gustaría ser.








Poemas







LABERINTO INTERIOR

Con la rabia de días como lustros
lanzo una piedra inagotable
contra mi imagen fiel en el espejo.

Oigo cerca una risa
muy familiar que desconozco.
Giro a la izquierda y choco de frente contra ti.
Pero sales huyendo, diligente.
Te aguardo en la siguiente encrucijada.
Cuando acabe contigo se acabará el enigma:
ya no serás mi sombra
_________________ni yo mi propia cárcel.



CARTA DESDE EL PASADO

Para José L. Martín

Cuando recuerdo aquellos días
el tiempo es un desierto detenido
en un reloj de arena que me abrasa.

Me habría ido lejos,
a otra vida contigo. Siempre quise
disfrutar de la luz de ese paisaje
que tu mirada ofrece.
Siempre te quise más. Tú sólo a ratos,
de otra manera.
El amor rara vez nos corresponde:
nunca te echo de menos, me decías
para justificarte
-somos lo que decimos: las palabras
hablan con elocuencia de nosotros-.
Más tarde, me besabas tan ardiente
y desolado.

Atesoran aún mis labios
_________________las brasas palpitantes


de aquellos besos
y, desesperanzados, las alientan.

Olas de frío fuego se suceden
en este mar en fuga que es tu amor.
Tus aguas hoy me arrastran y transforman.
Sin ti sigo nadando y arrecia el temporal.









PRESO

Quieto, estás detenido. Permanece
inmóvil en el centro de la sala.
Se ha perpetrado un robo temerario
y tengo irrefutables pruebas
para creer que tú eres culpable
de tamaña osadía.

Desnúdate: tu ropa es sospechosa
y si en ella no encuentro oculto
mi medio corazón, quizás tu piel
me proporcione pistas fidedignas
del cuerpo del delito.

3 comentarios:

zbelnu dijo...

Las piedras en los bolsillos! Yo siempre las he llevado en el bolso y luego las voy dejando por la casa, en cuencos, o en las macetas de la terraza, piedras de Cadaqués, piedras de playas viejas donde hubo pedacitos de coral, piedras de río, de lava, piedras del camino, tristeza que (Lorca dixit) hasta las piedras hacía llorar

servidora dijo...

alucino un poco, nancy, no escribes igual pero parece que sientes igual, me hace ilusión encontrarte y leerte aunque sea poco, hay poco tuyo en la red, mio no hay nada porque nada digo, me quedan el arbol y el libro.
Aveces te recuerdo y me alegro.
miguelgogo de gmail, dime algo anda, si lees algún dia esto.
mercadal.

Bienzobas & Kuratti dijo...

Durante todos estos años te he llamado al teléfono, he intentado contactar de varias formas contigo, pero no he sido capaz. Hoy sigo buscando en el mundo de la red y me topo con estos poemas y esta foto. No sé si verás esto, pero si lo haces mándame un correo electrónico (tnkuratti@yahoo.es). Desde el viejo y poético Toledo sigo siendo el mismo tunante, y pese al tiempo sigo queriéndote igual y echándote mucho de menos.A todo esto, soy Antonio,el que te cantaba viejas canciones de Bob Dylan (curiosamente, ahora que me doy cuenta, hoy he visto Tormenta de Hielo, una película que vi contigo)